Tony Di­co­chea

El Sol de Hermosillo - - DEPORTES - JE­SÚS AL­BER­TO RU­BIO

El pró­xi­mo sá­ba­do el Sa­lón de la Fa­ma del De­por­tis­ta No­ga­len­se en­tro­ni­za­rá ni más ni me­nos que a Tony Di­co­chea, uno de los más gran­des lan­za­do­res de nu­di­llo de la pe­lo­ta me­xi­ca­na.

Luis Alar­cón Co­ta, pre­si­den­te del con­se­jo mu­ni­ci­pal de ese re­cin­to, in­for­mó que la ce­re­mo­nia se lle­va­rá a ca­bo a las 10:00 ho­ras en el Tea­tro Au­di­to­rio de No­ga­les, pa­ra pos­te­rior­men­te ir al Sa­lón de la Fa­ma pa­ra la de­ve­la­ción de la pla­ca.

De él he es­cri­to di­ver­sas oca­sio­nes. In­clu­si­ve en el “vie­jo” si­tio de la Aso­cro­des, en dos gran­des ca­pí­tu­los:

http://aso­cro­de.blogs­pot.

mx/2008/02/tony-di­co­chea.html http://aso­cro­de.blogs­pot.

mx/2008/02/la-bo­la-de-nu­di­llos-ytony-di­co­chea.html

Ve­rá qué cla­se de his­to­ria y tra­yec­to­ria.

De to­das for­mas, de una vez y rá­pi­do, Luis Alar­cón nos hi­zo lle­gar el si­guien­te tex­to que ha­bla de la for­mi­da­ble tra­yec­to­ria de Di­co­chea:

Án­gel Antonio “Tony” Di­co­chea Romero na­ció el 13 de ju­nio de 1929 en No­ga­les, So­no­ra y des­ta­có en el beis­bol des­de muy jo­ven. En 1949 era ya un va­lio­so no­va­to pro­duc­to del de­por­te ama­teur de su ciu­dad na­tal que re­for­zó a la se­lec­ción So­no­ra en el na­cio­nal de beis­bol ce­le­bra­do en Chihuahua.

El mis­mo año in­cur­sio­nó en el beis­bol pro­fe­sio­nal con los Cha­rros de Ja­lis­co; tam­bién mi­li­tó con los Tu­ne­ros de San Luis Po­to­sí, Dia­blos Ro­jos del México, Te­co­lo­tes de Nue­vo La­re­do, Sul­ta­nes de Mon­te­rrey, Ma­yos de Na­vo­joa y Ca­fe­te­ros de Cór­do­ba de la Liga Ve­ra­cru­za­na.

En sus ini­cios Tony fue un buen lan­za­dor de rec­tas y cur­vas que bre­ga­ba con di­fi­cul­tad pa­ra con­so­li­dar­se en­tre los me­jo­res pit­chers de las li­gas de ve­rano e in­vierno del beis­bol me­xi­cano; sin em­bar­go, un efí­me­ro pe­ro fruc­tí­fe­ro en­cuen­tro con el le­gen­da­rio Da­niel “La Co­yo­ta” Ríos, quien en­se­ñó a Tony a lan­zar la “bo­la de nu­di­llos” cuan­do am­bos ju­ga­ban pa­ra los Mi­ne­ros de Ca­na­nea en la Liga Ari­zo­na­mé­xi­co (1955-1956), cam­bió el rum­bo de la his­to­ria beis­bo­lís­ti­ca del con­no­ta­do pe­lo­te­ro no­ga­len­se.

Tres años de sub­se­cuen­tes, cui­da­do­sas y ex­te­nuan­tes jor­na­das de en­sa­yo, fue­ron ne­ce­sa­rias pa­ra que el no­ga­len­se lo­gra­ra per­fec­cio­nar el lan­za­mien­to de “knuc­kle ball”.

A par­tir de en­ton­ces se con­vir­tió en fi­gu­ra es­te­lar del pit­cheo me­xi­cano; su “bo­la de nu­di­llos” fue uná­ni­me­men­te re­co­no­ci­da co­mo la más ve­ne­no­sa y te­mi­da por los ba­tea­do­res del cir­cui­to.

