Me­jo­ra tu co­mu­ni­ca­ción, tu fe­li­ci­dad de­pen­de de ella

Com­pór­ta­te co­mo la per­so­na con la que quie­res ha­cer ne­go­cios.

El Sol de Hermosillo - - Analisis - Luis Marino Fran­cis­co Luis Marino Kai­zen coach. fran­cis­co­luis­ma­rino@gmail.com

In­for­ma­do, com­pro­me­ti­do, ca­paz, de­ter­mi­na­do, edu­ca­do.

Si ha­rás ne­go­cios fue­ra de tu ofi­ci­na o quie­res co­no­cer per­so­nas hoy te re­co­mien­do que ana­li­ces qué di­ces, con lo que no di­ces.

Tal vez no es­tás atra­yen­do a las per­so­nas in­di­ca­das por có­mo ac­túas en un diá­lo­go.

La es­truc­tu­ra de con­ver­sa­cio­nes es el

55% ba­sa­do en len­gua­je cor­po­ral. Te­ner una ex­ce­len­te pos­tu­ra pue­de cam­biar tu es­ta­do emo­cio­nal en se­gun­dos y po­drás co­mu­ni­car más con tu len­gua­je cor­po­ral que con mil pa­la­bras.

38% es tono de voz. Es muy im­por­tan­te la ve­lo­ci­dad, las pau­sas y la in­ten­si­dad en la que pro­nun­cias to­das y ca­da una de las pa­la­bras. Ne­ce­si­tas for­ta­le­cer lo que di­ces y al mismo tiem­po crear una co­ne­xión con tu au­di­to­rio.

7% es el len­gua­je que usas. Sólo re­cuer­da es­to, da­tos ha­blan a la men­te, his­to­rias ha­blan al co­ra­zón.

Uti­li­za ca­da una acor­de a tus ne­ce­si­da­des.

Aho­ra to­dos ne­ce­si­ta­mos ha­cer pre­gun­tas, to­dos ne­ce­si­ta­mos re­tro­ali­men­ta­ción, es co­mo cre­ce­mos, y las res­pues­tas es­tán en las pre­gun­tas.

El pro­ble­ma es que en mu­chas oca­sio­nes no se ha­cen las pre­gun­tas co­rrec­tas y pa­ra te­ner una res­pues­ta que ayu­de, ne­ce­si­tas to­mar en cuen­ta lo si­guien­te.

No asu­mas que en­tien­den lo que quie­res de­cir, con lo que es­tán di­cien­do. Una pa­la­bra pue­de de­cir na­da y pue­de es­con­der to­do. Com­par­te que está en tu men­te, qué sien­tes, qué pien­sas.

Si tu clien­te, tu em­plea­do, tu ve­cino, tu fa­mi­liar, tu je­fe, quien sea, no te en­tien­den, es tu res­pon­sa­bi­li­dad com­pren­der a esas per­so­nas pa­ra po­der co­mu­ni­car un men­sa­je o una pre­gun­ta cla­ra.

Te­ner una co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va, no es el tra­ba­jo de otra per­so­na, es tu res­pon­sa­bi­li­dad.

La pre­gun­ta que ne­ce­si­tas ha­cer hoy es. ¿Es­toy ha­cien­do la pre­gun­ta co­rrec­ta? ¿Y mi len­gua­je cor­po­ral es el ade­cua­do a es­ta?

Siem­pre he di­cho y se­gui­ré di­cien­do que la mo­ti­va­ción no sir­ve, es gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea, no de­bes de ba­sar­te en ella.

Hay mu­chas per­so­nas que te ven­den la mo­ti­va­ción co­mo la so­lu­ción a tus pro­ble­mas y te mien­ten di­cien­do que la mo­ti­va­ción es ex­ce­len­te pa­ra crear tu ca­rác­ter. Por fa­vor es­cu­cha con mu­cha aten­ción; la mo­ti­va­ción nun­ca ge­ne­ra ca­rác­ter; lo de­mues­tra.

Un ejem­plo es el mo­men­to en el que di­ces que no ha­rás ejer­ci­cio por­que no es­tás mo­ti­va­do, de­mues­tra que ca­re­ces de com­pro­mi­so, per­se­ve­ran­cia, per­sis­ten­cia, con­sis­ten­cia y ca­re­ces au­to­rres­pe­to al no hon­rar tu pro­pia pa­la­bra y de­ci­sión en ba­se a tus de­seos y ne­ce­si­da­des de pros­pe­ri­dad.

Cuan­do apren­des a no ter­mi­nar las co­sas, se con­vier­te en un mal há­bi­to y ese com­por­ta­mien­to no se de­be de va­lo­rar ni so­por­tar por el bien de to­dos. No im­por­ta si hoy sa­les 15 ó 30 mi­nu­tos más tar­de, va­lo­ra y hon­ra tu de­ci­sión que to­mas­te cuan­do pen­sas­te en tu fu­tu­ro prós­pe­ro y abun­dan­te y uti­li­za ese tiem­po pa­ra prac­ti­car y me­jo­rar tu co­mu­ni­ca­ción.

Aun­que no es­tés mo­ti­va­do, haz lo que di­jis­te que ha­rías in­vier­te en me­jo­rar tus re­la­cio­nes y ele­va tus es­tán­da­res y al mismo tiem­po los de no­so­tros.

Prac­ti­ca es­tas re­co­men­da­cio­nes sen­ci­llas pa­ra me­jo­rar tu co­mu­ni­ca­ción por­que re­cuer­da que 95% de tu fe­li­ci­dad es aso­cia­da con las per­so­nas que te ro­dean, y es­to no se lo­gra­rá sin una co­mu­ni­ca­ción efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.