Reali­dad y fic­ción en la su­ce­sión

El Sol de Mexico - - ANÁLISIS - SALVADOR DEL RÍO Srio28@pro­digy.net.mx

En la no­ve­la iné­di­ta En cual­quier mi­le­nio, el po­lí­ti­co de lar­ga tra­yec­to­ria vi­ve lo que él lla­ma el mo­men­to es­te­lar de su ca­rre­ra: la no­che an­te­rior al anun­cio que de­be ha­cer so­bre el nom­bre del can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca de­ci­de des­obe­de­cer la de­sig­na­ción co­mu­ni­ca­da por la má­xi­ma vo­lun­tad del par­ti­do y pro­cla­mar el nom­bre del as­pi­ran­te al que él con­si­de­ra el me­jor, el más do­ta­do pa­ra con­ten­der en las elec­cio­nes por la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra. Los sec­to­res del par­ti­do, la “car­ga­da”, no tie­nen más re­me­dio que ple­gar­se, ig­no­ran­tes has­ta ese mo­men­to de la de­ci­sión que so­lo el de­po­si­ta­rio de ese se­cre­to co­mu­ni­có en la ho­ra fi­nal. No hay po­si­bi­li­dad de rec­ti­fi­ca­ción..

Los tiem­pos han cam­bia­do, pe­ro en la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na la in­cer­ti­dum­bre es el signo que acom­pa­ña, in­elu­di­ble­men­te, el desen­la­ce fi­nal de las de­sig­na­cio­nes de los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, y con ellos to­do el en­ra­ma­do de las cam­pa­ñas que en el mo­men­to ac­tual ha­rán con­ten­der a más de tres mil qui­nien­tos as­pi­ran­tes a pues­tos de elec­ción po­pu­lar en la Fe­de­ra­ción y en on­ce es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca.

Alian­zas, coa­li­cio­nes, fren­tes, pre­ten­di­da­men­te ciu­da­da­nos, par­ti­dos po­lí­ti­cos no se sal­van del so­me­ti­mien­to a las in­cóg­ni­tas que de­be­rán re­sol­ver­se muy pro­ba­ble­men­te en los úl­ti­mos días de no­viem­bre o a me­dia­dos de di­ciem­bre. El Fren­te Am­plio lla­ma­do ciu­da­dano man­ten­drá el trián­gu­lo amo­ro­so PAN-PRD-MC, un mé­na­ge a trois, has­ta que la can­di­da­tu­ra los se­pa­re. Co­mo en sus me­jo­res tiem­pos el PRI man­tie­ne en sus­pen­so el nom­bre del can­di­da­to, que an­ta­ño era el se­gu­ro ga­na­dor en las elec­cio­nes, en es­pe­ra del es­cla­re­ci­mien­to de quién o quié­nes apa­re­ce­rán en la opo­si­ción pa­ra de­li­near su es­tra­te­gia de cam­pa­ña.

En el Fren­te Am­plio Ciu­da­dano la in­cóg­ni­ta a re­sol­ver es una can­di­da­tu­ra úni­ca en la que la de­re­cha pa­nis­ta o la su­pues­ta iz­quier­da pe­rre­dis­ta ten­drían que re­nun­ciar a sus prin­ci­pios his­tó­ri­cos y acep­tar la pos­tu­la­ción de un can­di­da­to co­mún con­tra­rio a ellos, a su ideo­lo­gía y a sus prin­ci­pios, si es que és­tos exis­ten.

En el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal la dis­yun­ti­va se pre­sen­ta de ma­ne­ra muy si­mi­lar a la de años y se­xe­nios an­te­rio­res: la de­sig­na­ción de un po­lí­ti­co tra­di­cio­nal o la de un can­di­da­to ale­ja­do de la cla­se po­lí­ti­ca, con­for­me lo de­man­den las cir­cuns­tan­cias del país, la eco­no­mía o la per­te­nen­cia a mo­de­los pa­sa­dos en la con­duc­ción de los des­ti­nos del país. Jo­sé An­to­nio Mead, re­co­no­ci­do co­mo un fun­cio­na­rio de gran­des ca­pa­ci­da­des, per­so­nal y fa­mi­liar­men­te in­ta­cha­ble, apar­ti­dis­ta en su ori­gen den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, re­uni­ría las con­di­cio­nes pa­ra ser el can­di­da­to con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de ga­nar la con­tien­da fren­te a una opo­si­ción en la que has­ta aho­ra el úni­co que es­ca­pa a la in­cer­ti­dum­bre es An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, in­dis­cu­ti­ble aban­de­ra­do de Mo­re­na.

Pe­ro la in­cer­ti­dum­bre exis­te. Co­mo en la no­ve­la no pu­bli­ca­da, es­pe­cu­la­ción de una clá­si­ca po­lí­ti­ca fic­ción, la mo­ne­da pa­ra la su­ce­sión pre­si­den­cial es­tá en el ai­re. Su caí­da de­pen­de de la acep­ta­ción, del cálcu­lo, es­pe­re­mos acer­ta­do, cons­cien­te, del mo­men­to his­tó­ri­co que se vi­ve; sur­gi­rá de una so­la vo­lun­tad, pe­ro tam­bién de la ca­pa­ci­dad de ca­da uno de los ac­to­res de la opo­si­ción pa­ra lle­var ade­lan­te una cam­pa­ña en la que, por en­ci­ma de am­bi­cio­nes per­so­na­les, de pug­nas par­ti­dis­tas, se pien­se en el be­ne­fi­cio del país. Ha­brá tres, cua­tro can­di­da­tos de par­ti­dos con re­gis­tro en la pa­pe­le­ta elec­to­ral; al­gún pro­ba­ble can­di­da­to in­de­pen­dien­te al­can­za­rá tal vez la me­ta de ver su nom­bre en la bo­le­ta. Se in­te­gra­rá así un mo­sai­co elec­to­ral en el que has­ta el mo­men­to pre­va­le la in­cer­ti­dum­bre, la ecua­ción a des­pe­jar que de­ter­mi­na­rá el rum­bo del país en los pró­xi­mos seis años.

Pe­ro la in­cer­ti­dum­bre exis­te. Co­mo en la no­ve­la no pu­bli­ca­da, es­pe­cu­la­ción de una clá­si­ca po­lí­ti­ca fic­ción, la mo­ne­da pa­ra la su­ce­sión pre­si­den­cial es­tá en el ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.