«¿De qué le sir­ve a un hom­bre ga­nar el mun­do en­te­ro y per­der su al­ma?» (Mc 8,36).

Al tér­mino de la pri­me­ra par­te de su evan­ge­lio, Mar­cos ha­ce ba­lan­ce de lo con­se­gui­do por Je­sús a lo lar­go de su mi­sión, por me­dio de sus en­se­ñan­zas y los pro­di­gios rea­li­za­dos. Es­ta re­vi­sión la pro­vo­ca el mis­mo Je­sús in­qui­rien­do de sus dis­cí­pu­los cuál es

El Sol de Durango - - Analisis - Héc­tor Gon­zá­lez Mar­tí­nez

No obs­tan­te, a Je­sús le in­tere­sa so­bre to­do la opi­nión de sus dis­cí­pu­los: Y vo­so­tros, ¿ quién de­cís que soy? Pe­dro, co­mo por­ta­voz del gru­po, le de­cla­ra que ellos sí creen que Él es el Me­sías. Pe­ro na­die en Is­rael ( ni si­quie­ra los dis­cí­pu­los) re­la­cio­na­ba al Me­sías con un per­so­na­je des­ti­na­do a pa­de­cer vi­ca­ria­men­te por la sal­va­ción del pue­blo, an­tes bien te­nían la no­ción de un Me­sías triun­fal, ple­ni­po­ten­cia­rio de Dios.

Y eso a pe­sar de que, en el li­bro del pro­fe­ta Isaías ( el Se­gun­do Isaías, de la épo­ca de la de­por­ta­ción a Ba­bi­lo­nia), se pre­sen­ta a un per­so­na­je mis­te­rio­so lla­ma­do el Sier­vo de Ya­vé, que se ca­rac­te­ri­za por su fi­de­li­dad a Dios, a quien es­tá en­te­ra­men­te abier­to y cu­ya cau­sa asu­me, lo que le lle­va a en­fren­ta­mien­tos con el pue­blo pe­ca­dor, que le oca­sio­nan su­fri­mien­tos y po­nen en ries­go su vi­da. Pe­ro aun su mis­ma muer­te la in­ter­pre­ta el Sier­vo co­mo una ac­ción re­den­to­ra en fa­vor del pue­blo. El Sier­vo de Ya­vé po­ne su con­fian­za en­te­ra­men­te en Dios, que lo sos­tie­ne y que le ha­rá triun­far. Pues el Se­ñor, be­nigno, justo y com­pa­si­vo, atien­de a la sú­pli­ca de sus fie­les, los res­ca­ta del pe­li­gro y sos­tie­ne su vi­da ( Sal 114/ 115).

En la épo­ca de Je­sús, la es­pe­ra del Me­sías ha­bía al­can­za­do un má­xi­mo de ten­sión a cau­sa de la opre­sión del do­mi­nio ro­mano. Pu­lu­la­ban va­rias con­cep­cio­nes del Me­sías: co­mo pro­fe­ta o doc­tor de la ley, co­mo por­ta­dor de po­de­res an­gé­li­cos, co­mo sa­cer­do­te, co­mo rey po­lí­ti­co na­cio­na­lis­ta. “Ha­bía, no obs­tan­te, un pun­to en el que es­ta­ban de acuer­do sec­to­res bas­tan­te am­plios, la ma­sa del pue­blo y los fa­ri­seos: el Me­sías li­ber­ta­dor po­lí­ti­co de Is­rael del yu­go del do­mi­nio ex­tran­je­ro y el glo­rio­so re­no­va­dor del reino de Da­vid. Tam­bién los dis­cí­pu­los de Je­sús par­ti­ci­pa­ban de es­ta opi­nión” ( Sch­mid, Her­der 226). Cier­ta­men­te Je­sús ha­bía ve­ni­do a li­be­rar al pue­blo, pe­ro no del do­mi­nio ro­mano, sino de la es­cla­vi­tud del po­der de Sa­tán y del pe­ca­do ( Sch­mid, 227).

A par­tir de es­te pun­to del evan­ge­lio de Mar­cos, Je­sús desis­ti­rá de ha­cer com­pren­der al pue­blo su ver­da­de­ro me­sia­nis­mo y se de­di­ca­rá a ins­truir más in­ten­sa­men­te al gru­po de los dis­cí­pu­los. Pe­ro, aun en ellos en­cuen­tra re­sis­ten­cia a acep­tar un Me­sías su­frien­te.

Je­sús ad­mi­te la con­fe­sión de Pe­dro y de los dis­cí­pu­los y les or­de­na si­len­cio pa­ra no fa­vo­re­cer el error de la gen­te. Y aun a ellos mis­mos tie­ne que co­rre­gir­les su pen­sa­mien­to,

pues los pen­sa­mien­tos de Pe­dro y de los dis­cí­pu­los so­bre el Me­sías están to­da­vía en el lí­mi­te de lo hu­mano. “En el fon­do, es es­ta po­si­ción ju­día te­rre­nal la ac­ti­tud de la que sur­gen to­das las ob­je­cio­nes en contra del cris­tia­nis­mo” ( Sch­mid, 232), co­mo re­li­gión de dé­bi­les o de es­cla­vos, o co­mo ac­ti­tud ne­ga­do­ra del go­zo de vi­vir y os­cu­ran­tis­ta.

Mi­rán­do­lo con los ojos del mun­do, no le fal­ta ra­zón, pues, a raíz de la con­fe­sión de Pe­dro, lo nue­vo que Je­sús ma­ni­fies­ta a sus dis­cí­pu­los “es la ne­ce­sa­ria vin­cu­la­ción del pa­de­cer, del mo­rir y re­su­ci­tar, a su fun­ción de Me­sías” ( Sch­mid, 231); y ello es de­bi­do a una inexo­ra­ble de­ci­sión di­vi­na. Es­to les re­sul­ta in­com­pren­si­ble a los dis­cí­pu­los.

En la se­gun­da par­te del evan­ge­lio de Mar­cos ( 8,34), Je­sús ma­ni­fies­ta a sus dis­cí­pu­los que su me­sia­nis­mo pa­sa por la cruz, es­tan­do pre­pa­ra­do pa­ra una vi­da de sa­cri­fi­cio, de ser­vi­cio y de pa­de­ci­mien­to has­ta la muer­te ( Sch­mid, 223). És­ta es la sa­bi­du­ría de la cruz, ne­ce­dad pa­ra los sa­bios de es­te mun­do ( 1Cor 1,23), pues « al fin de la jor­na­da, aquel que se sal­va sa­be y el que no, no sa­be na­da » , se­gún re­za el can­tar po­pu­lar.

El dis­cí­pu­lo de Je­sús

ha de ne­gar­se a sí mis­mo, es de­cir, re­nun­ciar a las exi­gen­cias de su yo y su vo­lun­tad propias; lle­var has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias la obe­dien­cia a la vo­lun­tad de Dios, car­gan­do con su cruz, o sea, re­nun­cian­do a vi­vir pa­ra sí mis­mo, que no a la vi­da, co­mo pa­ra­dó­ji­ca­men­te di­ce Je­sús: Quien quie­ra sal­var su vi­da, la per­de­rá; pe­ro el que pier­da su vi­da por mí y por el Evan­ge­lio, la sal­va­rá ( 241).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.