Car­los Fé­lix

La se­sión del Ins­ti­tu­to Mo­re­len­se de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les y Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na de la tar­de de ayer (pe­ro tam­bién mu­chas otras se­sio­nes), fue una pe­que­ña an­to­lo­gía de las ma­ñas que los par­ti­dos po­lí­ti­cos uti­li­zan pa­ra ade­cuar la ley a su con­ve­nien­cia

El Sol de Cuernavaca - - Portada - Car­los Fé­lix www. el­sol­de­cuautla.com.mx www. el­sol­de­cuer­na­va­ca.com.mx

Ya sé que des­de el tí­tu­lo de es­ta en­tre­ga a mu­chos no les va a gus­tar que en pleno día del amor y la amis­tad abor­de un te­ma es­ca­bro­so, in­có­mo­do y cho­can­te. Pe­ro ¿qué le va­mos a ha­cer? Así an­dan y así se ex­pre­san al­gu­nos pre­can­di­da­tos de di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos y coa­li­cio­nes. Unos ata­can sin me­dir el va­lor de sus pa­la­bras, otros reac­cio­nan que­rien­do pa­re­cer “in­ge­nio­sos” y crea­ti­vos y otros más, de plano des­ba­rran y son dig­nos de una san­ción por par­te del CONAPRED, el Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra Pre­ve­nir la Dis­cri­mi­na­ción.

Además, co­mo lo ade­lan­té en es­te es­pa­cio, se ha pu­bli­ca­do ya en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción la Ley Re­gla­men­ta­ria del Ar­tícu­lo 6o Cons­ti­tu­cio­nal. El De­re­cho de Ré­pli­ca hoy es una reali­dad y los maes­tros, mé­di­cos, abo­ga­dos y cual­quier per­so­na, ya no po­drán ser di­fa­ma­dos o ca­lum­nia­dos por los alum­nos, pa­cien­tes, clien­tes y enemi­gos, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sin que exis­tan con­se­cuen­cias.

Pe­ro va­mos por par­tes: pa­ra el lí­der de Mo­re­na, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, quien al pa­re­cer ya no pro­mue­ve una re­pú­bli­ca amo­ro­sa, Ana­ya y Mea­de son “muy pi­rru­ris”, son can­di­da­tos de la “ma­fia del po­der”, que no co­no­cen el país, no les da el sol, es­tán blan­cos “pux­hos” (en Ta­bas­co a las per­so­nas que son pá­li­das se les di­ce así) y se la pa­san to­do el tiempo en la ca­pi­tal del país. Ahí ca­ben des­de el asun­to cla­sis­ta (los pi­rru­ris son los niños bien, los ju­niors, los aho­ra Mi­rre­yes) has­ta la dis­cri­mi­na­ción por el co­lor de su piel, pues es ra­cis­ta quien fus­ti­ga al de piel os­cu­ra, co­mo quién lo ha­ce con­tra quien es ex­tre­ma­da­men­te cau­cá­si­co.

Por su par­te, En­ri­que Ochoa, di­ri­gen­te na­cio­nal del PRI, se me­tió en aprie­tos tras co­men­tar que son “prie­tos que ya no aprie­tan”, los priís­tas que se fue­ron al Mo­vi­mien­to Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (MO­RE­NA). Más tar­de, bo­rró el os­cu­ro tuit y lue­go ofre­ció dis­cul­pas, pe­ro el da­ño es­ta­ba he­cho. Me­nos di­rec­to, pe­ro igual de gra­ve, por ve­la­da, la ho­mo­fo­bia de Mi­kel Arrio­la. El pre­can­di­da­to tri­co­lor se pro­nun­ció en con­tra de la ma­rihua­na y la adop­ción por pa­re­jas for­ma­das por per­so­nas del mis­mo se­xo. ¡Y así quie­re go­ber­nar una de las ca­pi­ta­les más pro­gre­sis- tas del mun­do, la Ciu­dad de Mé­xi­co!

To­do lo an­te­rior. co­mo di­je­ra Ri­car­do Ana­ya, “is in­sul­ting and unac­cep­ta­ble” (es in­sul­tan­te e inacep­ta­ble) co­mo lo son las acu­sa­cio­nes de su en­ri­que­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so, nun­ca del to­do acla­ra­das. Y tam­bién el he­cho de que quie­ra apan­ta­llar con su “do­mi­nio” de otros idio­mas o lu­cran­do con el ni­ño del pe­ga­jo­so jin­gle de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano. Pe­ro es­to no es pri­va­ti­vo de los vir­tua­les can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca y otros car­gos. Tam­bién en Mo­re­los so­mos ya tes­ti­gos de una cam­pa­ña ne­gra en con­tra de De­nis­se Arizmendi, sín­di­ca del Ayun­ta­mien­to de Cuer­na­va­ca, quien fue ata­ca­da me­dian­te lo­nas que la de­nues­tan co­mo per­so­na y mu­jer, en un cla­ro ejem­plo de vio­len­cia po­lí­ti­ca y di­fa­ma­ción.

En los men­sa­jes, se pre­ten­dió des­pres­ti­giar­la y ex­hi­bir­la co­mo al­guien que es­ta­ría “des­tru­yen­do a una fa­mi­lia”, pues se le se­ña­la de te­ner pre­sun­tos amo­ríos con un hom­bre ca­sa­do. In­clu­so, apa­re­ció el tér­mino “zo­rra” pa­ra mi­nar su ca­li­dad mo­ral, lo que ha si­do re­pu­dia­do por la so­cie­dad y di­ver­sos ac­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les co­mo el dipu­tado Ju­lio Yá­ñez, pe­rio­dis­tas, co­mu­ni­ca­do­res, y ya muy tar­de, por las au­to­ri­da­des de la al­cal­día ca­pi­ta­li­na. En redes so­cia­les cir­cu­la­ron las más va­ria­das teo­rías y ver­sio­nes so­bre el ori­gen y ob­je­ti­vo de es­ta di­fa­ma­ción, he­cho que la pro­pia afec­ta­da ya de­nun­ció an­te las au­to­ri­da­des de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do. La “agru­pa­ción po­lí­ti­ca” “Por un Cuer­na­va­ca de 10” es a la que se iden­ti­fi­ca y se­ña­la co­mo la ins­ti­ga­do­ra de es­ta ba­ja es­tra­te­gia. A lo me­jor us­te­des sa­ben quié­nes son.

Co­mo lo di­je en su mo­men­to en mi cuen­ta de Twit­ter, co­mo ciu­da­da­nos, no per­mi­ta­mos que nos quie­ran ma­ni­pu­lar co­mo pre­ten­den es­tos irres­pon­sa­bles que ata­can la dig­ni­dad de las per­so­nas y ge­ne­ran vio­len­cia a la mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.