AYUNO DE MALDAD, PI­DE LA IGLESIA

De­ce­nas de fie­les se die­ron ci­ta en el miér­co­les de ce­ni­za

El Sol de Cuernavaca - - Portada - JACKELINE LÓ­PEZ

Cien­tos de ca­tó­li­cos morelenses se reunie­ron en la Ca­pi­lla de la Ter­ce­ra Or­den que se ubi­ca en la Ca­te­dral de Cuer­na­va­ca pa­ra dar ini­cio a la cua­res­ma con el tra­di­cio­nal miér­co­les de ce­ni­za, el cual se ce­le­bra 40 días an­tes del Do­min­go de Ra­mos, día en que co­mien­za la Se­ma­na San­ta.

An­tes de que los cre­yen­tes to­ma­ran la ce­ni­za, es­cu­cha­ron el dis­cur­so que otor­gó la ca­te­quis­ta An­ge­la, quien ex­pli­có que la prác­ti­ca del ayuno de es­ta ce­le­bra­ción no só­lo con­sis­te en de­jar de con­su­mir ali­men­tos, pues "el ayuno es eli­mi­nar el pe­ca­do; más que no co­mer, es de­jar de cri­ti­car, de­jar de juz­gar y de­jar de chis­mear", di­jo.

En su in­ter­ven­ción in­vi­tó a la po­bla­ción a rea­li­zar el sa­cra­men­to de la con­fe­sión. "Así co­mo son bue­nos pa­ra ha­cer pe­ca­dos, hay que ha­cer­lo pa­ra re­co­no­cer­lo, y la me­jor for­ma es con­fe­sán­do­se", de­cla­ró.

Ade­más, ase­gu­ró en su dis­cur­so que es tiem­po de en­con­trar­nos con Dios, ya que "es mo­men­to de pre­pa­rar­nos con Je­sús pa­ra acom­pa­ñar­lo en re­su­rrec­ción que es cuan­do ini­cia la pas­cua, en se­ma­na san­ta", y pi­dió te­ner en cuen­ta tres pun­tos im­por­tan­tes: "de­ben ser ca­ri­ta­ti­vos, ayu­dan­do a quién es­tá a su la­do, no a quien es­tá afue­ra. Tam­bién de­ben orar, de esa for­ma se acer­ca­rán a Dios, no so­lo ha­cién­do­le pe­ti­cio­nes sino agra­de­cién­do­le por lo que tie­nen en su vi­da, pe­ro eso sí há­gan­lo con un co­ra­zón sin­ce­ro", en­fa­ti­zó.

Des­pués, el di­ri­gen­te de la mi­sa con­vo­có a ha­cer un par de fi­las a to­dos los asis­ten­tes pa­ra co­lo­car­les ce­ni­za en la fren­te de ca­da uno en for­ma de cruz, la cual se ob­tu­vo lue­go des­pués in­ci­ne­rar los ra­mos que fue­ron uti­li­za­dos y ben­de­ci­dos du­ran­te la ce­le­bra­ción del do­min­go de ra­mos del año an­te­rior.

Ca­be des­ta­car que es­ta ce­le­bra­ción del miér­co­les de ce­ni­za se rea­li­za­ba año con año aden­tro de la Ca­te­dral de Cuer­na­va­ca, pe­ro lue­go de re­sul­tar da­ña­da por el sis­mo del 19S tu­vo que ce­rrar­se, sin em­bar­go, fue reabier­ta la Ca­pi­lla de la Ter­ce­ra Or­den, la cual per­ma­ne­ció sin ac­ce­so du­ran­te cin­co me­ses, lu­gar en el que los morelenses re­ci­bie­ron la ce­ni­za.

Jackeline Ló­pez

Ani­ce­to Car­va­jal Jai­mes fue el diá­cono per­ma­nen­te que co­lo­có las cru­ces/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.