CA­TA­LI­NA NO­RIE­GA

El Sol de Mexico - - PORTADA - CA­TA­LI­NA NO­RIE­GA

Así le lla­mó el poe­ta y ac­ti­vis­ta so­cial, Ja­vier Si­ci­lia, al des­go­ber­na­dor de Mo­re­los, Gra­co Ra­mí­rez. A la en­ti­dad, la po­li­ti­que­ría la vuel­ve a co­lo­car en el cen­tro de las dis­cu­sio­nes, ade­re­za­da por un tu­fo he­dion­do, a corrupción.

El plei­to en­tre Ra­mí­rez y el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mo­re­los, Ale­jan­dro Ve­ra Ji­mé­nez, vie­ne de lar­go. Se atri­bu­ye a las as­pi­ra­cio­nes del aca­dé­mi­co por ac­ce­der a la gran­de es­ta­tal, com­pe­ten­cia con el aho­ra je­rar­ca, en la que Ve­ra ha sa­li­do per­dien­do.

Des­de la lle­ga­da del pe­rre­dis­ta al po­der, las con­fron­ta­cio­nes en­tre am­bos han si­do fre­cuen­tes y peor cuan­do ha ha­bi­do acu­sa­cio­nes ju­di­cia­les fuer­tes, con­tra Ve­ra.

Se hi­cie­ron dos equi­pos: al rec­tor lo res­pal­da Si­ci­lia, el obis­po de Cuer­na­va­ca -Ra­món Cas­tro Cas­tro-, aca­dé­mi­cos y es­tu­dian­tes de la UAEM y or­ga­nis­mos de­fen­so­res de De­re­chos Humanos.

A Gra­co, su ga­bi­ne­te y un PRD es­ta­tal, al que ma­ne­ja a sus an­chas. Poco ex­tra­ñan a la po­bla­ción, los di­mes y di­re­tes en­tre am­bos, cuan­do el men­ta­do Eje­cu­ti­vo rom­pe lan­zas has­ta con su som­bra. Otros de sus

“enemi­gos” es el ac­tual

Pre­si­den­te Mu­ni­ci­pal de Cuer­na­va­ca, el fut­bo­lis­ta Cuauh­té­moc Blan­co.

Con el co­no­ci­do co­mo “Te­mo”, las di­fi­cul­ta­des han si­do pú­bli­cas y no­to­rias, in­clui­da la ci­za­ña que sem­bró con el par­ti­do lo­cal, que lle­vó al de­por­tis­ta al ayuntamiento.

Los pa­ga­nos de se­me­jan­tes sai­ne­tes, ni du­da ca­be, han si­do los mo­re­len­ses. A pun­to de ter­mi­nar su ges­tión, Ra­mí­rez in­ten­ta im­po­ner a su sucesor -que­rría a su hi­jas­tro, Ro­dri­go Ga­yos­so-, aun­que su ba­ja eva­lua­ción po­dría dar al tras­te con su ca­pri­cho.

Ni se ha vis­to obra im­por­tan­te ni pu­do con­tro­lar la in­se­gu­ri­dad -la que si­guió al al­za- y el des­em­pleo cre­ció en for­ma alar­man­te. Los po­bres igual de po­bres, sin que lo con­mo­vie­ran pa­ra na­da y su­je­tos al mie­do de per­der la vi­da, a ma­nos de cual­quier sá­tra­pa.

El rec­tor, por su par­te, cuen­ta con un fuer­te sec­tor de sim­pa­tías, pe­ro los nú­me­ros de la Uni­ver­si­dad no cua­dran, co­mo de­bie­ran. Apa­re­ció

en­tre las otras ca­sas de es­tu­dio, que de­nun­ció la in­ves­ti­ga­ción de Me­xi­ca­nos con­tra la Corrupción, co­no­ci­da co­mo “la Gran Es­ta­fa”. Se­de­sol y Sa­gar­pa con­tra­ta­ron sus ser­vi­cios, pa­ra efec­tuar al­gu­nos es­tu­dios. La uni­ver­si­dÅad sub­con­tra­tó a al­gu­nas “em­pre­sas fan­tas­mas”; no en­tre­ga­ron lo pro­me­ti­do y se que­da­ron con una mi­llo­na­ria co­mi­sión.

Hay otras acu­sa­cio­nes, por con­tra­tar un cré­di­to, sin pe­dir la apro­ba­ción del Con­gre­so y lue­go com­pro­me­ter las par­ti­das pre­su­pues­ta­les pa­ra pa­gar­lo y una más por re­te­ner las cuo­tas sin­di­ca­les del sin­di­ca­to de la UAEM.

La corrupción del go­bierno es­ta­tal es pal­pa­ble, su in­com­pe­ten­cia y su des­ape­go por la pro­ble­má­ti­ca es­ta­tal. El so­ca­vón del Pa­so Ex­press, res­pon­sa­ble de la muer­te de un pa­dre y su hi­jo, le im­por­tó un ble­do, a ex­tre­mos de que ni se mo­les­tó en pre­sen­tar­se.

El te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre, aso­ló municipios en­te­ros, co­mo Jo­jutla; lle­gó a to­mar­se la fo­to y des­pués se hi­zo ojo de hor­mi­ga. Pes­ca­ron a la es­po­sa, Ele­na Ze­pe­da, acu­mu­lan­do la ayu­da (¿se­ría en pre­vi­sión de la cam­pa­ña de su hi­ji­to?), mien­tras los dam­ni­fi­ca­dos ca­re­cían

La corrupción del go­bierno es­ta­tal es pal­pa­ble, su in­com­pe­ten­cia y su des­ape­go por la pro­ble­má­ti­ca es­ta­tal.

de to­do.

Gra­co ha si­do in­fer­nal, ven­ga­ti­vo y dés­po­ta. Jus­to an­tes de la or­den de aprehen­sión con­tra Ve­ra, és­te ha­bía com­pa­re­ci­do en el Se­na­do, pa­ra que­jar­se por aco­so y ame­na­zas, jun­to a Ja­vier Si­ci­lia. ¡Oh ca­sua­li­dad!

Ha­brá que ver có­mo ter­mi­na es­te nue­vo des­a­gui­sa­do de quien, una vez que sal­ga en el 18, po­dría acom­pa­ñar a los Duar­te, Pa­drés, Me­di­na y de­más im­pre­sen­ta­bles, en la lis­ta de los “Se bus­ca”, o “Ba­jo Pro­ce­so”.

ca­ta­li­nanq@hot­mail.com @ca­ta­li­nanq

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.