Ro­ya Mah­boob, la prin­ce­sa de la tec­no­lo­gía

A sus 29 años pue­de pre­su­mir al­go que muy po­cas per­so­nas pue­den, ser la fun­da­do­ra de una em­pre­sa de tec­no­lo­gía, Afg­han Ci­ta­del Soft­wa­re, que al año fac­tu­ra 400 mil eu­ros

El Sol de Hidalgo - - Humanos - ALEJANDRO SUÁ­REZ

No tu­vo

más re­me­dio que sa­lir de su país na­tal pa­ra cre­cer co­mo em­pre­sa­ria y co­mo per­so­na. Por for­tu­na, su fa­mi­lia la apo­yó al acom­pa­ñar­la a Nue­va York, don­de re­si­de “Cuan­do cre­cí des­cu­brí un ca­fé in­ter­net, no me per­mi­tían en­trar por­que era ni­ña” La ima­gi­na­ción es po­de­ro­sa, no se den por ven­ci­dos ni por ven­ci­das, hay que ser re­sis­ten­tes con sus sueños”

Cre­cer en Af­ga­nis­tán de fi­na­les del si­glo XX no fue sen­ci­llo, y me­nos pa­ra una mu­jer. Una so­cie­dad que deja a las mu­je­res la úni­ca op­ción de ser es­po­sa su­mi­sa, y va­mos, ni si­quie­ra la opor­tu­ni­dad de ele­gir a su ma­ri­do. De ser em­pren­de­do­ra, me­jor ni ha­bla­mos.

A es­te es­ce­na­rio se en­fren­tó Ro­ya Mah­boob, quien a sus 29 años pue­de pre­su­mir al­go que muy po­cas per­so­nas pue­den, ser la fun­da­do­ra de una em­pre­sa de tec­no­lo­gía, Afg­han Ci­ta­del Soft­wa­re, que al año fac­tu­ra 400 mil eu­ros.

El ca­mino pa­ra lo­grar eso no fue sen­ci­llo, ya que Ro­ya tu­vo que pa­sar por mu­chos tra­gos amar­gos co­mo el exi­lio de su país o la frus­tra­ción de no te­ner con quién tra­ba­jar pa­ra crear su em­pre­sa, pe­ro al fi­nal del día ya pue­de pre­su­mir que for­mó par­te del pri­mer equi­po af­gano en par­ti­ci­par en una competencia in­ter­na­cio­nal de ro­bó­ti­ca y que apa­re­ció en la lis­ta de las 100 per­so­nas más in­flu­yen­tes del mun­do de la re­vis­ta Ti­me en su edi­ción 2013.

“La ima­gi­na­ción es po­de­ro­sa, no se den por ven­ci­dos ni por ven­ci­das, hay que ser re­sis­ten­tes con sus sueños”, di­ce sin ti­tu­bear cuan­do pla­ti­có con El Sol de Mé­xi­co.

De vi­si­ta en nues­tro país, Ro­ya Mah­boob tu­vo la opor­tu­ni­dad de ha­blar con alum­nos de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na de la Ciudad de Mé­xi­co, y ahí tam­bién apro­ve­chó pa­ra con­ver­sar con me­dios de co­mu­ni­ca­ción a quie­nes re­la­tó có­mo fue el ca­mino pa­ra con­ver­tir­se en un re­gen­te no só­lo de la tec­no­lo­gía, sino de las mu­je­res de me­dio orien­te que quie­ren ser más que una es­po­sa en­ce­rra­da en ca­sa.

“Fue­ron tres ba­rre­ras las que tu­ve que afron­tar, la pri­me­ra fue el ca­pi­tal pa­ra po­ner la em­pre­sa, la se­gun­da fue li­diar con la co­rrup­ción y con el Go­bierno que ha­bía, y la ter­ce­ra fue la ba­rre­ra tec­no­ló­gi­ca, ya que no ha­bía gen­te pre­pa­ra­da”, di­jo en en­tre­vis­ta con El Sol de Mé­xi­co.

