Un tri­bu­nal de­be juz­gar los he­chos, no “su­po­ner­los”

El Sol de Morelia - - Análisis - Eduar­do Andrade eduar­doan­dra­de1948@gmail.com

La bre­cha que si­gue abrién­do­se en­tre las má­xi­mas au­to­ri­da­des elec­to­ra­les es ca­da día más preo­cu­pan­te so­bre to­do con­si­de­ran­do las com­ple­ji­da­des de la pró­xi­ma elec­ción.

Pa­re­ce­ría que nue­va­men­te al tér­mino del ac­tual pro­ce­so elec­to­ral se re­que­ri­rá re­no­var a to­dos los in­te­gran­tes del Con­se­jo Ge­ne­ral del INE, lo cual es­tá ya con­vir­tién­do­se en una no muy sa­lu­da­ble cos­tum­bre, pe­ro ade­más tam­bién a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, lo cual es un sín­to­ma re­ve­la­dor de que el mé­to­do se­gui­do pa­ra de­sig­nar a los in­te­gran­tes de es­tos ór­ga­nos no ha da­do los re­sul­ta­dos que se es­pe­ra­ban en cuan­to a la pru­den­cia, im­par­cia­li­dad, co­no­ci­mien­tos y en ge­ne­ral con­fia­bi­li­dad que de­be­rían lle­nar co­mo re­qui­si­tos de que su ac­tua­ción me­re­ce­ría el más al­to re­co­no­ci­mien­to y res­pe­to por par­te de la so­cie­dad.

A par­tir de que el Tri­bu­nal ava­ló la can­di­da­tu­ra de Jai­me Ro­drí­guez el Bron­co me­dian­te una de­ci­sión di­vi­di­da, al en­fren­ta­mien­to en­tre el Tri­bu­nal y el Con­se­jo se aña­den di­fe­ren­cias en el pro­pio Tri­bu­nal. Es nor­mal que ha­ya dis­tin­tos en­fo­ques ju­rí­di­cos que se re­fle­jan en vo­ta­cio­nes no uná­ni­mes, pe­ro en es­te ca­so la ar­gu­men­ta­ción de la ma­yo­ría de los ma­gis­tra­dos ha si­do cues­tio­na­da por el gru­po mi­no­ri­ta­rio que in­clu­ye a su pre­si­den­ta, lo que ha­ce inevi­ta­ble con­tras­tar los po­si­cio­na­mien­tos que se die­ron en la re­so­lu­ción, la cual ha in­tro­du­ci­do una enor­me fal­ta de con­fian­za en las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les y en sus re­so­lu­cio­nes.

El pro­ble­ma cen­tral es que la re­so­lu­ción ju­ris­dic­cio­nal fa­vo­ra­ble al lla­ma­do “Bron­co” es­tá sus­ten­ta­da so­la­men­te en una su­po­si­ción so­bre lo que hu­bie­ra su­ce­di­do si se hu­bie­ra he­cho una re­vi­sión adi­cio­nal de los re­gis­tros cues­tio­na­dos ba­jo el ar­gu­men­to de que el INE ha­bía vio­la­do la ga­ran­tía de au­dien­cia del as­pi­ran­te al no ha­ber per­mi­ti­do su­pues­ta­men­te di­cha re­vi­sión.

