VI­DEO

El Sol de Mazatlan - - Circulos -

per­so­na­je de la edu­ca­ción en nues­tro Puer­to, la pro­fe­so­ra Agus­ti­na Monterde La­far­ga, a quien tu­ve el pri­vi­le­gio de co­no­cer, ad­mi­rar y res­pe­tar. Yo hi­ce una pe­que­ña in­tros­pec­ción en mi vi­da, y di­je bueno, por qué, creo que fui muy fa­vo­re­ci­da des­de ni­ña. Tu­ve una ma­dre muy ge­ne­ro­sa que me in­cul­có que de­bía­mos ayu­dar a los de­más.

Pos­te­rior­men­te me ro­deé siem­pre de maes­tros ge­ne­ro­sos que igual­men­te me in­cul­ca­ron que te­nía­mos que apor­tar al­go a los de­más. To­do es­to te da la pau­ta a se­guir en la vi­da. Lle­go a una fa­mi­lia, don­de la ge­ne­ro­si­dad se en­fo­có a Cruz Ro­ja, con la lle­ga­da de Lu­ci­la, mi cu­ña­da, de la Ciu­dad de Mé­xi­co, con quien es­tu­ve siem­pre en­tre­ga­da hombro con hombro.

Des­pués se hi­zo el hos­pi­tal, que aho­ra re­mo­de­lan. Y ac­tual­men­te soy la Da­ma Vo­lun­ta­ria más an­ti­gua. Tu­ve la for­tu­na de es­tar con mis com­pa­ñe­ras, aquí nues­tra pri­me­ra da­ma for­mó par­te de es­te equi­po, de nues­tro que­ri­do ProMé­xi­co, en sus pro­gra­mas de edu­ca­ción, de sa­lud, ya ter­mi­nó su ci­clo, pe­ro que­da la amis­tad”, re­cor­dó ade­más a su es­po­so, Ca­mi­lo Ga­briel Me­drano Ol­me­do, quien siem­pre la apo­yó y re­cien­te­men­te fa­lle­ció. Y fi­na­li­zó pi­dien­do, “Ayu­den a Cruz Ro­ja, ése es mi men­sa­je”.

Sin du­da, una ma­ña­na car­ga­da de grandes emo­cio­nes y dis­tin­cio­nes ga­na­das con em­pu­je, per­se­ve­ran­cia y amor. ¡Fe­li­ci­da­des, Li­chi­ta Free­man! FA­CE­BOOK, EL Sol de Ma­zatlán, che­ca en nues­tras re­des el mo­men­to de la en­tre­ga del re­co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.