Ma­le­fi­cio del en­deu­da­mien­to sin cre­ci­mien­to

El Sol de Mexico - - ANÁLISIS - ALEJO MAR­TÍ­NEZ

El mar­tes 19 se co­men­ta­ba en es­te es­pa­cio so­bre las pin­zas que ate­na­zan a las fi­nan­zas pú­bli­cas: por un la­do la des­me­su­ra­da deu­da pú­bli­ca y por el otro el des­co­mu­nal mon­to que se tie­ne que des­ti­nar a pen­sio­nes y ju­bi­la­cio­nes. Esas cre­cien­tes e in­elu­di­bles ero­ga­cio­nes han obli­ga­do a efec­tuar in­de­sea­bles y do­lo­ro­sas re­duc­cio­nes pre­su­pues­ta­les en ren­glo­nes vi­ta­les pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal, lo cual ha im­pli­ca­do no so­lo afec­tar la ur­gen­te jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va pa­ra una po­bla­ción con muy ele­va­do gra­do de de­sigual­dad, sino tam­bién fre­nar el ni­vel de in­ver­sio­nes y con ello el del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el em­pleo del país.

La si­tua­ción fi­nan­cie­ra del go­bierno ha lle­ga­do a tal de­te­rio­ro que pa­ra po­der cu­brir los gra­vo­sos 664 mil mi­llo­nes de pe­sos (mmp) del ser­vi­cio de la deu­da en 2018, que in­clu­yen in­tere­ses, amor­ti­za­ción de ca­pi­tal y co­mi­sio­nes, el go­bierno se ha vis­to cons­tre­ñi­do a se­guir pi­dien­do pres­ta­do pa­ra po­der pa­gar par­te de esa deu­da. Así se so­li­ci­tan pa­ra el PEF’2018 un en­deu­da­mien­to in­terno ne­to del go­bierno fe­de­ral has­ta por 470 mmp y un te­cho de en­deu­da­mien­to ne­to ex­terno de has­ta cin­co mil 500 mi­llo­nes de dó­la­res, lo cual su­ma un to­tal de 569 mil 550 mi­llo­nes de pe­sos. Es de­cir que pa­ra pa­gar la deu­da de­man­da­mos nue­vos prés­ta­mos que al­can­zan el 85.78% de ta­les pa­gos, de ma­ne­ra que so­lo li­qui­da­mos con re­cur­sos pro­pios me­nos del 15%. Ello cons­ti­tu­ye un cla­ro re­fle­jo de la de­plo­ra­ble si­tua­ción fi­nan­cie­ra pre­va­le­cien­te.

Se ha caí­do en tal si­tua­ción por­que, al igual que otras mu­chas na­cio­nes del mun­do desa­rro­lla­do y sub­de­sa­rro­lla­do, al tra­tar de su­pe­rar la lla­ma­da Gran Re­ce­sión que es­ta­lla­ra en 2008, se ha re­cu­rri­do a apli­car la pres­ti­gio­sa es­tra­te­gia key­ne­sia­na, a fin de evi­tar caer en una Gran De­pre­sión co­mo la que su­frió el mun­do a raíz de la gra­ve cri­sis ini­cia­da en 1929. En efec­to, se lo­gró elu­dir una gran de­pre­sión, pe­ro la ma­yo­ría de las eco­no­mías del pla­ne­ta no han po­di­do su­pe­rar es­ta Gran Re­ce­sión vi­gen­te, a pe­sar de que fie­les a las te­sis de Key­nes se ha re­cu­rri­do du­ran­te ca­si una dé­ca­da a im­pul­sar po­lí­ti­cas con­tra­cí­cli­cas, pro­pul­san­do el gas­to pú­bli­co a cos­ta de ele­va­dos ni­ve­les de en­deu­da­mien­to, lo cual no ha re­sul­ta­do tan fruc­tí­fe­ro co­mo teó­ri­ca­men­te se pre­veía.

¿Qué es lo que es­tá fa­llan­do en Mé­xi­co y en otras mu­chas na­cio­nes? La enor­me in­yec­ción de 57 bi­llo­nes de dó­la­res, con­traí­dos por la eco­no­mía mun­dial co­mo deu­da adi­cio­nal, so­lo en­tre 2008 y 2014, y que ele­va­ron la deu­da glo­bal pú­bli­ca y pri­va­da a 199 bi­llo­nes, se­gún es­ti­ma­cio­nes del McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te, re­pre­sen­ta­ba ya más de dos y me­dia ve­ces el PIB mun­dial, una pro­por­ción bas­tan­te ma­yor que la con­tra­ta­da por Mé­xi­co.

Una pro­ba­ble ex­pli­ca­ción de es­te fra­ca­so mun­dial ra­di­ca en el he­cho de que, co­mo muestran Pi­ketty y Saez, des­pués de 1929 la pro­por­ción del PIB que de­ten­ta­ba el 1% más acau­da­la­do de EU se de­rrum­bó, mien­tras que en la actualidad con­ti­núa pre­va­le­cien­do una cre­cien­te ten­den­cia ha­cia la con­cen­tra­ción del in­gre­so en muy re­du­ci­dos es­tra­tos cu­pu­la­res. La di­ná­mi­ca pro­pia de las ver­ti­gi­no­sas in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas con su cau­da de me­ca­ni­za­ción, au­to­ma­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción es­tá con­tri­bu­yen­do con sin­gu­lar efi­cien­cia ha­cia tal con­cen­tra­ción y al pro­gre­si­vo des­pla­za­mien­to de los em­pleos ru­ti­na­rios, con la con­se­cuen­te dis­mi­nu­ción de la de­man­da to­tal. Asun­to que ha ocu­pa­do par­tes im­por­tan­tes de es­te pri­vi­le­gia­do es­pa­cio.

La si­tua­ción fi­nan­cie­ra del go­bierno ha lle­ga­do a tal de­te­rio­ro que pa­ra po­der cu­brir el ser­vi­cio de la deu­da, el go­bierno se ha vis­to cons­tre­ñi­do a se­guir pi­dien­do pres­ta­do.

amar­ti­nezv@de­re­cho.unam.mx @Ale­joMVen­drell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.