Pe­li­gros y be­ne­fi­cios de co­ci­nar en ollas de ba­rro

Co­mo bue­nos me­xi­ca­nos sa­bo­rea­mos la co­mi­da pre­pa­ra­da en ba­rro, pe­ro co­no­ce a fon­do los se­cre­tos de es­te há­bi­to

El Sol de Durango - - Sociales - FUEN­TE: MSN.COM

So­mos me­xi­ca­nos y nos en­can­ta la co­mi­da pre­pa­ra­da en ba­rro, es sú­per fa­mi­liar, tra­di­cio­nal y de­li­cio­sa. ¿ A quién no se le an­to­ja la co­mi­da co­ci­na­da en ollas de ba­rro? Le da un sa­bor es­pe­cial, la vis­ta es más atrac­ti­va y quien co­ci­na en ba­rro sa­be lo que es­tá ha­cien­do en la vi­da; es una se­ñal de bue­na co­mi­da, pe­ro ¿ han pen­sa­do que pue­de te­ner al­go de pe­li­gro­so? Les cuen­to es­to pa­ra que to­men pre­cau­cio­nes la pró­xi­ma vez que va­yan a co­mer co­mi­da he­cha en ca­zue­las de ba­rro.

El ba­rro en sí, no es pe­li­gro­so, es per­fec­to pa­ra co­ci­nar e ideal pa­ra apo­yar las ar­te­sa­nías me­xi­ca­nas, pe­ro las ollas tie­nen un es­mal­te bri­llan­te que no es pa­ra na­da sa­lu­da­ble.

De­bi­do a un al­to con­te­ni­do de plo­mo, el es­mal­te es pe­li­gro­so pa­ra nues­tra sa­lud, ya que con­ta­mi­na los ali­men­tos y di­cho ma­te­rial lle­ga a nues­tro cuer­po.

Al­tos con­te­ni­do de plo­mo en la san­gre pue­den ser ca­tas­tró­fi­cos; des­de do­lo­res de ca­be­za has­ta dis­mi­nu­ción de ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual son con­se­cuen­cias del con­su­mo del plo­mo. Los ni­ños son los más vul­ne­ra­bles pa­ra ab­sor­ber es­te me­tal, por eso es me­jor in­ves­ti­gar el ti­po de es­mal­te con el que es­tán re­cu­bier­tos los uten­si­lios de ba­rro.

Un in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca ( INSP) ase­gu­ra que: el plo­mo El ba­rro que tie­ne el es­mal­te de las ca­zue­las se li­be­ra po­co a po­co y es ca­si im­per­cep­ti­ble; sin em­bar­go los ali­men­tos con­ser­va­dos y gui­sa­dos ahí son más pro­pen­sos a con­ta­mi­nar­se de plo­mo, en es­pe­cial si son áci­dos ( sal­sas).

En Mé­xi­co hay nor­mas que re­gu­lan la can­ti­dad per­mi­ti­da de plo­mo que pue­den te­ner los uten­si­lios de ba­rro, sin em­bar­go, los fa­bri can­tes no se han fa­mi­lia­ri­za­do del to­do a es­tos cam­bios y mu­chos uti­li­zan un es­mal­te que tie­ne bas­tan­te plo­mo. El Fon­do Na­cio­nal pa­ra el Fo­men­to de las Ar­te­sa­nías se es­fuer­za por en­se­ñar a los ar­te­sa­nos a uti­li­zar otro ti­po de es­mal­tes me­nos da­ñi­nos, en al­gu­nos lu­ga­res ya se adap­ta­ron y las ca­ce­ro­las que ven­den son las ade­cua­das pa­ra co­ci­nar sin mie­do.

Al­gu­nos lu­ga­res en Pue­bla, Que­ré­ta­ro y Mo­re­los ya ven­den ar­te­sa­nías de ba­rro con es­te es­mal­te, la co­sa es bus­car­le. Un ejem­plo:

Ca­de­rey­ta de Mon­tes, Qro. Me­zontla los Re­yes, Pue­bla Tla­ya­ca­pan. Mo­re­los Sa­bien­do es­to hay que to­mar pre­cau­cio­nes y se­guir dis­fru­tan­do del de­li­cio­so sa­bor que tie­ne la co­mi­da cuan­do es gui­sa­da en ba­rro.

en sí, no es pe­li­gro­so, es per­fec­to pa­ra co­ci­nar e ideal pa­ra apo­yar las ar­te­sa­nías me­xi­ca­nas, pe­ro las ollas tie­nen un es­mal­te bri­llan­te que no es pa­ra na­da sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.