Mah­boob re­cuer­da que cuan­do ella era ni­ña, los ta­li­ba­nes lle­ga­ron a su al­dea y co­men­za­ron a que­mar li­bros. Una es­ce­na que re­cuer­da con tris­te­za, pe­ro en su mo­men­to en lu­gar de hun­dir­la, la hi­zo com­pren­der que la ima­gi­na­ción era más fuerte que los obs­tácu­los.

Así, co­mo si se tra­ta­ra de una es­ce­na de la no­ve­la “Fah­ren­heit 451”, la al­dea de Ro­ya se ha­bía quedado sin li­bros, o al me­nos eso pen­sa­ron los ta­li­ba­nes, ya que Ro­ya lo­gró con­se­guir al­gu­nos li­bros vie­jos pa­ra leer­los. Sin em­bar­go, el gran cam­bio lle­gó a la edad de 16 años cuan­do des­cri­bió el in­ter­net.

“Mi via­je a la tec­no­lo­gía na­ció en mi ima­gi­na­ción. No que­ría acep­tar que mi sue­ño era cre­cer y vol­ver­me es­po­sa de al­guien, só­lo te­nía li­bros vie­jos y sueños. Cuan­do cre­cí des­cu­brí un ca­fé in­ter­net, no me per­mi­tían en­trar por­que era ni­ña, has­ta que un día, an­tes de que abrie­ran, me de­ja­ron en­trar y vi to­do lo que ha­bía ima­gi­na­do”, pla­ti­có du­ran­te un en­cuen­tro con alum­nos de Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na.

En una so­cie­dad to­tal­men­te ma­chis­ta co­mo la af­ga­na, el in­ter­net se vol­vió una

ven­ta­na pa­ra el mun­do, uno que se­gún Ro­ya era exac­ta­men­te co­mo se lo ha­bía ima­gi­na­do des­de que ho­jea­ba li­bros vie­jos que su fa­mi­lia con­ser­vó de la que­ma.

Sa­be­do­ra que lo que ella se ha­bía ima­gi­na­do era lo co­rrec­to, aho­ra se en­fren­ta­ría a su cruel reali­dad: las mu­je­res en Af­ga­nis­tán no po­dían ni si­quie­ra pen­sar en ser in­de­pen­dien­tes en su ho­gar, mu­cho me­nos as­pi­rar a una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria.

Aho­ra, un par de años des­pués de lle­gar al con­ti­nen­te ame­ri­cano, Ro­ya no se ha ol­vi­da­do de sus orí­ge­nes. Con las ga­nan­cias de su em­pre­sa fun­dó Di­gi­tal Ci­tizn Fund, una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a edu­car a las ni­ñas af­ga­nas por me­dio de la tec­no­lo­gía, con la es­pe­ran­za de que su his­to­ria se re­pli­que cien­tos de ve­ces.

Pa­ra Ro­ya la tec­no­lo­gía no es só­lo una pan­ta­lli­ta en la pal­ma de tu mano, sino la opor­tu­ni­dad de entender que afue­ra de tu ca­sa, de tu co­mu­ni­dad, hay cien­tos de per­so­nas que tie­nen la mis­ma idea, los mi­mos sueños que tú, y si se en­cuen­tran en un pun­to, pue­den tra­ba­jar jun­tos pa­ra al­can­zar los sueños.

Y es su men­sa­je que deja a los me­xi­ca­nos, que la tec­no­lo­gía bien apli­ca­da es la puer­ta pa­ra el de­sa­rro­llo, pa­ra que ni­ñas y ni­ños pue­dan cum­plir sus sueños, por más le­ja­nos que sean. Y lo di­ce una mu­jer af­ga­na que de­sa­fió su en­torno pa­ra con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te de la in­dus­tria.

/ALEJANDRO AGUI­LAR

Li­dió con no te­ner con quién tra­ba­jar pa­ra su em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.