Da­vid Cár­de­nas

El Tem­plo de La Pro­fe­sa y el Ac­ta de In­de­pen­den­cia

El Sol de Hidalgo - - Portada - Da­vid Cár­de­nas

El Tem­plo de la Con­gre­ga­ción del Ora­to­rio de San Fe­li­pe Ne­ri de Mé­xi­co, co­no­ci­do co­mo La Pro­fe­sa, es una im­po­nen­te y so­bria cons­truc­ción en las ca­lles Ma­de­ro e Isa­be­la Ca­tó­li­ca, CDMX. La Pro­fe­sa sus­ti­tu­yó a la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na cuan­do, de­bi­do a la Gue­rra Cris­te­ra, és­ta ce­rró sus puer­tas bre­ve­men­te en 1926.

Los orí­ge­nes del tem­plo se re­mon­tan al si­glo XVI y su cons­truc­ción se ex­tien­de has­ta 1720 con los trabajos de re­cons­truc­ción su­per­vi­sa­dos por Pe­dro de Arrieta, ar­qui­tec­to de la pri­me­ra Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe.

Uno de los te­so­ros his­tó­ri­cos que res­guar­da La Pro­fe­sa es una co­pia del Ac­ta de Con­su­ma­ción de In­de­pen­den­cia de 1821, la cual fir­ma­ron Agus­tín de Itur­bi­de y Ma­tías Mon­tea­gu­do. Am­bos par­ti­ci­pa­ron en la lla­ma­da Con­ju­ra de La Pro­fe­sa y se vol­vie­ron per­so­na­je cla­ve del mo­vi­mien­to de In­de­pen­den­cia na­cio­nal.

Mon­tea­gu­do fue uno de los gran­des opo­si­to­res a la in­de­pen­den­cia de la Nue­va Es­pa­ña, pe­ro cuan­do el rey Fer­nan­do VII se vio obli­ga­do a ju­rar la cons­ti­tu­ción de Cá­diz el 07 de mar­zo de 1820, los al­tos miem­bros del clé­ri­go de la Nue­va Es­pa­ña no ocul­ta­ron su dis­gus­to por es­ta cons­ti­tu­ción, ya que al ser una cons­ti­tu­ción li­be­ral pro­cu­ra­ba li­ber­tad de pen­sa­mien­to, de pren­sa, la igual­dad en­tre los ciu­da­da­nos, y la di­vi­sión de po­de­res, en­tre mu­chas otra co­sas.

To­do es­to lle­vó a Ma­tías de Mon­tea­gu­do a que jun­to con otros al­tos miem­bros del cle­ro, co­mo Ruiz Ca­ba­ñas, en­tre otros, idea­ra la for­ma de se­pa­rar la Nue­va Es­pa­ña de la Es­pa­ña eu­ro­pea.

Pa­ra es­to re­que­rían a al­guien que eje­cu­ta­ra mi­li­tar­men­te la in­de­pen­den­cia de la Nue­va Es­pa­ña, un hom­bre que de­rro­ta­ra a Gue­rre­ro y ac­to se­gui­do, al con­su­mar la in­de­pen­den­cia, res­pe­ta­ra los in­tere­ses cle­ri­ca­les. El ele­gi­do fue Agus­tín de Itur­bi­de, que era un crio­llo ape­ga­do com­ple­ta­men­te a la re­li­gión ca­tó­li­ca.

Al to­mar es­ta de­ci­sión, la in­de­pen­den­cia de Mé­xi­co era ya prác­ti­ca­men­te un he­cho, so­lo fal­ta­ba de­rro­tar a Vi­cen­te Gue­rre­ro.

Itur­bi­de, al no lo­grar de­rro­tar a Gue­rre­ro, en sus pri­me­ros com­ba­tes op­tó por ha­cer un arre­glo amis­to­so con el in­de­pen­den­tis­ta. El acuer­do es co­no­ci­do co­mo el Plan de Igua­la, fir­ma­do el 21 de fe­bre­ro de 1821, me­dian­te el que se de­cla­ra­ba la in­de­pen­den­cia con un ré­gi­men mo­nár­qui­co, así co­mo la re­li­gión ca­tó­li­ca co­mo ofi­cial, to­do es­to dan­do a su vez co­mo re­sul­ta­do la fir­ma de los tra­ta­dos de Cór­do­ba el 24 de agos­to de 1821 en­tre Juan O’Do­no­jú e Itur­bi­de, se­llan­do con es­to la in­de­pen­den­cia de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.