Los lu­ga­res del mer­ca­do del ar­te: Subas­tas

El Sol de Hermosillo - - 14 Análisis - Ali­na Ar­te­che Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das aquí son res­pon­sa­bi­li­dad del au­tor y no ne­ce­sa­ria­men­te re­fle­jan la po­si­ción de

Sí, la pie­za ar­tís­ti­ca es­tá muy “bo­ni­ta”, “in­tere­san­te”, pe­ro ¿có­mo, con quién, cuán­do, y dón­de se com­pra una obra de ar­te?

De re­pen­te pa­re­cie­ra que to­do es pu­ra di­fu­sión y po­si­cio­na­mien­to, has­ta al­gu­nos ar­tis­tas lo di­cen: puro amor al ar­te; pe­ro, ¡va­mos! no so­la­men­te es rea­li­zar ex­po­si­cio­nes con iti­ne­ran­cia por to­das las ga­le­rías lo­ca­les, sean es­tas pú­bli­cas o pri­va­das, o rea­li­zar­las en el mar­co de fes­ti­va­les y con ello te­ner ma­yor afluen­cia de vi­si­tan­tes y di­fu­sión.

De al­gu­na ma­ne­ra pa­ra que es­to fun­cio­ne se tie­ne que en­trar en el jue­go del mer­ca­do, don­de te­ne­mos a los productores (los ar­tis­tas vi­sua­les), los com­pra­do­res (pri­va­dos, ins­ti­tu­cio­na­les), los in­ter­me­dia­rios (ga­le­ris­tas, mar­chan­tes), el pro­duc­to (la obra) y el lu­gar de la com­pra (fe­rias, ga­le­rías y subas­tas).

Evi­den­te­men­te tam­bién el ar­tis­ta pue­de con­cre­tar ven­tas di­rec­ta­men­te des­de su área de tra­ba­jo, sin em­bar­go, es vie­jí­si­mo y fun­cio­nal es­te sis­te­ma en el que to­dos ga­nan y que per­mi­te que el ar­tis­ta es­té en­fo­ca­do prio­ri­ta­ria­men­te en pro­du­cir su obra y no preo­cu­pa­do por co­lo­car­la en el mer­ca­do. Que aquél de­le­gue la pro­mo­ción, di­fu­sión y com­pra­ven­ta a otros pu­die­ra cues­tio­nar­se tam­bién, lo que abre otro te­ma: la au­to­ges­tión, mis­mo que tra­ta­ré en al­gu­na pró­xi­ma co­lum­na.

Las subas­tas, co­mo es­pa­cio de com­pra, pue­den ser pre­sen­cia­les, por ne­go­cia­ción te­le­fó­ni­ca o en lí­nea (por In­ter­net), y por lo re­gu­lar for­man par­te del mer­ca­do se­cun­da­rio, lo que sig­ni­fi­ca que la pie­za es pues­ta a la ven­ta en una se­gun­da transac­ción, ya que po­dría­mos no co­no­cer la iden­ti­dad de los pri­me­ros com­pra­do­res de las obras, y ade­más, ser ig­no­ran­tes res­pec­to al lar­go his­to­rial de su re­ven­ta.

El or­ga­ni­za­dor de la subas­ta rea­li­za una exposición de las obras en un estilo de show room, y se ela­bo­ra un ca­tá­lo­go pa­ra di­fun­dir las pie­zas que es­ta­rán dis­po­ni­bles. En la fe­cha de la subas­ta se re­ci­be a los asis­ten­tes pun­tual­men­te pa­ra su re­gis­tro y se les en­tre­ga la pa­le­ta nu­me­ra­da (ins­tru­men­to pa­ra ofer­tar) y to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra em­pe­zar a pu­jar. Asi­mis­mo, es co­mún que a los asis­ten­tes se les ofrez­ca al­gu­nas be­bi­das de cor­te­sía pa­ra ani­mar la ofer­ta.

La di­ná­mi­ca de la subas­ta pu­die­ra pa­re­cer com­pli­ca­da pe­ro no lo es, bas­ta­rá es­cu­char los pri­me­ros lo­tes pa­ra sa­ber lo que pa­sa­rá has­ta el úl­ti­mo. Pue­de ser una ac­ti­vi­dad en­tre­te­ni­da y una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra en­con­trar pie­zas en re­ma­te, siem­pre y cuan­do se es­té bien in­for­ma­do so­bre los ar­tis­tas (tra­yec­to­rias) y las obras (es­ti­los, téc­ni­cas, ma­te­ria­les, so­por­tes, etc.) que se pre­sen­tan pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de es­pe­cu­la­ción, y siem­pre y cuan­do se es­té aten­to de las fi­nan­zas per­so­na­les pa­ra no de­jar­se lle­var por tan­ta emo­ción. Y si de opor­tu­ni­da­des se tra­ta, las subas­tas tam­bién po­drán ser bue­nos me­dios pa­ra ayu­dar, ya que mu­chas de ellas se rea­li­zan pa­ra be­ne­fi­cen­cia.

Al­gu­nas de las ca­sas de subas­tas más re­co­no­ci­das son: Bon­hams y Phillips de Pury & Com­pany, Sot­heby’s, Ch­ris­tie’s, Ta­jan en Pa­rís y Mor­ton en Mé­xi­co. Re­cien­te­men­te Ber­nar­di­ni Art Ga­llery and Auc­tion Hou­se, en co­la­bo­ra­ción con Lu­ci­ta Agui­le­ra Ga­le­ría, or­ga­ni­za­ron una subas­ta en Her­mo­si­llo. Fi­nal­men­te, ce­rra­ré con mi muy que­ri­da Ca­sa de Subas­tas: Ra­fael Ma­tos, la cual or­ga­ni­za subas­tas a be­ne­fi­cen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.