Nues­tra re­la­ción no fun­cio­na

El Sol de Hermosillo - - Analisis - Jo­sé Ig­na­cio Lo­vio

Cuan­do es­pe­ra­ba a un pa­cien­te leía no­tas so­bre el ma­tri­mo­nio y los di­vor­cios en el mun­do ac­tual.

Es­to le ha pro­vo­ca­do es­co­zor a los go­bier­nos, la Igle­sia, la so­cie­dad y, en par­ti­cu­lar, a la fa­mi­lia. Tam­bién es mo­ti­vo de re­fle­xio­nes aca­lo­ra­das en plá­ti­cas de ca­fé.

Es­cu­cho a los pa­cien­tes ex­pre­sar sus in­quie­tu­des res­pec­to a su pér­di­da de co­ne­xión con la pa­re­ja, es­to los con­du­ce a una en­cru­ci­ja­da: se­guir con la re­la­ción o ce­rrar el ci­clo. Lo cier­to es que han per­di­do la brú­ju­la en el ca­mino, y se han en­fo­ca­do en cum­plir con los roles es­ta­ble­ci­dos por la so­cie­dad: pro­vee­dor-pro­vee­dor o pro­vee­dor y ad­mi­nis­tra­dor de la fa­mi­lia.

¿Dón­de que­dó la pa­re­ja enamo­ra­da, en­tu­sias­ta y amo­ro­sa que pro­me­tió cui­dar­se mu­tua­men­te, has­ta que la muer­te los se­pa­ra­ra? ¿Qué pa­sa aho­ra? Mi re­la­ción de pa­re­ja se está yen­do al pre­ci­pi­cio. ¿Dón­de que­dó to­do aque­llo que cons­trui­mos jun­tos: éra­mos ami­gos, cóm­pli­ces, nos de­di­cá­ba­mos tiem­po, es­tá­ba­mos pen­dien­tes el uno del otro?

Sí, es­ta­ban enamo­ra­dos… lo cier­to es que ese pe­rio­do du­ra po­co: de año y me­dio a tres, se­gún al­gu­nos es­tu­dio­sos. ¿Qué su­ce­de des­pués? El amor tras­to­ca los co­ra­zo­nes de los aman­tes, los vuel­ve lo­cos, los atra­pa de tal for­ma que se nu­bla la ra­zón y en­ton­ces ex­pe­ri­men­tan emo­cio­nes, sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos que los con­du­cen a un de­ter­mi­na­do efec­to emo­cio­nal.

De­ci­dí in­ves­ti­gar y pre­pa­rar­me en el es­tu­dio de la di­ná­mi­ca fa­mi­liar y la pa­re­ja ac­tual, su evo­lu­ción y, por con­si­guien­te, sus nue­vos mo­de­los de re­fe­ren­cia. Cier­to que au­to­res con­sa­gra­dos en es­te te­ma com­par­ten sus ex­pe­rien­cias en el la­bo­ra­to­rio, en la con­sul­ta y en las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das pa­ra orien­tar a los es­pe­cia­lis­tas en el tra­ta­mien­to de la fa­mi­lia y la pa­re­ja.

Ro­bert Stern­berg, psi­có­lo­go e

in­ves­ti­ga­dor en es­te ru­bro, pro­po­ne su teo­ría: trián­gu­lo del amor. En ella se­ña­la que el ver­da­de­ro amor de pa­re­ja está cons­ti­tui­do por tres di­men­sio­nes: in­ti­mi­dad, com­pro­mi­so y pa­sión, y que la fal­ta de al­gu­na de­ri­va en un ti­po de amor.

Por ejem­plo, la in­ti­mi­dad se re­fie­re al afec­to y ca­ri­ño que se ex­pre­sa en­tre los miem­bros de la pa­re­ja, gra­cias a su in­te­rés por co­no­cer­se ca­da vez más pro­fun­da­men­te. Es­te ca­ri­ño sur­ge del co­no­ci­mien­to mu­tuo. Sin em­bar­go, es­ta di­men­sión por sí so­la no bas­ta, ya que pue­de lle­var­los a ex­pre­sar ese sen­ti­mien­to a los ami­gos, a los pa­dres, her­ma­nos y com­pa­ñe­ros la­bo­ra­les.

La se­gun­da di­men­sión es el com­pro­mi­so: la de­ci­sión de amar al otro y el fir­me com­pro­mi­so de tra­ba­jar por ese amor a lar­go pla­zo. Es­to im­pli­ca co­la­bo­ra­ción, apo­yo, pro­tec­ción y res­pe­to mu­tuo en la sa­lud y en la en­fer­me­dad o en las bue­nas y las ma­las.

Por úl­ti­mo está la pa­sión, cla­ro no sólo com­pren­di­da en el plano se­xual, más bien co­mo el fir­me e in­ten­so de­seo de unión con el otro. Es de­cir, la pa­sión por la re­la­ción, ya que in­clu­ye lo si­guien­te: amis­tad, com­pli­ci­dad, se­xua­li­dad, ero­tis­mo, pro­yec­tos co­mu­nes de pa­re­ja y el jue­go di­ver­ti­do. To­do es­to fa­vo­re­ce­rá que la re­la­ción vi­bre, crez­ca y se desa­rro­lle pa­ra man­te­ner, en el tiem­po, la in­ten­si­dad que los unió.

La in­te­gra­ción de es­tas di­men­sio­nes per­mi­te ge­ne­rar es­ta­bi­li­dad en la re­la­ción de pa­re­ja, ob­via­men­te es­to pa­re­ce fá­cil, pe­ro no lo es. La pa­re­ja cre­yó que el amor se­ría su­fi­cien­te, y que eso re­dun­da­ría en una pa­sión inago­ta­ble… pe­ro la pa­sión de­jó de fluir de for­ma es­pon­tá­nea, y que­dó atra­pa­da en los roles es­ta­ble­ci­dos por la so­cie­dad y su cul­tu­ra.

Y, se mu­rió el amor… sí, la ru­ti­na y la mo­no­to­nía lo fla­ge­la­ron has­ta que se aca­bó y so­bre­vino el har­taz­go, el en­fa­do y las múl­ti­ples ocu­pa­cio­nes que ale­jan a la pa­re­ja. ¿Y aho­ra, qué ha­go, si me ha su­ce­di­do to­do es­to? ¿Quién po­drá ayu­dar­me?

“El de­seo mue­re au­to­má­ti­ca­men­te cuan­do

se lo­gra;

fe­ne­ce al sa­tis­fa­cer­se. El amor es un eterno in­sa­tis­fe­cho”. Jo­sé Or­te­ga y Gas­set

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.