Lo ex­pues­to por la mi­no­ría echa to­tal­men­te por tie­rra tan­to el ra­zo­na­mien­to bá­si­co que sus­ten­tó la de­ci­sión con­sis­ten­te en la pre­sun­ta vio­la­ción de la ga­ran­tía de au­dien­cia, co­mo la na­tu­ra­le­za mis­ma de la de­ter­mi­na­ción to­ma­da al de­jar en cla­ro que el as­pi­ran­te con­tó, a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes, con una am­plí­si­ma ga­ran­tía de au­dien­cia pues­to que se rea­li­za­ron nu­me­ro­sas reunio­nes con el per­so­nal del INE pa­ra re­vi­sar los ca­sos en los que los re­gis­tros no cum­plían las con­di­cio­nes exi­gi­das y se enu­me­ran en el vo­to par­ti­cu­lar las au­dien­cias con­ce­di­das en dis­tin­tas fe­chas per­fec­ta­men­te do­cu­men­ta­das, a di­chos re­pre­sen­tan­tes pa­ra que hi­cie­ran va­ler sus ar­gu­men­tos fren­te a la pre­sun­ta in­va­li­dez de al­gu­nos re­gis­tros y en un nú­me­ro im­por­tan­te de ca­sos se va­li­da­ron los da­tos pre­sen­ta­dos en los apo­yos. Se ha­ce no­tar tam­bién que en su im­pug­na­ción don Jai­me no re­fi­rió que hu­bie­sen vio­la­cio­nes pro­ce­sa­les du­ran­te esas au­dien­cias en las cua­les sus re­pre­sen­tan­tes acep­ta­ron el mé­to­do apli­ca­do e in­clu­so su­gi­rie­ron que se en­fo­ca­ra la re­vi­sión en de­ter­mi­na­do ti­po de irre­gu­la­ri­da­des, desechan­do ellos mis­mos la ve­ri­fi­ca­ción de los ca­sos en que se em­plea­ron co­pias fo­tos­tá­ti­cas de las cre­den­cia­les. En to­das esas reunio­nes se le­van­ta­ron ac­tas cir­cuns­tan­cia­das en las que no se apre­cia nin­gu­na in­con­for­mi­dad de la re­pre­sen­ta­ción del as­pi­ran­te que im­pug­nó so­lo la su­pues­ta fal­ta de rea­li­za­ción de una se­gun­da re­vi­sión in­te­gral de re­gis­tros que ya ha­bían si­do ma­te­ria de las reunio­nes re­fe­ri­das.

El pro­ble­ma cen­tral es que la re­so­lu­ción ju­ris­dic­cio­nal fa­vo­ra­ble al lla­ma­do Bron­co es­tá sus­ten­ta­da so­la­men­te en una su­po­si­ción so­bre lo que hu­bie­ra su­ce­di­do.

La mi­no­ría des­ta­ca el he­cho de que la ga­ran­tía de au­dien­cia sí le fue res­pe­ta­da al as­pi­ran­te, da­do que sus re­pre­sen­tan­tes ac­tua­ron en su nom­bre a lo lar­go de to­do el pro­ce­so.

El vo­to par­ti­cu­lar des­ta­ca una cues­tión fun­da­men­tal res­pec­to de la ne­ce­si­dad de pon­de­rar la aten­ción de una de­man­da per­so­nal y la pre­ser­va­ción de un prin­ci­pio que atien­de al in­te­rés ge­ne­ral, es­pe­cial­men­te tra­tán­do­se de una ma­te­ria de ex­cep­cio­nal im­pac­to so­cial co­mo la elec­to­ral en la cual la cer­te­za es esen­cial pa­ra la pre­ser­va­ción del sis­te­ma. Al res­pec­to la mi­no­ría re­cal­có la ne­ce­si­dad de efec­tuar una ¨pon­de­ra­ción en­tre los in­tere­ses pú­bli­cos o co­lec­ti­vos fren­te a los in­tere­ses par­ti­cu­la­res, pues el ac­to de au­to­ri­dad po­drá mo­di­fi­car­se an­te una im­pe­ran­te ne­ce­si­dad del in­te­rés pú­bli­co”.

Lo más de­li­ca­do de la re­so­lu­ción ju­di­cial es que co­mo se­ña­la el vo­to par­ti­cu­lar: “En la sen­ten­cia se in­fie­re que, por la can­ti­dad de apo­yos que lo­gra­ron ser sub­sa­na­dos en las di­ver­sas di­li­gen­cias, el as­pi­ran­te ha­bría ob­te­ni­do una can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra cum­plir con el por­cen­ta­je de apo­yo de la ciu­da­da­nía”. La mi­no­ría afir­ma con ra­zón que en ca­so de real­men­te de­tec­tar­se una vio­la­ción a la ga­ran­tía de au­dien­cia de­bió re­po­ner­se el pro­ce­di­mien­to y no ha­cer pre­sun­cio­nes so­bre el re­sul­ta­do de la ve­ri­fi­ca­ción. De­be te­ner­se pre­sen­te que el Tri­bu­nal es el úni­co ór­gano fa­cul­ta­do pa­ra ha­cer el cómpu­to de la elec­ción pre­si­den­cial y se­ría muy gra­ve que en vez de con­tar los vo­tos re­suel­va de­cla­rar a un ven­ce­dor con ba­se en una su­po­si­ción .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.