UNI­DOS CON­TRA EL DE­LI­TO

El Sol de Mexico - - NACIONAL - ÉLFEGO BAU­TIS­TA PARDO

En tra­tán­do­se de de­re­chos humanos, abo­ga­dos, pe­rio­dis­tas, ciu­da­da­nos en ge­ne­ral, te­ne­mos cla­ra la obli­ga­ción del Es­ta­do de ga­ran­ti­zar­nos tan­to el ejer­ci­cio de los mis­mos, co­mo los me­dios pa­ra ha­cer­los ase­qui­bles, y cons­tan­te­men­te re­cla­ma­mos a au­to­ri­da­des el res­pe­to de nues­tros de­re­chos fun­da­men­ta­les.

No obs­tan­te de­ja­mos de la­do la obli­ga­ción que te­ne­mos de res­pe­tar los de­re­chos de nues­tros pa­res, aun­que el lí­mi­te del ejer­ci­cio de los de­re­chos de un in­di­vi­duo es el res­pe­to a los de­re­chos de otro, es de­cir ba­jo nin­gún su­pues­to es acep­ta­ble que un ser hu­mano li­mi­te, trans­gre­da o coar­te los de­re­chos de otro, má­xi­me que los de­re­chos humanos son pro­pios de to­da per­so­na y su prin­ci­pal fun­da­men­to es la dig­ni­dad de la mis­ma. Sin em­bar­go, es co­mún que­me­dian­te su com­por­ta­mien­to, el hom­bre so­ca­ve los de­re­chos del hom­bre, lo que es evi­den­te por la co­mi­sión de de­li­tos, que, la­men­ta­ble­men­te, ca­da día es más fre­cuen­te en el país.

Por des­gra­cia, aten­tar con­tra la vi­da, la li­ber­tad, el pa­tri­mo­nio y aun el li­bre de­sa­rro­llo si­co­se­xual, es par­te del mo­dus vi­ven­di de mi­les de me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros ra­di­ca­dos en el país, quie­nes ca­re­cen de con­si­de­ra­ción pa­ra los de­re­chos de sus víc­ti­mas pe­ro son los más elo­cuen­tes al exi­gir el res­pe­to a los su­yos cuan­do son so­me­ti­dos a pro­ce­so o re­clui­dos.

De­sa­for­tu­na­da­men­te nos en­con­tra­mos en un Es­ta­do en el cual la vio­la­ción de los de­re­chos humanos por par­te de los ciu­da­da­nos es co­sa del día a día. La si­tua­ción de­plo­ra­ble que vi­vi­mos en ma­te­ria de de­lin­cuen­cia es evi­den­te tan­to en el in­te­rior del país co­mo en es­ta ciudad; son ca­da vez más fre­cuen­tes los ro­bos a trans­por­te, a ca­sa ha­bi­ta­ción, se­cues­tros, vio­la­cio­nes, y qué de­cir de los fe­mi­ni­ci­dios, mal en­dé­mi­co que por su pro­pia na­tu­ra­le­za nos ha­ce du­dar de la ci­vi­li­dad en­tre nues­tra po­bla­ción y que nos alar­ma por su al­to nú­me­ro, aun­que los hom­bres son las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de ho­mi­ci­dio do­lo­so.

Si que­re­mos ci­fras al res­pec­to, el Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal Ciu­da­dano en su re­por­te so­bre de­li­tos de al­to im­pac­to men­cio­nó que en­tre ju­lio y agos­to se in­cre­men­ta­ron los de­li­tos de se­cues­tro, ex­tor­sión y ho­mi­ci­dio do­lo­so, que, en lo que va del año, agos­to fue el mes con ma­yor nú­me­ro de víc­ti­mas y, has­ta esa fe­cha, ca­da vein­tiún mi­nu­tos se ini­cia­ba una car­pe­ta, es de­cir lo que co­no­ce­mos co­mo in­ves­ti­ga­ción o in­da­ga­to­ria,

Es­tos nú­me­ros se vuel­ven más alar­man­tes cuan­do se pien­sa en la ci­fra ne­gra, es de­cir los de­li­tos que no se de­nun­cian, que se es­ti­ma son 72%, por­cen­ta­je que se in­cre­men­ta jus­ta­men­te en de­li­tos tan la­ce­ran­tes co­mo ex­tor­sión, vio­la­ción y se­cues­tro.

Si bien el in­cre­men­to de la de­lin­cuen­cia se atri­bu­ye al Es­ta­do por cuan­to ha­ce a fa­lla en pre­ven­ción del de­li­to y a las cau­sas so­cio­ló­gi­cas del mis­mo, vin­cu­la­das con la fal­ta de edu­ca­ción o la ca­ren­cia de em­pleo, la reali­dad es que no to­do des­em­plea­do pre­tex­ta la de­lin­cuen­cia co­mo úni­ca op­ción pa­ra ga­nar­se el pan, pues hay gen­te crea­ti­va que se au­to em­plea, ni to­das las per­so­nas vin­cu­la­das a la co­mi­sión de un de­li­to ca­re­cen de for­ma­ción es­co­lar.

La de­ci­sión de co­me­ter o no un de­li­to pro­vie­ne del li­bre al­be­drío, el cual, se­gún Kant, iró­ni­ca­men­te es el fun­da­men­to de la dig­ni­dad hu­ma­na, esa dig­ni­dad que es pi­so­tea­da por la mis­ma per­so­na que co­me­te un ac­to san­cio­na­do por las le­yes pe­na­les, con la sal­ve­dad de que la dig­ni­dad que trans­gre­de no es la su­ya, sino la de su par.

Es de­cir, qui­zá exis­ta gran va­cío de po­der, que no ha po­di­do con­te­ner la ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va, crear pla­nes de pre­ven­ción del de­li­to o im­ple­men­tar de ma­ne­ra efi­cien­te el nue­vo sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal, el cual, se­gún ci­fras del je­fe de go­bierno de la CdMx, de­bi­do a fal­ta de ade­cua­cio­nes, al con­cluir el año ha­brá per­mi­ti­do que 11 mil in­cul­pa­dos sean pues­tos en li­ber­tad.

No obs­tan­te, tam­bién hay gran in­te­rro­gan­te acer­ca de las ra­zo­nes por las que la con­si­de­ra­ble can­ti­dad de per­so­nas que de­lin­quen no cum­plen la par­te que les co­rres­pon­de del com­pro­mi­so de la co­mu­ni­dad­que es la bús­que­da del bien co­mún y del or­den pú­bli­co tan an­he­la­do pa­ra el de­sa­rro­llo de nues­tro país.

Sí, el au­men­to de la de­lin­cuen­cia evi­den­cia que hay cri­sis en ma­te­ria de seguridad y que pa­ra po­der su­pe­rar esa la­men­ta­ble si­tua­ción, es ne­ce­sa­rio el com­pro­mi­so y ac­ción con­jun­ta de au­to­ri­da­des y ciu­da­da­nos, es de­cir, lu­char uni­dos con­tra el de­li­to, lo que es ur­gen­te pa­ra evi­tar más de­lin­cuen­cia.

Así es el De­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.