Per­so­na­jes que sem­bra­ron te­rror en el Va­lle de Mé­xi­co

La in­ves­ti­ga­do­ra de la UNAM, Feggy Os­trosky, des­ta­ca que es­tas per­so­nas na­cen con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro tam­bién la vio­len­cia se apren­de

El Sol de Mexico - - METRÓPOLI - AL­BER­TO JI­MÉ­NEZ Y JO­SÉ MELTON/La Pren­sa

Tal pa­re­cie­ra que los ase­si­nos se­ria­les son só­lo per­so­na­jes de las películas de cien­cia fic­ción, pe­ro no es así, al­re­de­dor del mun­do son va­rios los hom­bres y mu­je­res que por la frial­dad de sus crí­me­nes han pa­sa­do a la his­to­ria. Nom­bres co­mo El Cha­le­que­ro, Go­yo Cár­de­nas, El Pe­lón, Las Po­quian­chis, La Ma­ta­vie­ji­tas, El Ca­ni­bal de la Gue­rre­ro, El Co­que­to, el Ma­ta­no­vias, y el más re­cien­te, el Mons­truo de Eca­ta­pec, han sem­bra­do el te­rror en di­ver­sas épo­cas del país, pe­ro no to­do es vio­len­cia, pues de­trás de ellos se en­cuen­tran pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. De acuer­do con la di­rec­to­ra del La­bo­ra­to­rio de Neu­ro­psi­co­lo­gía y Psi­co­fi­sio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UANM), Feggy Os­trosky, los ase­si­nos se­ria­les su­fren tras­tor­nos de per­so­na­li­dad. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la Ga­ce­ta UNAM, Otrosky se­ña­ló que la men­te del ase­sino se­rial se or­ga­ni­za de ma­ne­ra di­fe­ren­te, por lo que con­clu­ye que el psi­có­pa­ta na­ce y se ha­ce. Es­ta in­ves­ti­ga­ción la sus­ten­ta en un es­tu­dio rea­li­za­do a 370 in­ter­nos de al­ta pe­li­gro­si­dad; des­de la par­te ge­né­ti­ca, es­tos re­gu­lan la pro­duc­ción de en­zi­mas que a su vez re­gu­lan la can­ti­dad de neu­ro­tras­mi­so­res ce­re­bra­les. En la in­ves­ti­ga­ción, Feggy Os­trosky en­con­tró que, si bien son los neu­ro­trans­mi­so­res ce­re­bra­les co­mo la do­pa­mi­na, se­ro­to­ni­na y no­ra­de­na­li­na se pue­den mo­di­fi­car y al­te­rar có­mo se res­pon­de al me­dio am­bien­te y reac­cio­nar de ma­ne­ra vio­len­ta an­te es­tí­mu­los no ame­na­zan­tes, la vio­len­cia se apren­de. De ahí que mu­chos de es­tos ase­si­nos se­ria­les des­car­guen en sus víc­ti­mas si­tua­cio­nes que cons­ti­tu­ye­ron un epi­so­dio trau­má­ti­co en al­gu­na par­te de sus vi­das, co­mo en el ca­so de la Ma­ta­vie­ji­tas, quien cui­da­ba y pro­te­gía a una, pe­ro ul­ti­mó al me­nos a 18.

FRAN­CIS­CO GUE­RRE­RO, EL CHA­LE­QUE­RO

Uno de los pri­me­ros re­gis­tros que se tie­ne en Mé­xi­co de ase­si­nos se­ria­les es el de El Cha­le­que­ro, quien ase­si­nó a 20 se­xo­ser­vi­do­ras en­tre los años de 1880 y 1888; Fran­cis­co Gue­rre­ro, de ex­trac­ción hu­mil­de, co­me­tió crí­me­nes atro­ces du­ran­te ocho años. Do­cu­men­tos his­tó­ri­cos se­ña­lan que El Cha­le­que­ro ad­qui­rió su mo­te por la for­ma de ves­tir, pan­ta­lo­nes en­ta­lla­dos y un cha­le­co; la ma­ne­ra edu­ca­da con la que ga­na­ba la con­fian­za de sus víc­ti­mas fue su se­llo. Fran­cis­co Gue­rre­ro fue de­te­ni­do en fe­bre­ro de 1888, lue­go de la de­nun­cia de los ve­ci­nos de una de sus víc­ti­mas; acu­sa­do de va­rios ho­mi­ci­dios en con­di­cio­nes si­mi­la­res, las au­to­ri­da­des de esa épo­ca úni­ca­men­te pu­die­ron com­pro­bar uno. Gue­rre­ro re­ci­bió la sen­ten­cia de muer­te, pe­ro quien fue­ra pre­si­den­te de Mé­xi­co en ese en­ton­ces, Por­fi­rio Díaz, re­vo­có el man­da­to ju­di­cial e im­pu­so una pe­na de 20 años, pe­ro un error lo sa­có de la cár­cel fal­tan­do cua­tro años pa­ra cum­plir su sen­ten­cia. Al sa­lir, lo hi­zo pa­ra ase­si­nar una vez más. El Cha­le­que­ro fue vuel­to a de­te­ner en 1908, a la edad de 68 años e in­gre­sa­do al Pa­la­cio Ne­gro de Le­cum­be­rri, don­de años más tar­de se­ría sen­ten­cia­do a muer­te.

GREGORIO GO­YO CÁR­DE­NAS

Gregorio Cár­de­nas, oriun­do de la Ciu­dad de Mé­xi­co, tu­vo una cor­ta ca­rre­ra cri­mi­nal, sin em­bar­go, ha si­do ca­ta­lo­ga­do his­tó­ri­ca­men­te co­mo un ase­sino se­rial de­bi­do a sus múl­ti­ples víc­ti­mas en tan só­lo un par de se­ma­nas. La ma­la re­la­ción que tu­vo Cár­de­nas con su ma­dre, Vi­cen­ta Her­nán­dez, du­ran­te su in­fan­cia, au­na­do a la en­ce­fa­li­tis que su­frió en sus pri­me­ros años de vida, cau­sa­ron un da­ño psi­co­ló­gi­co irre­ver­si­ble, que ma­ni­fes­tó al tor­tu­rar ani­ma­les. El mo­do de ope­rar de Go­yo en 1942 era sen­ci­llo, abor­da­ba a sus víc­ti­mas, pros­ti­tu­tas, y tras sos­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con ellas, bus­ca­ba el momento pa­ra es­tran­gu­lar­las con un cor­dón y pos­te­rior­men­te en­te­rrar el ca­dá­ver en su pa­tio. Así su­ce­dió con tres de sus víc­ti­mas. La cuar­ta fue una es­tu­dian­tes de la UNAM; la da­ma es­pe­ró a Cár­de­nas pa­ra que la lle­va­ra a su ca­sa, pe­ro al lle­gar, in­ten­tó be­sar­la a la fuer­za y tras ser re­cha­za­do, arre­me­tió a gol­pes con­tra ella has­ta que la ma­tó, ho­ras des­pués, tam­bién fue en­te­rra­da en el pa­tio jun­to con las otras tres víc­ti­mas. El ase­sino se­rial so­li­ci­tó a su ma­dre que lo in­gre­sa­ra a un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co, don­de las au­to­ri­da­des lo in­te­rro­ga­ron; fue in­gre­sa­do a Le­cum­be­rri, don­de es­tu­dió dos ca­rre­ras e in­dul­ta­do en la dé­ca­da de los 70s; fa­lle­ció en 1999.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.