Ri­ña en las gra­das de San Lá­za­ro

El PRI di­ce que sus dipu­tadas di­je­ron “eeehhh bru­tos”; Mo­re­na acu­sa que le­gis­la­do­res lle­ga­ron al­coho­li­za­dos

El Sol de Mexico - - NACIONAL - POR GA­BRIEL XANTOMILA

La ban­ca­da de Mo­re­na en la Cá­ma­ra de Dipu­tados exi­gió a las dipu­tadas del PRI que la ma­dru­ga­da del pa­sa­do vier­nes gri­ta­ron el “¡eeehhh pu­to!’,’ una dis­cul­pa pú­bli­ca al pue­blo de Mé­xi­co. Y tam­bién so­li­ci­ta­ron a la Me­sa Di­rec­ti­va apli­car el Có­di­go de Éti­ca que es­ta­ble­ce has­ta re­te­ner el pa­go de un día de sa­la­rio por mal com­por­ta­mien­to.

La coor­di­na­do­ra par­la­men­ta­ria Ro­cío Nah­le Gar­cía, tam­bién acu­só que esa ma­dru­ga­da –cuan­do se dis­cu­tía en lo par­ti­cu­lar el Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción 2018dipu­tados es­tu­vie­ron in­gi­rien­do be­bi­das al­cohó­li­cas, en­tre ellos, se­ña­ló a Ber­nar­dino Var­gas, del Par­ti­do Ver­de.

La dis­cu­sión lle­gó a tal ni­vel, que Mo­re­na abrió la po­si­bi­li­dad de que ha­ya al­coho­lí­me­tro an­tes de ca­da vo­ta­ción y un de­tec­tor de men­ti­ras.

Sin em­bar­go, Ber­nar­dino Var­gas, en con­fe­ren­cia con me­dios, re­cha­zó que él ha­ya es­ta­do al­coho­li­za­do, por el con­tra­rio, re­tó a la dipu­tada Nah­le Gar­cía a la prue­ba del po­lí­gra­fo pa­ra ver quién di­ce la ver­dad.

Mien­tras el coor­di­na­dor del PRI, Cé­sar Ca­ma­cho Qui­roz, res­pon­dió que esa ban­ca­da no acu­sa re­ci­bo de es­tos se­ña­la­mien­tos, “por­que mis com­pa­ñe­ras nun­ca gri­tan lo que di­cen que hi­cie­ron, la ex­pre­sión fue dis­tin­ta’.’

-¿Qué gri­ta­ron?

-Bru­to. En con­se­cuen­cia, pa­ra que ha­ya des­agra­vio, de­be ha­ber agra­vio. No­so­tros, al re­vés, es­ta­mos agra­via­dos por la ac­ti­tud gro­se­ra, fa­laz de quien es­ta­ba ha­cien­do uso de la pa­la­bra, al pun­to que nos pa­re­ce lo ele­men­tal el ha­ber­le pe­di­do que re­ti­ra­ra del re­gis­tro que obra­rá en los anales de las dis­cu­sio­nes de la Cá­ma­ra de Dipu­tados lo que ha­bía di­cho.

“Por­que, ade­más us­te­des que si­guen de cer­ca las dis­cu­sio­nes, po­drán ad­ver­tir que es­ta es una con­duc­ta in­ve­te­ra­da, que és­tas son po­si­cio­nes fre­cuen­tes que, pa­ra no­so­tros son inad­mi­si­bles. En con­se­cuen­cia, va­mos a se­guir­nos ci­ñen­do a la ley y al Có­di­go de Éti­ca que, por cier­to, fue im­pul­sa­do por una priis­ta y nos so­me­te­re­mos a cual­quier es­cru­ti­nio, pe­ro pa­ra que que­pa des­agra­vio, tie­ne que ha­ber agra­vio, el PRI no agra­vió a na­die’.’ Y es que la coor­di­na­do­ra de Mo­re­na en­cen­dió el de­ba­te –en tri­bu­na-des­de ini­cio de la se­sión en San Lá­za­ro; acu­sa­cio­nes e im­pug­na­cio­nes que se tras­la­da­ron a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que es­cu­cha­ron a las par­tes in­vo­lu­cra­das en con­fe­ren­cias.

El tema to­mó fuer­za cuan­do Ro­cío Nah­le des­li­zó que al­gu­nas dipu­tadas y dipu­tados es­ta­ban “me­dio en­to­na­dos” esa ma­dru­ga­da del vier­nes. La coor­di­na­do­ra exi­gió que no se in­sul­te la in­te­li­gen­cia de los me­xi­ca­nos, hay vi­deo, gra­ba­ción y aun así no son ca­pa­ces de te­ner la hu­mil­dad pa­ra sa­lir a dis­cul­par­se.

Re­cor­dó que el coor­di­na­dor del

LAU­RA LOV ERA

SE­SIÓN DEL vier­nes pa­sa­do en la que dipu­tadas del PRI gri­ta­ron a uno de sus co­le­gas de Mo­re­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.