eD­secs­cuubbrren lca­loi­de al­ca­loi­de ne­naa­la­la­crán

El in­ves­ti­ga­dor Lou­ri­val Pos­sa­ni en­con­tró en Hi­dal­go la es­pe­cie que con­tie­ne la sus­tan­cia que es la ba­se de la mor­fi­na

El Sol de Mazatlan - - Especial -

Con 40 años de tra­ba­jo cien­tí­fi­co pa­ra de­ter­mi­nar la es­truc­tu­ra de ve­ne­nos de ala­cra­nes de Mé­xi­co y de 16 países, el in­ves­ti­ga­dor Lou­ri­val Pos­sa­ni Pos­tay des­cu­brió que el de la es­pe­cie Me­ga­cor­mus ger­ts­chi es úni­co en el mun­do, pues con­tie­ne un al­ca­loi­de si­mi­lar al que pro­du­cen las plan­tas y que es la ba­se de la mor­fi­na.

En el país exis­ten más de 280 es­pe­cies de ala­cra­nes, y 16 de ellas son con­si­de­ra­das ve­ne­no­sas. Pa­ra ocho de las es­pe­cies ve­ne­no­sas más im­por­tan­tes, el Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía (IBt) de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), desa­rro­lla an­ti­ve­ne­nos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

La má­xi­ma ca­sa de es­tu­dios in­for­mó que es­te des­cu­bri­mien­to mar­ca nue­vas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción, pues el si­guien­te pa­so es sa­ber cuál es su fun­ción.

Lou­ri­val Pos­sa­ni, in­ves­ti­ga­dor emé­ri­to del IBt, ex­pli­có que en un ini­cio pen­sa­ron que el al­ca­loi­de po­dría ser uti­li­za­do por el ala­crán co­mo in­sec­ti­ci­da, pa­ra sub­yu­gar a sus presas, pe­ro en las pri­me­ras prue­bas no mos­tró ser tó­xi­co pa­ra otros in­sec­tos.

“Al­gu­nos ani­ma­les ad­quie­ren los al­ca­loi­des de su die­ta, co­mo las ra­nas, que en su piel tie­nen tó­xi­cos pa­ra de­fen­der­se de los de­pre­da­do­res; pe­ro en el ca­so del ala­crán el al­ca­loi­de só­lo es­tá en su ve­neno”, pre­ci­só el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Los pri­me­ros aná­li­sis in­di­can que el al­ca­loi­de del ala­crán hi­dal­guen­se con­tie­ne va­ni­lli­na e his­ta­mi­na, dos com­pues­tos uti­li­za­dos por la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca co­mo aro­ma­ti­zan­te y con­tra al­gu­nas aler­gias, res­pec­ti­va­men­te, por lo que se­ría un can­di­da­to po­ten­cial pa­ra el desa­rro­llo de nue­vos me­di­ca­men­tos.

El aca­dé­mi­co de la UNAM des­ta­có que “es la pri­me­ra vez que se re­por­ta que la mi­tad del ve­neno tie­ne un al­ca­loi­de, sus­tan­cia muy pa­re­ci­da a la que pro­du­cen las plan­tas, a ve­ces tó­xi­ca, que les sir­ve pa­ra de­fen­der­se de los de­pre­da­do­res y que es la ba­se de dro­gas co­mo la co­caí­na y la mor­fi­na”. Agre­gó que el com­pues­to es si­mi­lar al que uti­li­zan las plan­tas pa­ra con­tro­lar la pre­sión san­guí­nea. “Es­ta­mos tra­tan­do de ave­ri­guar si el ala­crán lo usa pa­ra cal­mar a sus presas, pa­ra de­fen­der­se o pa­ra apa­rear­se; por­que en mu­chas oca­sio­nes si no cal­ma a la hem­bra, és­ta se ali­men­ta de él”, co­men­tó.

Es­te ve­neno es una sus­tan­cia de ami­noá­ci­dos o la­dri­llos quí­mi­cos, que dan ori­gen a pép­ti­dos, en­zi­mas y pro­teí­nas. Co­mo par­te de su in­ves­ti­ga­ción, el tam­bién ga­na­dor del Pre­mio Na­cio­nal de Cien­cias y Ar­tes 1996 y 2016 re­cien­te­men­te se dio a la ta­rea de re­vi­sar la es­truc­tu­ra y fun­ción de los com­pues­tos que no for­man par­te del ve­neno de es­tos arác­ni­dos y de­ci­dió co­men­zar con el de Me­ga­cor­mus ger­ts­chi.

El des­cu­bri­mien­to

mar­ca nue­vas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción, pues el si­guien­te pa­so es sa­ber cuál es su fun­ción

/NO­TI­MEX

Se desa­rro­lla an­ti­ve­neno de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción con ocho de las es­pe­cies ve­ne­no­sas más im­por­tan­tes En la pun­ta de la co­la tie­ne un agui­jón por don­de in­yec­ta el ve­neno ME­GA­COR­MUS GER­TS­CHI El al­ca­loi­de del ala­crán hi­dal­guen­se con­tie­ne com­pues­tos uti­li­za­dos por la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y se­ría un can­di­da­to po­ten­cial pa­ra el desa­rro­llo de nue­vos me­di­ca­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.