Así se ex­pre­só de él Ru­bén Gó­mez, es­te­lar pit­cher li­ga­ma­yo­ris­ta quien bri­lló con los Gi­gan­tes de San Fran­cis­co en una plá­ti­ca con el em­pal­men­se Ron­nie Ca­ma­cho:

“… Ron­nie, he vis­to lan­zar a Charlie Hough, in­clu­si­ve yo me in­clu­yo, pe­ro ja­más ha­bía vis­to a un lan­za­dor ti­rar el knuc­kle ball, co­mo lo ha­ce ese ti­po Di­co­chea, o co­mo se lla­me. Lo lan­za tan du­ro que pa­re­ce una recta, pe­ro que va, vie­ne rom­pien­do rá­pi­do y ha­cia aba­jo y lo me­jor que cae de stri­ke”.

Tam­bién los re­cep­to­res ates­ti­gua­ron la gran di­fi­cul­tad que im­pli­ca­ba mas­co­tear los mis­te­rio­sos lan­za­mien­tos de “ma­ri­po­sas” del “In­dio de No­ga­les”, ca­rac­te­ri­za­dos por ex­pe­ri­men­tar gran ra­pi­dez, mo­vi­mien­tos os­ci­la­to­rios y sú­bi­ta caí­da. En­tre los cat­chers que hi­cie­ron man­cuer­na con nues­tro Tony Di­co­chea des­ta­can Earl Ta­born, Al­fon­so “Ga­lli­na” Pe­ña y Jai­me Co­re­lla.

La ha­za­ña más gran­dio­sa de Tony Di­co­chea la reali­zó el jue­ves 26 de di­ciem­bre de 1963, lan­zan­do pa­ra los Ma­yos de Na­vo­joa, un jue­go de quin­ce en­tra­das que se man­tu­vo ce­ro a ce­ro has­ta que el “in­dio de No­ga­les” co­mo apo­da­ban a Tony, pe­gó un des­co­mu­nal cua­dran­gu­lar por el jar­dín cen­tral con­tra el pit­cher Juan Suby de los Rie­le­ros de Em­pal­me.

A de­cir de los cro­nis­tas, Ra­món “El Dia­blo” Mon­to­ya tra­tó de atrapar el batazo pe­ro ter­mi­nó es­tre­llán­do­se con­tra la bar­da, pa­ra, a la pos­tre, ser in­ter­na­do en una clí­ni­ca de Na­vo­joa.

El tam­bién in­mor­tal Ron­nie Ca­ma­cho des­cri­bió esa gran ha­za­ña de nues­tro Tony Di­co­chea, de la si­guien­te ma­ne­ra:

“…To­da­vía re­cuer­do aquel jue­go en Na­vo­joa. Juan Suby lan­za­ba por no­so­tros los Rie­le­ros de Em­pal­me y Tony Di­co­chea por los Ma­yos de To­más Herrera. Nos fui­mos a en­tra­das ex­tras em­pa­ta­dos a ce­ro y no­so­tros los ba­tea­do­res íba­mos y ve­nía­mos. Esa no­che el “In­dio” es­ta­ba cor­tan­te; el lan­za­mien­to fa­vo­ri­to (knuc­kle ball) ni tan si­quie­ra lo to­cá­ba­mos.

Y fue en la en­tra­da nú­me­ro 14 cuan­do de­ci­dió el jue­go con un lar­go jon­rón por el cen­tro del par­que Re­vo­lu­ción pa­ra el 1-0 de­fi­ni­ti­vo.

En la no­che des­pués del jue­go, fui­mos a ce­nar al úni­co lu­gar que es­ta­ba abier­to y ahí es­ta­ba el gran Di­co­chea. Nos acer­ca­mos a él y le di­ji­mos ca­si en co­ro: “In­dio”, qué cla­se de ex­hi­bi­ción dis­te, te fe­li­ci­ta­mos. Y aquel hom­bre, se pa­ró y ha­bló: “Dí­gan­le a Suby que fue un digno ri­val, es­te jue­go ha si­do el me­jor de mi vida”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.