PE­LI­GRAN ES­PE­CIES POR EL MU­RO DE TRUMP

El be­rren­do so­no­ren­se, el ja­guar, el oso ne­gro y el lo­bo me­xi­cano, se ve­rían ame­na­za­dos por la cons­truc­ción de un mu­ro fron­te­ri­zo en­tre Es­ta­dos Uni­dos y México

El Sol de Hermosillo - - PORTADA - POR REY­NA GÁMEZ EL SOL DE HER­MO­SI­LLO

HER­MO­SI­LLO, Son.- La cons­truc­ción de un mu­ro fron­te­ri­zo en­tre Es­ta­dos Uni­dos y México afec­ta­rá a la fau­na sil­ves­tre que ha­bi­ta en la re­gión, y son cua­tro las es­pe­cies que prin­ci­pal­men­te se ve­rían ame­na­za­das por la di­vi­sión te­rri­to­rial: el be­rren­do so­no­ren­se, el ja­guar, el oso ne­gro y el lo­bo me­xi­cano.

Juan Car­los Bra­vo, di­rec­tor del pro­gra­ma México de Wild­lands Net­work, afir­ma que esas es­pe­cies “es­tán en di­fe­ren­tes gra­dos de ame­na­za, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en México, y que ne­ce­si­tan for­zo­sa­men­te es­pa­cios muy gran­des pa­ra po­der per­sis­tir”.

Pue­den re­co­rrer de 30 a 50 ki­ló­me­tros, ade­más de que ne­ce­si­tan pre­sas y una ve­ge­ta­ción abun­dan­te. “En­ton­ces, si lo­gras pro­te­ger­las, lo­gras pro­te­ger a to­do su eco­sis­te­ma”, por lo que la úni­ca for­ma de ase­gu­rar que per­du­ren los lo­bos, osos y ja­gua­res es que per­sis­tan los me­dios en los que ha­bi­tan”, agre­ga.

La cons­truc­ción de un mu­ro, di­jo, se­ría un des­per­di­cio de di­ne­ro, al con­si­de­rar que es una pos­tu­ra po­lí­ti­ca equi­vo­ca­da y de­be­ría aten­der­se des­de un te­ma hu­ma­ni­ta­rio.

“Ve­mos el mu­ro co­mo un aten­ta­do con­tra la vida sil­ves­tre, es una so­lu­ción equi­vo­ca­da al pro­ble­ma del flu­jo mi­gra­to­rio… en­tre más les cor­te­mos el pa­so, más ve­re­mos una muer­te re­pen­ti­na de es­tos ani­ma­les”.

A tra­vés de su pá­gi­na en Fa­ce­book, la or­ga­ni­za­ción se­ña­la que la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y México ya tie­ne más de 650 mi­llas de va­llas y ba­rre­ras, mi­li­ta­ri­za­da con pues­tos de con­trol, to­rres y ofi­cia­les de Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ar­ma­dos, lo cual re­sul­ta en muer­tes in­ne­ce­sa­rias de hu­ma­nos y vida sil­ves­tre; ade­más, no ha ayu­da­do con el con­tra­ban­do de dro­gas o la tra­ta de per­so­nas.

Es una so­lu­ción equi­vo­ca­da al pro­ble­ma del flu­jo mi­gra­to­rio…”

JUAN CAR­LOS BRA­VO Di­rec­tor del pro­gra­ma México de Wild­lands Net­work

BE­RREN­DO SO­NO­REN­SE

Se tra­ta de una sub­es­pe­cie del be­rren­do que se encuentra en­lis­ta­do en pe­li­gro de ex­ten­sión. Au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos co­mo de México han co­la­bo­ra­do pa­ra pre­ser­var es­ta es­pe­cie, la cual ha­bi­ta prin­ci­pal­men­te en la re­ser­va de la bios­fe­ra de El Pi­na­ca­te.

Es de su­ma im­por­tan­cia bus­car so­lu­cio­nes pa­ra que no des­apa­rez­ca, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra po­der sobrevivir, aña­de, ne­ce­si­ta es­pa­cios pla­nos y abier­tos, idea­les pa­ra po­der rea­li­zar una ca­rre­ra rá­pi­da y no ser de­tec­ta­do por sus de­pre­da­do­res. Más allá, en ve­rano re­quie­re una ve­ge­ta­ción más den­sa pa­ra pro­te­ger­se del sol, así co­mo un am­bien­te más hú­me­do.

JA­GUAR

Al con­si­de­rar­lo un ani­mal na­ti­vo, Es­ta­dos Uni­dos es el más in­tere­sa­do en que exis­ta más po­bla­ción de es­ta es­pe­cie tam­bién en pe­li­gro de ex­tin­ción. Car­los Bra­vo de­ta­lló que la prin­ci­pal po­bla­ción re­pro­duc­ti­va se encuentra en So­no­ra, en los mu­ni­ci­pios de Sahua­ri­pa y Huá­sa­bas, pe­ro al ser li­bres tras­pa­san la fron­te­ra, por lo que el li­bre ac­ce­so es la úni­ca ma­ne­ra de re­po­blar el sur de Ari­zo­na y Nue­vo México.

In­di­có que en Es­ta­dos Uni­dos no se han re­gis­tra­do hem­bras du­ran­te va­rias dé­ca­das y las más cer­ca­nas se en­cuen­tran en So­no­ra, en la re­gión de Sahua­ri­pa y Huá­sa­bas.

Pe­se a que los ja­gua­res hem­bra no son muy da­das a re­co­rrer gran­des dis­tan­cias y evi­tan atra­ve­sar ca­rre­te­ras, hay al­gu­nas que sí lo ha­cen por lo que an­tes lle­ga­ban has­ta el Gran Ca­ñón.

OSO NE­GRO

Es­ta po­bla­ción tie­ne muy po­co con­tac­to con los que se en­cuen­tran más al norte de la ca­rre­te­ra in­ter­es­ta­tal 40, en Es­ta­dos Uni­dos, por lo que su sa­lud ge­né­ti­ca de­pen­de de los osos del Sur y México.

Otro pun­to a des­ta­car, aña­dió Juan Car­los Bra­vo, es que es­tu­dios de die­ta de­mues­tran que mien­tras exis­ta ve­ge­ta­ción abun­dan­te los osos ne­gros no bus­ca­rán otras pre­sas. En el ca­so del oso ne­gro, di­jo, no exis­ten es­tu­dios ade­cua­dos en México pa­ra co­no­cer a de­ta­lle cuán­tos ejem­pla­res hay. A par­tir de muy po­cas es­pe se em­pe­zó un pro­gra­ma d pro­duc­ción en cau­ti­ve­rio si tá­nea­men­te en México y EU Du­ran­te los úl­ti­mos 30 am­bos paí­ses han tratado re­cu­pe­rar la exis­ten­cia de tos ani­ma­les, por lo el re­pre tan­te en México de Wildl Net­work in­di­có que di­cho fuer­zos se ve­rían afec­ta­dos mu­ro ha­ría que la po­bla que­da­ra di­vi­di­da y sin el i cam­bio de gé­ne­ro que es n sa­rio”, agre­gó.

“An­tes es­ta­ba me­jor, ah ta ya no se ve eso, y con la c truc­ción del mu­ro la faun aca­bán­do­se”, ex­pre­sión sin de un pá­pa­go. El mu­ro sen cia­ría al eco­sis­te­ma, pe­ro bién a una cul­tu­ra que po po­co se di­fu­mi­na y hoy, a to­do, per­vi­ve en quie­nes sien­ten el la­zo con el suel sus an­cen­tros.

SERGIO GÓ­MEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.