Re­cu­pe­ra el so­ni­do que lo rein­ven­tó

An­drés Ca­la­ma­ro pre­sen­ta el ál­bum Car­gar la suer­te, en el que ex­pe­ri­men­ta sin per­der su esen­cia

El Sol de Irapuato - - Gossip - ROSALINDA PA­LO­ME­QUE

Son 12 can­cio­nes co­mo 12 com­ba­tes de una pelea de box”

Cua­tro dé­ca­das des­pués de ha­ber gra­ba­do su pri­mer dis­co ca­si por ca­sua­li­dad con el pro­yec­to Raí­ces, la ban­da ar­gen­tino-uru­gua­ya de rock y can­dom­be, An­drés Ca­la­ma­ro pre­sen­ta Car­gar la suer­te, un ál­bum so­bre el que él mis­mo di­ce “tie­ne po­de­río ins­tru­men­tal” y ase­gu­ra que se­rá uno de los más im­por­tan­tes de su ca­rre­ra.

“Es­pe­ro que el dis­co trans­pi­re ese buen áni­mo con el que lo gra­ba­mos”, ex­pli­ca el ar­gen­tino al agre­gar que se tra­ta de un tra­ba­jo es­pe­cial que se re­sol­vió en el es­tu­dio só­lo en cua­tro días. Aun­que el tra­ba­jo crea­ti­vo fue más ar­duo, pues pri­me­ro cons­tru­yó las le­tras de las 12 can­cio­nes que lo in­te­gran y ape­nas ha­ce 10 me­ses em­pe­zó a po­ner la mú­si­ca a ca­da te­ma jun­to con su ami­go Ger­mán Wie­de­mer.

Un hip hop, una ran­che­ra, un rock pro­fun­do… An­drés Ca­la­ma­ro se da la li­cen­cia de ex­pe­ri­men­tar, pe­ro sin per­der el so­ni­do con el que se rein­ven­tó ha­ce 20 años con su dis­co Al­ta su­cie­dad, con esos ver­sos cí­ni­cos, pe­ro sin­ce­ros de te­mas co­mo Crí­me­nes

per­fec­tos, Fla­ca o Me­dia Ve­ró­ni­ca.

Se pal­pa en el nue­vo tra­ba­jo ese se­llo ca­rac­te­rís­ti­co que lo con­vir­tió en uno de los can­tau­to­res roc­ke­ros más se­gui­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca al es­cu­char te­mas co­mo Ver­da­des afi­la­das, Trán­si­to len­to, Cuar­te­les de in­vierno o Las ri­mas, és­te úl­ti­mo su fa­vo­ri­to, un hip hop, su te­ma más per­so­nal al que in­ten­tó dar­le un rit­mo de ba­la­da, pe­ro los beats lo vol­vie­ron a atra­par.

El roc­ke­ro ar­gen­tino es­tá de vuel­ta y lo ha­ce año­ran­do esa épo­ca en la que el dis­co fí­si­co era co­mo un te­so­ro, pe­ro se adap­ta a los nue­vos li­nea­mien­tos, aun­que sin­ce­ro se­ña­la “ni si­quie­ra sé có­mo es el éxi­to de un dis­co hoy en día. Aho­ra la suer­te pa­ra un dis­co es que al­guien se to­me el tra­ba­jo de es­cu­char­lo en­te­ro”.

Ca­la­ma­ro se pre­sen­ta tal cuál es y lo ha­ce con una ac­ti­tud que lo dis­po­ne a la char­la, a com­par­tir par­te de su vi­da, de sus pre­fe­ren­cias mu­si­ca­les e in­clu­so de sus pa­sio­nes de­por­ti­vas: el box y el fut­bol.

Y en­te­ra­do de que Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na, uno de sus ído­los, es­tá en Mé­xi­co in­ten­tan­do dar­le nue­va vi­da al equi­po Do­ra­dos de Si­na­loa, co­men­tó que “si lo hu­bié­ra­mos pen­sa­do, no lo hu­bié­ra­mos ima­gi­na­do tan re­don­do… Die­go en Si­na­loa”.

An­drés se­ña­ló que se man­tie­ne en con­tac­to con el ex­fut­bo­lis­ta y al en­te­rar­se que lle­ga­ba a Mé­xi­co le es­cri­bió “unas ri­mas, un co­rri­do que le en­vié co­mo bien­ve­ni­da”, se­ña­ló.

Tam­bién se sin­ce­ra y no re­pa­ra al com­par­tir que en los úl­ti­mos dos años no só­lo em­pe­zó a en­tre­nar bo­xeo, “que se con­vir­tió en más que un en­tre­na­mien­to pa­ra mí”, sino que a la vez apren­dió la di­fe­ren­cia en­tre es­tar so­lo y ser sol­te­ro.

“Con la so­le­dad se con­vi­ve y es in­tere­san­te lo que pa­sa cuan­do nos ha­ce­mos sus ami­gos. Uno se con­vier­te en una per­so­na in­su­fri­ble. La so­le­dad se con­vier­te en una es­pe­cie de pan­ta­lón su­cio que nos vol­ve­mos a po­ner por­que nos re­sul­ta có­mo­do”, se­ña­la.

El pró­xi­mo 2 de no­viem­bre se­rá el lan­za­mien­to en for­ma­to fí­si­co y di­gi­tal de Car­gar la suer­te, del que ya es­tá dis­po­ni­ble Ver­da­des afi­la­das.

/ALEJANDRO AGUI­LAR

El roc­ke­ro vuel­ve a la car­ga con un ma­te­rial en el que re­fren­da su es­ti­lo mu­si­cal y le­trís­ti­co y se atre­ve con un hip hop y una ran­che­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.