Acer­ca de cro­nis­tas e his­to­ria­do­res

El Sol de Hidalgo - - Local - Luis Co­rra­les Vi­var Sep­tiem­bre de 2018

Atra­vés de los tiempos, hay una serie de es­cri­to­res que han de­ja­do tes­ti­mo­nio de acon­te­ci­mien­tos su­ce­di­dos en de­ter­mi­na­das épo­cas, y que sin sus es­cri­tos y li­bros no se po­dría entender es­tos. Son his­to­ria­do­res y cro­nis­tas in­dis­pen­sa­bles de leer cuan­do se escriben his­to­rias de de­ter­mi­na­das épo­cas y lu­ga­res de Mé­xi­co.

De acuer­do con los ma­nua­les de redacción de los pri­me­ros gran­des dia­rios ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos, el cro­nis­ta de­be ex­po­ner en el pri­mer pá­rra­fo qué ocu­rrió, cuán­do ocu­rrió, dón­de ocu­rrió, có­mo ocu­rrió. El res­to de la cró­ni­ca se­rá una am­plia­ción del bre­ve re­la­to ini­cial, en or­den de­cre­cien­te de im­por­tan­cia. El tra­ba­jo del cro­nis­ta es al­ta­men­te va­lo­ra­do por la ca­pa­ci­dad de cap­ta­ción de lo más im­por­tan­te o no­ve­do­so en un su­ce­so y de los de­ta­lles que re­sul­ten sig­ni­fi­ca­ti­vos o emo­cio­nal­men­te im­pac­tan­tes.

Los Cro­nis­tas de aho­ra, son los his­to­ria­do­res del ma­ña­na. En mi opi­nión to­dos los Cro­nis­tas tie­nen fa­cul­ta­des y vo­ca­ción de his­to­ria­do­res. Pa­ra es­cri­bir de los tiempos ac­tua­les, tie­nen la obli­ga­ción de co­no­cer lo que ha su­ce­di­do en el pa­sa­do

La la­bor del Cro­nis­ta por tan­to es su­bli­me y no­ta­ble, pe­ro tam­bién su­fri­da, por­que cau­sa te­mor y cau­sa en­vi­dias en­tre sus pro­pios co­te­rrá­neos. Sin em­bar­go, el Cro­nis­ta de­be de se­guir su vo­ca­ción con o sin nom­bra­mien­to, con o sin re­mu­ne­ra­ción. No es jus­to que el Cro­nis­ta gas­te de su pe­cu­lio pa­ra las la­bo­res pro­pias del ofi­cio. Los Al­cal­des se dis­tin­guen cuan­do atien­den eco­nó­mi­ca­men­te al cro­nis­ta y se de­nos­tan so­los cuan­do des­pre­cian y obs­ta­cu­li­zan su la­bor. En des­car­go de es­tas in­jus­ti­cias di­re­mos que afor­tu­na­da­men­te los Cro­nis­tas son vi­ta­li­cios y los Al­cal­des, du­ran só­lo tres ó cua­tro años.

Las fuen­tes de la His­to­ria son muy va­ria­das, pe­ro al mis­mo tiem­po son in­dis­pen­sa­bles, un His­to­ria­dor pa­ra ob­te­ner res­pe­to a su pro­fe­sión o a su vo­ca­ción tie­ne que te­ner fa­mi­lia­ri­dad con las fuen­tes his­tó­ri­cas pa­ra ha­cer de su tra­ba­jo una la­bor creí­ble y acep­ta­ble. Cuan­do no usa­mos las fuen­tes, nues­tro re­la­to se con­vier­te en no­ve­la o cuen­to.

Una fuen­te his­tó­ri­ca muy im­por­tan­te es el aná­li­sis y el es­tu­dio de las fo­to­gra­fías an­ti­guas, que nos en­se­ñan mu­chas ve­ces más que los es­cri­tos, ya lo di­ce el re­frán chino: “Una ima­gen di­ce más que mil pa­la­bras.” Quien es­tu­die la fo­to­gra­fía an­ti­gua, es­tá ad­qui­rien­do mu­chos co­no­ci­mien­tos del te­ma. Re­cor­de­mos que Pa­chu­ca es la se­de de la Fo­to­te­ca Na­cio­nal, ubi­ca­da en el Cen­tro Cul­tu­ral San Fran­cis­co.

He­mos afir­ma­do que una de las fuen­tes que no de­be­mos pa­sar por al­to son los edi­fi­cios an­ti­guos, por­que su di­se­ño, cons­truc­ción, ma­te­ria­les y sus ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas son tes­ti­gos de la his­to­ria y la épo­ca en que se cons­tru­yen, so­bre to­do los edi­fi­cios que se iden­ti­fi­can con una eta­pa de la his­to­ria del lu­gar o aque­llos que han si­do pro­ta­go­nis­tas es­pa­cia­les de acon­te­ci­mien­tos im­por­tan­tes. To­do es­to es en re­fe­ren­cia a que el pa­sa­do 12 de Sep­tiem­bre fue el Día del His­to­ria­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.