A SUS 12 AÑOS, PRO­TES­TA Y LLORA LA MUER­TE DE SU AMI­GO

“Gus­ta­vo Sal­ga­do nun­ca me de­ja­ba so­lo”

El Sol de Cuernavaca - - Portada - EM­MA­NUEL RUIZ

Gua­da­lu­pe no quie­re ha­blar con­mi­go. Cuan­do doy el pri­mer pa­so, él se ale­ja dos. Cuan­do doy el se­gun­do, él se echa a co­rrer ha­cia el otro la­do de la ca­lle, abrién­do­se ca­mino en­tre los ma­ni­fes­tan­tes, gri­tan­do que no, no y no. Más tar­de, en el re­ga­zo de su ma­dre, sus lá­gri­mas re­ve­la­rán las ra­zo­nes por las que se ale­ja­ba, y yo me sen­ti­ré cul­pa­ble por ha­ber si­do tan in­sis­ten­te.

Gua­da­lu­pe Fer­nán­dez tie­ne 12 años, y el pan­ta­lón que usa re­men­da­do le que­da gran­de; la pla­ye­ra azul tam­po­co es de su ta­lla. En los cam­pos de cul­ti­vo de Aya­la, los jor­na­le­ros no pue­den dar­se el lu­jo de com­prar ro­pa nue­va pa­ra sus hi­jos, así que los ni­ños, jor­na­le­ros tam­bién, cre­cen con pla­ye­ras y pan­ta­lo­nes vie­jos, que han pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. EL HÉ­ROE DE LOS JOR­NA­LE­ROS

En los cul­ti­vos de Aya­la, la cu­na del za­pa­tis­mo, los ni­ños no ve­ne­ran a Emi­li­ano Za­pa­ta, sino a Gus­ta­vo Sal­ga­do, el jo­ven que ayu­dó a sus pa­dres a adue­ñar­se de un pre­dio pa­ra que cons­tru­ye­ran sus pro­pias ca­sas, le­jos de los cam­pa­men­tos que so­lían ins­ta­lar en los cul­ti­vos de ca­ña y ejo­te; allá, don­de la di­fe­ren­cia en­tre in­fan­cia y ma­du­rez se des­va­ne­ce con el su­dor, por­que to­dos tra­ba­jan igual.

“Gus­ta­vo era mi ami­go; él nun­ca me de­ja­ba so­lo”, di­jo al fin Gua­da­lu­pe.

Su ma­dre, Glo­ria de la Cruz, es la pre­si­den­ta del Co­mi­té de la Co­mu­ni­dad Pro­le­ta­ria Gus­ta­vo Sal­ga­do Del­ga­do, nom­bre con el que bau­ti­za­ron el pre­dio ex­pro­pia­do tras el ase­si­na­to del jo­ven activista, quien mu­rió de­ca­pi­ta­do en febrero de 2015.

“Él que­ría mu­cho a los ni­ños, ju­ga­ba con ellos; siem­pre nos de­cía que que­ría lo me­jor pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad y que ellos lle­ga­ran a ser de­por­tis­tas, que tu­vie­ran es­tu­dios, que lo­gra­ran una ca­rre­ra y no fue­ran de­lin­cuen­tes”, ex­pre­só Glo­ria cuan­do su hi­jo rom­pió en llan­to y ella se en­tre­gó por com­ple­to en un abra­zo.

Gua­da­lu­pe, quien so­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta, hoy quie­re pa­re­cer­se a Gus­ta­vo. Pa­ra lo­grar­lo, hay que se­guir va­rios pa­sos, pe­ro al­guien de­bió de­cir­le que se em­pe­za­ba agi­tan­do enér­gi­ca­men­te la ban­de­ra del Fren­te Po­pu­lar Re­vo­lu­cio­na­rio mien­tras se gri­ta. Cuan­do el pue­blo se le­van­te por pan, li­ber­tad y tie­rra, tem­bla­rán los po­de­ro­sos de la cos­ta has­ta la sie­rra... y él lo ha­ce.

Al prin­ci­pio, tí­mi­da­men­te, co­mo lo ha­ría cual­quier otro ni­ño. Des­pués, con ca­da vez más fuer­za, co­mo lo ha­ría un Gus­ta­vo. Cuan­do al fin me doy cuen­ta que es­tá ahí y me apro­xi­mo a to­mar­le fotos, me de­tie­ne con una mi­ra­da ful­mi­nan­te, una mi­ra­da de lle­na de ren­cor.

“¡Pe­ro lo ma­ta­ron!”, tra­du­ci­rá más tar­de su ren­cor, y se­rá lo úl­ti­mo que di­ga an­tes de sol­tar el llan­to.

Gua­da­lu­pe, quien so­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta, hoy quie­re pa­re­cer­se a Gus­ta­vo / Cor­te­sía

Se que­da sin pa­la­bras al re­cor­dar a Gus­ta­vo/ Em­ma­nuel Ruiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.