Nom­bre de Dios, Pue­blo Má­gi­co.

El Sol de Durango - - Local - Ma­ria­noM Al­va­ra­do Mar­tí­nez

Si hay jus­ti­cia en es­te mun­do, en pri­me­ra fi­la, a la ho­ra de la ce­le­bra­ción, de­be es­tar Víctor Hu­go Cas­ta­ñe­da, ex­se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo, au­tor in­dis­cu­ti­ble de la te­naz idea pa­ra dar­le ese ran­go a su pue­blo na­tal.

Los ape­lli­dos sir­ven, cla­ro, pe­ro a ve­ces es­tor­ban:

Di­cen que cuan­do es­ta­ban anun­cian­do los des­pi­dos en el Con­gre­so, al lle­gar al je­fe de Re­cur­sos Hu­ma­nos, Ro­dol­fo Meza, al­guien di­jo:

Oi­ga, de­je acla­rar­le que es­te se­ñor es her­mano de Ro­sau­ro Meza.

Pues por eso... con­tes­ta­ron. Y lue­go otro: ¿Sa­be us­ted que es­te mu­cha­cho es so­brino de Ri­car­do Ló­pez Pes­ca­dor? Ra­zón de más.

Ni mo­do. Pe­ro ya lo di­ce el di­cho, los car­ni­ce­ros de hoy se­rán las re­ses ma­ña­na.

No fa­lla.

Cir­cu­la la ver­sión de que co­mo opo­si­ción en la con­tien­da pa­ra la Rec­to­ría la car­ga va con­tra Ru­bén Solís. Tan­to candidato tien­de a re­du­cir el vo­to.

Es más, que los mis­mos de las elec­cio­nes es­ta­ta­les, pre­ten­dan la es­tra­te­gia en Rec­to­ría.

Ayer, a Ais­pu­ro le echa­ron can­di­da­tos a más no po­der: el doc­tor Campa in­de­pen­dien­te, Nancy Váz­quez por el PES, Gonzalo Yá­ñez por el PT.

To­dos con el áni­mo de que el vo­to se di­lu­ye­ra y no lle­ga­ra al opo­si­tor

Ais­pu­ro.

Pe­ro ya ve, la his­to­ria pue­de re­pe­tir­se.

En una ca­lle del orien­te ci­ta­dino fue­ron vis­tos al pa­re­cer en ami­ga­ble char­la, el po­li­tó­lo­go Sa­muel Agui­lar, su so­brino el dipu­tado Pa­blo Cé­sar y el mo­reno Ro­sen­do Salgado.

¿Qué de ra­ro?

Que Sa­muel fue se­na­dor por el PRI, Pa­blo Cé­sar dipu­tado tam­bién por el PRI y aho­ra por Mo­re­na y que Salgado, se­gún di­ce, ya no es di­ri­gen­te es­ta­tal, que in­clu­so es­tá in­ha­bi­li­ta­do en de­re­chos ciu­da­da­nos.

De ahí que me en­can­ta­ría sa­ber de que ca­ra­jos ha­bla­ron.

Di­ce que di­jo: si Ma­ría Lui­sa no se quie­re re­ele­gir en Ler­do, pues y Ho­me­ro…

Siem­pre hay re­sis­ten­cia al cam­bio.

Se opo­nían al puen­te Lasa­lle, a los puen­tes cua­tes, a la cir­cu­la­ción de Cuauh­té­moc y Li­ber­tad en un so­lo sen­ti­do.

Sin van a con­sen­sar el puen­te Fran­cis­co Villa, ya es­tu­vo que nun­ca lo ten­dre­mos.

Des­de acá se aplau­de la idea de de­vol­ver­le a una ave­ni­da go­mez­pa­la­ti­na su nom­bre ori­gi­nal: Lá­za­ro Cár­de­nas.

Lo ha­bían cam­bia­do por el de Carlos He­rre­ra y se de­cía des­de an­tes.

Cier­to, el mag­na­te que­se­ro fue to­do un per­so­na­je en la Co­mar­ca, pe­ro el otro, Cár­de­nas, fue un es­ta­dis­ta de ta­lla mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.