Ve­ró­ni­ca Callejas

El Sol de Hidalgo - - Portada - Ve­ró­ni­ca Callejas Cruz

Bien sa­be­mos que las cau­sas de la obe­si­dad son muy di­ver­sas. El con­su­mo ex­ce­si­vo de ali­men­tos re­pre­sen­ta un fac­tor fun­da­men­tal. Cuan­do el con­su­mo se tor­na com­pul­si­vo y des­con­tro­la­do, a me­nu­do se lo con­si­de­ra una "adic­ción ali­men­ta­ria"; es­te con­cep­to, sin em­bar­go, ha mo­ti­va­do mu­cho de­ba­te, tan­to en tér­mi­nos clí­ni­cos co­mo cien­tí­fi­cos.

La adic­ción a los ali­men­tos, in­clu­so en au­sen­cia de con­se­cuen­cias des­fa­vo­ra­bles, so­cia­les y so­bre la sa­lud, pa­re­ce re­fle­jar el patrón adic­ti­vo a cier­tos com­po­nen­tes de la die­ta y es si­mi­lar al com­por­ta­mien­to adic­ti­vo pa­ra otras sus­tan­cias. Tan­to los ali­men­tos co­mo los fár­ma­cos in­du­cen to­le­ran­cia en el trans­cur­so del tiem­po, de mo­do que se re­quie­ren can­ti­da­des más im­por­tan­tes pa­ra al­can­zar o man­te­ner la in­to­xi­ca­ción o la sa­cie­dad.

En am­bos ca­sos, tam­bién, la in­te­rrup­ción del con­su­mo se aso­cia con sín­to­mas de abs­ti­nen­cia, co­mo dis­trés o dis­fo­ria. La in­ci­den­cia de re­caí­das es co­mún en am­bas si­tua­cio­nes. De­bi­do a que los sín­to­mas vin­cu­la­dos con la adic­ción a los ali­men­tos son si­mi­la­res a los de­fi­ni­dos en el Diag­nos­tic and Sta­tis­ti­cal Ma­nual of Men­tal Di­sor­ders (cuar­ta edi­ción) pa­ra el abu­so de sus­tan­cias y la de­pen­den­cia, al­gu­nos gru­pos con­si­de­ran que la adic­ción a los ali­men­tos de­be­ría con­si­de­rar­se una en­fer­me­dad psi­quiá­tri­ca.

Clá­si­ca­men­te, el tér­mino de adic­ción se uti­li­zó pa­ra aque­llas sus­tan­cias que in­du­cen la ac­ti­va­ción de las vías me­so­lím­bi­cas de la re­com­pen­sa; sin em­bar­go, más re­cien­te­men­te el con­cep­to fue am­plia­do, de mo­do que ac­tual­men­te in­clu­ye los “com­por­ta­mien­tos adic­ti­vos”. De he­cho, el sis­te­ma me­so­lím­bi­co aso­cia­do con la re­com­pen­sa tam­bién es ac­ti­va­do por ac­ti­vi­da­des placenteras adic­ti­vas.

ALI­MEN­TOS ADIC­TI­VOS

Se ha su­ge­ri­do que los ali­men­tos más ape­ti­to­sos, por ejem­plo los muy dul­ces, los muy sa­la­dos y aque­llos con al­to con­te­ni­do de gra­sas, son ca­pa­ces de ge­ne­rar un com­por­ta­mien­to adic­ti­vo, si­mi­lar al que in­du­cen cier­tas dro­gas. Si bien es­te fe­nó­meno pu­do ha­ber si­do be­ne­fi­cio­so en otros tiem­pos, por la con­ver­sión rá­pi­da en ener­gía, en las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes, el en­torno ali­men­ti­cio ha va­ria­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. Las nue­vas tec­no­lo­gías mo­di­fi­can cier­tos pro­duc­tos con la fi­na­li­dad de ha­cer­los más "agra­da­bles" y com­pe­ti­ti­vos en el mer­ca­do. En es­te ca­so, la ca­pa­ci­dad de brin­dar re­com­pen­sa tam­bién se in­cre­men­ta. Los ali­men­tos hi­per­ca­ló­ri­cos y ri­cos en gra­sas son, en la ac­tua­li­dad, muy abun­dan­tes y muy ac­ce­si­bles en nues­tra so­cie­dad. A di­fe­ren­cia de las dro­gas de uso ilí­ci­to, el con­su­mo de ali­men­tos es re­la­ti­va­men­te eco­nó­mi­co y le­gal, con lo cual se fa­vo­re­cen, de ma­ne­ra im­por­tan­te, las con­duc­tas adic­ti­vas re­la­cio­na­das. Ca­be men­cio­nar que no to­das las per­so­nas que con­su­men dro­gas se tor­nan adic­tas; de la mis­ma ma­ne­ra, no to­dos los in­di­vi­duos ex­pues­tos a ali­men­tos ri­cos en ca­lo­rías y gra­sas adop­tan un com­por­ta­mien­to adic­ti­vo.

La vul­ne­ra­bi­li­dad tam­bién pue­de re­la­cio­nar­se con los ras­gos de la per­so­na­li­dad. En es­te con­tex­to, los su­je­tos obe­sos tien­den a ser más sen­si­bles a la re­com­pen­sa y el cas­ti­go y a pre­sen­tar con­duc­tas más im­pul­si­vas, por me­ca­nis­mos que di­fie­ren de aque­llos que mo­ti­van la in­ges­ta fi­sio­ló­gi­ca de ali­men­tos. Los ali­men­tos muy ape­ti­to­sos, al igual que otras sus­tan­cias adic­ti­vas, pue­den ge­ne­rar pla­cer y re­du­cir el do­lor. Tam­bién se ha vis­to que la in­ges­ta de ali­men­tos pue­de uti­li­zar­se co­mo un mé­to­do de au­to­me­di­ca­ción, en res­pues­ta a los es­ta­dos emo­cio­na­les ne­ga­ti­vos, co­mo la de­pre­sión, la an­sie­dad, la so­le­dad, el abu­rri­mien­to, el enojo y los con­flic­tos in­ter­per­so­na­les.

Las elec­cio­nes per­so­na­les tam­bién ex­pli­can por qué un sub­gru­po de pa­cien­tes con obe­si­dad per­pe­túa el con­flic­to que ge­ne­ra el se­guir co­mien­do o de­ja de ha­cer­lo. Si se acep­ta que la obe­si­dad es una adic­ción, el abor­da­je de los su­je­tos con obe­si­dad de­be­ría mo­di­fi­car­se con­si­de­ra­ble­men­te; de he­cho, la bús­que­da de adic­cio­nes de­be­ría for­mar par­te obli­ga­da del es­tu­dio de es­tos pa­cien­tes. Las cau­sas de la obe­si­dad son com­ple­jas y es­pe­cí­fi­cas pa­ra ca­da per­so­na; en al­gu­nos in­di­vi­duos, po­dría re­fle­jar una con­duc­ta adic­ti­va. ¡¡¡Ba­je de pe­so e ini­cie un nue­vo estilo de vi­da!!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.