De­lin­cuen­cia im­po­ne can­di­da­tos en Chihuahua

Po­si­ble mó­vil de ase­si­na­to de pe­rio­dis­ta Mi­ros­la­va Breach

El Sol de Hermosillo - - NACIONAL - POR DA­VID VA­RE­LA

CHIHUAHUA, Chih.- Aun­que la pe­rio­dis­ta de La Jor­na­da, Mi­ros­la­va Breach Vel­du­cea lo­gró a tra­vés de sus pu­bli­ca­cio­nes de­nun­ciar el con­trol del nar­co­trá­fi­co so­bre la po­lí­ti­ca du­ran­te las elec­cio­nes del año pa­sa­do, los gru­pos cri­mi­na­les man­tu­vie­ron una im­po­si­ción so­bre los can­di­da­tos que fueron pos­tu­la­dos a las al­cal­días de va­rios mu­ni­ci­pios, pe­ro ade­más, in­fil­tra­ron la es­truc­tu­ra de los ayun­ta­mien­tos pa­ra bus­car es­con­der más la re­la­ción de los fun­cio­na­rios con los gru­pos de­lin­cuen­cia­les.

El ca­so es­pe­cí­fi­co, con el que se vin­cu­la al ho­mi­ci­dio de Breach Vel­du­cea, se­rían las men­cio­nes so­bre la pos­tu­la­ción en Chí­ni­pas, por par­te del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), de Juan Mi­guel Sa­la­zar Ochoa, so­brino de Cris­pín Sa­la­zar Za­mo­rano, lí­der del gru­po Gen­te

MU­NI­CI­PIOS RE­LA­CIO­NA­DOS CON LA DE­LIN­CUEN­CIA

w w w w

Nue­va en aquel mu­ni­ci­pio, que fi­nal­men­te no se lo­gró por la pu­bli­ca­ción del re­por­ta­je de la pe­rio­dis­ta.

En un ar­tícu­lo que se pu­bli­có en el diario La Jor­na­da, el pa­sa­do 4 de mar­zo del 2016, la hoy fi­na­da de­ta­lló pú­bli­ca­men­te las im­po­si­cio­nes de pre­can­di­da­tos li­ga­dos al nar­co­trá­fi­co en va­rios mu­ni­ci­pios, en­tre ellos: Chí­ni­pas, Gran Mo­re­los, Na­mi­qui­pa, Ba­chí­ni­va, Gua­za­pa­rez, Uri­que, Bo­coy­na, y otros más.

Su ho­mi­ci­dio, es­tá vin­cu­la­do a las de­nun­cias par­ti­cu­la­res de Chí­ni­pas, ya que es en aque­lla zo­na en don­de ope­ran los au­to­res ma­te­rial e in­te­lec­tua­les de su muer­te.

En su re­por­ta­je, Mi­ros­la­va Breach lo­gró po­ner al des­cu­bier­to un se­cre­to a vo­ces: que los gru­pos cri­mi­na­les tan­to de Gen­te Nue­va, co­mo de La Lí­nea, bus­ca­ban con­tro­lar las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas de los par­ti­dos, prin­ci­pal­men­te el Tricolor y Ac­ción Na­cio­nal.

La in­fil­tra­ción y ni­vel de in­fluen­cia

de los gru­pos cri­mi­na­les en las zo­nas se­rra­nas, prin­ci­pal­men­te, da­ta de mu­chos años, pues hay re­gis­tros ofi­cia­les de per­so­nas que es­tu­vie­ron al fren­te de al­cal­días co­mo Gua­da­lu­pe y Cal­vo, Na­mi­qui­pa, Cuauh­té­moc, Sau­ci­llo, Ji­mé­nez e in­clu­so Oji­na­ga, te­nien­do una cer­ca­nía con per­so­nas de los gru­pos cri­mi­na­les con in­fluen­cia en aque­llas zo­nas. En otros mu­ni­ci­pios, co­mo Gua­cho­chi, se ha­bló in­clu­so que el mis­mo pre­si­den­te mu­ni­ci­pal era lí­der de una cé­lu­la cri­mi­nal.

La Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE) cuen­ta con in­ves­ti­ga­cio­nes de fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les que es­tán em­pa­ren­ta­dos con los lí­de­res cri­mi­na­les en va­rias zo­nas.

Una de las vin­cu­la­cio­nes más re­cien­tes que se re­ve­ló lue­go de un he­cho vio­len­to, fue la de Ci­priano Pano Es­cár­ce­ga, pa­dre de Ju­lio Cé­sar Es­cár­ce­ga Mu­ri­llo, alias el Ti­gre y ac­tual lí­der de Gen­te Nue­va del Ti­gre en la zo­na oc­ci­den­te.

Se­gún la in­for­ma­ción del ayun­ta­mien­to ac­tual, en­ca­be­za­do por la priis­ta Ro­sa Hil­da Vi­lla­real Miranda, Ci­priano Es­cár­ce­ga es­ta­ba da­do de al­ta en la nó­mi­na co­mo au­xi­liar de pro­tec­ción ci­vil. Su pa­ren­tes­co con el lí­der cri­mi­nal que con­tro­la la zo­na pa­re­ció no im­por­tar a la al­cal­de­sa pa­ra man­te­ner­lo co­mo tra­ba­ja­dor del mu­ni­ci­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.