Ce­le­bra pa­dre Or­lan­do So­sa su pri­me­ra mi­sa en La Vi­lli­ta

El Sol de Durango - - Estado - MAR­TÍN GAR­CÍA GÓ­MEZ

SAN ATENÓGENES, Poa­nas, Dgo. ( OEM).- Se vol­có el pue­blo de La Vi­lli­ta, pa­ra ser par­tí­ci­pe de la ce­le­bra­ción de la pri­me­ra mi­sa en su pue­blo na­tal, del aho­ra pres­bí­te­ro Or­lan­do So­sa Ba­rrón, quien es egre­sa­do del Se­mi­na­rio Ma­yor de la ciu­dad de Du­ran­go, lue­go de 10 años de pre­pa­ra­ción en esa ins­ti­tu­ción for­ma­do­ra de sa­cer­do­tes pa­ra la Igle­sia Ca­tó­li­ca; fue re­ci­bi­do el nue­vo clé­ri­go por gen­tes or­ga­ni­za­das de es­ta ca­be­ce­ra pa­rro­quial. Sus pa­dres, Au­de­lio So­sa, Con­chi­ta Ba­rrón y su her­ma­na Ma­ría Fer­nan­da.

Re­ci­bi­do en la en­tra­da del pue­blo, el pa­dre Or­lan­do, co­mo de ca­ri­ño le lla­man sus pai­sa­nos, jun­to a sus 6 com­pa­ñe­ros de se­mi­na­rio que en días pa­sa­dos ( 27 de sep­tiem­bre) fue­ron de­cre­ta­dos sa­cer­do­tes ba­jo la de­sig­na­ción del Ar­zo­bis­po en la Ar­qui­dió­ce­sis lo­cal, quie­nes en pro­ce­sión acom­pa­ña­dos por dan­zas y mú­si­ca de ban­da arri­ba­ron al do­mo de la lo­ca­li­dad, pa­ra ofi­ciar la tra­di­cio­nal can­ta­mi­sa del pa­dre Or­lan­do.

Una eu­ca­ris­tía de­ta­lla­da por la par­ti­ci­pa­ción del equi­po li­túr­gi­co y los más de 30 sa­cer­do­tes con ce­le­bran­tes y la co­mu­ni­dad ve­ni­da in­clu­so del in­te­rior del es­ta­do y otros si­tios don­de es­tu­vo de ser­vi­cio Or­lan­do So­sa, co­mo se­mi­na­ris­ta, di­jo el sa­cer­do­te Noé So­to Val­dés en su ho­mi­lía, di­ri­gién­do­se al re­cién or­de­na­do pa­ra que sea el ins­tru­men­to que co­mu­ni­que con ale­gría la fe a sus her­ma­nos de en­tre los que fue ele­gi­do a ser­vir.

Re­co­men­dó ade­más el ca­nó­ni­go en el ser­món al pa­dre Or­lan­do, que des­de su ofi­cio del sa­cer­do­cio mi­nis­te­rial pa­ra el que fue un­gi­do, no cai­ga en el ges­to de la co­ti­dia­nei­dad al ser co­mu­ni­ca­dor de la pa­la­bra de Dios; con­si­de­ró el pro­pio pre­si­den­te de la ce­le­bra­ción, el po­der agra­de­cer a to­dos los que con sus ora­cio­nes y su apo­yo hi­cie­ron po­si­ble, el que él lle­ga­ra a ser ele­gi­do por Dios pa­ra ejer­cer su sa­cer­do­cio, se­gún ri­to des­de an­ti­guo.

SAN ATENÓGENES, Poa­nas, Dgo. (OEM).- Or­lan­do So­sa Ba­rrón ce­le­bró su pri­me­ra mi­sa an­te su co­mu­ni­dad. /MGG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.