Flash­back

El Sol de Morelia - - Análisis - Adriana Mier Y Te­rán

“La ma­du­rez del ser hu­mano es ha­ber re­cu­pe­ra­do la se­re­ni­dad con la que ju­ga­ba cuan­do era ni­ño o ni­ña"

Frie­drich Nietzs­che

Ini­cia el mes ce­le­bra­do a la in­fan­cia, don­de más de tres nos re­go­ci­ja­mos ela­bo­ran­do crea­ti­vos es­ce­na­rios en los cua­les lo­gre­mos re­co­no­cer y fes­te­jar a los pe­que­ños y pe­que­ñas, en­tre ri­sas año­ran­zas e in­clu­so me­lan­co­lías, que nos re­mi­ten ha­cia nues­tras mo­ce­da­des. Don­de los le­gio­na­rios "X" brin­cá­ba­mos en­tre char­cos de agua, en­su­cian­do nues­tro cal­za­do, a la par que fa­bri­cá­ba­mos pin­to­res­cas bar­ca­zas o gua­ri­das en la cua­les nos reunía­mos a des­ci­frar ma­pas pa­ra en­con­trar dul­ces o pie­dras de co­lo­res.

Años ma­ra­vi­llo­sos en los cua­les va­lo­rá­ba­mos ca­da ca­ni­ca y ba­le­ro, dis­fru­tan­do de la te­nue bri­sa que aca­ri­cia­ba nues­tro ros­tro cuan­do mon­tá­ba­mos bi­ci­cle­ta en­tre ras­po­nes y sue­las des­gas­ta­das. Re­mi­nis­cen­cias que se van des­di­bu­jan­do con el pa­sar del tiem­po. El cual so­le­mos aba­rro­tar con sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, ta­reas in­ter­mi­na­bles, pre­jui­cios y te­mo­res. Con­vir­tién­do­nos en adul­tos mul­ti­task li­mi­ta­dos pa­ra re­crear es­pa­cios que per­mi­tan con­tem­plar aque­llos pe­que­ños de­ta­lles que so­lía­mos do­tar de in­nu­me­ra­bles ma­ra­vi­llas.

Es en es­te ir y ve­nir de ho­ras, sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, com­pro­mi­sos y jor­na­das; que po­co a po­co se di­fu­mi­nan cam­pos de sue­ños. Que a ma­ne­ra de flash­back ins­ta por ma­ni­fes­tar­se en la co­ti­dia­nei­dad, que nos im­pul­sa ha­cia me­tas es­pe­cí­fi­cas. Sin re­pa­rar, en aquel tierno lap­so que nos do­tó, en an­ta­ño, de ro­bus­tos sue­ños y ex­pec­ta­ti­vas.

Pe­ro, dón­de que­dó aquel ni­ño o ni­ña que so­ña­ba con ha­za­ñas for­mi­da­bles, ca­pa­ces de re­sol­ver di­fe­ren­cias en mi­nu­tos y con­ti­nuar ju­gan­do a los en­can­ta­dos o bo­te pa­tea­do. In­fan­tes que se tum­ba­ban so­bre la hier­ba pa­ra con­tem­plar las es­tre­llas, do­tán­do­las de nom­bres e ima­gi­nan­do via­jes in­ter­es­pa­cia­les. Po­si­ble­men­te, se ex­tra­vió en­tre es­te­reo­ti­pos, pre­jui­cios y te­mo­res y ren­co­res an­qui­lo­sa­dos, que ins­tan por emer­ger de ca­ra a una ver­ti­gi­no­si­dad que im­pli­ca in­me­dia­tez, com­pe­ten­cia, ru­de­za e im­per­so­na­li­dad.

Sin em­bar­go, aquel ni­ño o ni­ña in­te­rior, guar­dián de nues­tras ilu­sio­nes, con­ti­núa aten­to y aten­ta, res­guar­dan­do nues­tra

au­ten­ti­ci­dad y es­pon­ta­nei­dad. Así co­mo creen­cias, ex­pe­rien­cias do­lo­ro­sas, man­da­tos y re­nun­cias. Em­pe­ro, en él re­si­de la ca­pa­ci­dad de asom­bro, que per­mi­te ma­ra­vi­llar­se y exal­tar el va­lor de la vi­da per se.

Tal vez hoy se­ría un buen mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar so­bre aque­llas eta­pas que nos do­ta­ron de acer­vos y apren­di­za­jes. Lo cual da­rá ca­bi­da al re­des­cu­bri­mien­to per­so­nal. Al iden­ti­fi­car aque­llas li­mi­tan­tes y som­bras que im­pi­den la ple­na au­to­rrea­li­za­ción per­so­nal. Abra­zan­do a nues­tra ni­ña y ni­ño in­te­rior. Des­per­tan­do ca­da ma­ña­na con el es­pí­ri­tu y ener­gía que te­nía­mos en an­ta­ño. Re­co­bran­do la se­re­ni­dad con la que ju­gá­ba­mos cuan­do éra­mos pe­que­ños y pe­que­ñas. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.