ROSAMARÍA VILLARELLO

El Sol de Mexico - - PORTADA - ROSAMARÍA VILLARELLO

Chi­le ten­drá elec­cio­nes pre­si­den­cia­les el do­min­go 19 en el que com­pe­ti­rán ocho can­di­da­tos (11 can­di­da­tu­ras fue­ron des­car­ta­das) res­pal­da­dos por más de 30 par­ti­dos y or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y otras for­ma­cio­nes so­cia­les.

Pe­ro la ca­rac­te­rís­ti­ca de los tres es que son in­de­pen­dien­tes de cua­tro de los ocho, lo que su “in­de­pen­den­tis­mo” no fue obs­tácu­lo pa­ra que des­pués fue­ran pos­tu­la­dos por par­ti­dos, por su­pues­to, den­tro de las co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas que más se iden­ti­fi­ca­ban con ellos.

Co­mo es­tá el pa­no­ra­ma, a pe­sar de que Pi­ñei­ra lle­va una cla­ra ven­ta­ja en los son­deos, se­gu­ra­men­te los chi­le­nos se irán al ba­lo­ta­je el pró­xi­mo 15 de di­ciem­bre, al no con­se­guir el 50 por cien­to de los vo­tos. Y lo que pe­sa­rá, así mis­mo, es un al­to nú­me­ro de abs­ten­cio­nis­tas lo que no de­ja de ser la­men­ta­ble en un país que se ha ca­rac­te­ri­za­do por una am­plí­si­ma par­ti­ci­pa­ción, lo que pue­de re­fle­jar el de­sen­can­to que in­va­de a la po­lí­ti­ca en mu­chos lu­ga­res de La­ti­noa­mé­ri­ca.

De acuer­do co­mo se han da­do las con­for­ma­cio­nes elec­to­ra­les, se po­dría pen­sar que los que tie­nen ma­yor nú­me­ro de apo­yos son los que par­ti­ci­pa­rían en una se­gun­da vuel­ta; pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te to­das ellas tie­nen gran nú­me­ro de afi­lia­dos, sal­vo qui­zá las de los se­gui­do­res de Pi­ñei­ra.

No obs­tan­te, la iz­quier­da y el cen­tro iz­quier­da po­drían unir­se y dar­le un buen sus­to al can­di­da­to de “Chi­le Va­mos”, co­mo ya su­ce­dió en otros paí­ses de Su­da­mé­ri­ca co­mo en Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Pe­rú. De es­ta for­ma se da­ría el mo­vi­mien­to del pén­du­lo de uno más de las de­re­chas co­mo mu­chos va­ti­ci­nan que así se­rá.

Sin em­bar­go, en paí­ses de gran arrai­go de­mo­crá­ti­co co­mo Chi­le, en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y de los con­se­je­ros re­gio­na­les, la opo­si­ción pue­de ser muy re­pre­sen­ta­ti­va de ga­nar la de­re­cha la pre­si­den­cia.

Si da­mos se­gui­mien­to a los di­fe­ren­tes go­bier­nos chi­le­nos des­de la caí­da de Pi­no­chet, se apre­cia­rá que hay una ten­den­cia ca­si uni­for­me de man­te­ner los pro­gra­mas que unos y otros han lle­va­do a ca­bo, lo que les ha per­mi­ti­do man­te­ner un ni­vel de de­sa­rro­llo que ha si­do mo­de­lo; ex­clu­yen­do una de las la­cras que más pe­san: la de­sigual­dad so­cial.

En el ám­bi­to re­gio­nal, de ga­nar Pi­ñei­ra, el me­jor po­si­cio­na­do, no se ve en el pa­no­ra­ma un gran cam­bio en cuan­to a sus re­la­cio­nes con el ex­te­rior; al con­tra­rio, pues cuen­ta con sus ho­mó­lo­gos de las otras na­cio­nes men­cio­na­das.

De ga­nar Gui­llier, la iz­quier­da siem­pre ha si­do mo­de­ra­da y ci­vi­li­za­da por lo que no hay mo­ti­vo de aler­tas en una épo­ca en que eso es pre­ci­sa­men­te lo que se ne­ce­si­ta; an­te­po­pu­lis­mos que aho­ra ha­rían más da­ño en un “mo­men­tum” en que ya se vi­sua­li­za una nue­va con­fron­ta­ción mun­dial y en el que ya no se pue­de con­fiar en per­so­na­jes y go­ber­nan­tes que exa­cer­ban los áni­mos en bús­que­da de ám­bi­tos de po­der.

A pe­sar de que Pi­ñei­ra lle­va una cla­ra ven­ta­ja en los son­deos, se­gu­ra­men­te los chi­le­nos se irán al ba­lo­ta­je el pró­xi­mo 15 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.