La Pla­za de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz

El Sol de Hidalgo - - Local - Da­vid Cár­de­nas

Fue par­te del cen­tro po­lí­ti­co y re­li­gio­so del Im­pe­rio Az­te­ca. Ahí es­ta­ba edi­fi­ca­do el Palacio de Moc­te­zu­ma. De­rro­ta­dos los az­te­cas, los con­quis­ta­do­res arra­sa­ron con to­do y rea­li­za­ron un le­van­ta­mien­to pa­ra cons­truir un es­pa­cio rec­tan­gu­lar que desem­bo­ca­ra en las nue­vas ca­lles.

Los eu­ro­peos cons­tru­ye­ron dos edi­fi­cios que mar­ca­ban sus ele­men­tos de con­quis­ta: el po­lí­ti­co, el Palacio Vi­rrei­nal y, el re­li­gio­so, la Ca­te­dral, y a sus ori­llas los co­mer­cios. So­bre el Palacio de Moc­te­zu­ma cons­tru­ye­ron el Palacio de Cor­tés.

Por inun­da­ción y amo­ti­na­mien­tos, la pla­za fue des­pe­ja­da y pos­te­rior­men­te dio pa­so al Mer­ca­do del Pa­rián.

A par­tir de 1790, es­ta pla­za fue re­mo­za­da, le co­lo­ca­ron una fuen­te en ca­da es­qui­na y ha­lla­das fue­ron: la pie­dra del sol y una es­cul­tu­ra de Coatli­cue. Es­ta pla­za, que hoy co­no­ce­mos co­mo el Zó­ca­lo, fue ilu­mi­na­da con 64 lám­pa­ras.

La Ca­te­dral fue se­pa­ra­da de la pla­za y lle­gó a la pla­za la es­ta­tua ecues­tre de Car­los IV rea­li­za­da por Manuel Tol­sá. Es­ta es­ta­tua se co­lo­có so­bre una ba­se de madera do­ra­da, un zó­ca­lo, y fue inau­gu­ra­da en di­ciem­bre de 1803. Cuan­do el mo­nu­men­to fue ter­mi­na­do por com­ple­to, la ba­se de madera fue sus­ti­tui­da por una pie­dra ova­la­da que me­dia 113 por 95.5 me­tros, con fuen­tes en las es­qui­nas.

En esos me­ses, Eu­ro­pa vi­vía mo­men­tos po­lí­ti­cos im­por­tan­tes; las Cor­tes Ge­ne­ra­les es­pa­ño­las reuni­das ex­tra­or­di­na­ria­men­te en Cá­diz el 19 de mar­zo de 1812, pro­mul­ga­ban la Cons­ti­tu­ción Política de la Mo­nar­quía Es­pa­ño­la, más co­no­ci­da co­mo Cons­ti­tu­ción de Cá­diz y po­pu­lar­men­te co­mo la Pe­pa.

La Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­cía la so­be­ra­nía en la Na­ción —ya no en el rey—, la mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal, la se­pa­ra­ción de poderes, la li­mi­ta­ción de los poderes del rey, el su­fra­gio uni­ver­sal mas­cu­lino in­di­rec­to, la li­ber­tad de im­pren­ta, la li­ber­tad de in­dus­tria, el de­re­cho de pro­pie­dad, en­tre otras. Ade­más, con­fir­ma­ba la ciu­da­da­nía es­pa­ño­la pa­ra to­dos los na­ci­dos en cual­quier te­rri­to­rio de la co­ro­na es­pa­ño­la, prác­ti­ca­men­te fun­dan­do un so­lo país jun­to a las pro­vin­cias ame­ri­ca­nas, afri­ca­nas y asiá­ti­cas.

Cuan­do el vi­rrey Fé­lix Ma­ría Ca­lle­ja, otras au­to­ri­da­des y el pue­blo reuni­do ju­ra­ron leal­tad a la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz, y la leal­tad a la Co­ro­na es­pa­ño­la el 22 de ma­yo de 1813, es­te even­to tam­bién resultó en el cam­bio de nom­bre de la pla­za co­mo “Pla­za de la Cons­ti­tu­ción”, efec­ti­va­men­te, de Cá­diz.

Y des­de ha­ce va­rios años, los me­xi­ca­nos adop­ta­ron es­ta pla­za pa­ra con­me­mo­rar el Gri­to de In­de­pen­den­cia y con­ti­núa sien­do el cen­tro de ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas y so­cia­les. ¡Va­mos al zó­ca­lo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.