Ben­ja­mín Gon­zá­lez

El Sol de Morelia - - Portada - Ben­ja­mín Gon­zá­lez Roa­ro *Pre­si­den­te de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de Edu­ca­ción.

Re­cien­te­men­te, en es­te es­pa­cio abor­dé el te­ma de la des­apa­ri­ción de per­so­nas, el cual no só­lo va en au­men­to año con año, sino que tam­bién ha ex­hi­bi­do a un go­bierno fe­de­ral to­tal­men­te re­ba­sa­do e in­efi­cien­te.

En es­ta oca­sión quie­ro re­to­mar otro as­pec­to del mis­mo pro­ble­ma, pe­ro pro­ba­ble­men­te mu­cho más crí­ti­co pues­to que se tra­ta de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes, y que, a pe­sar del ele­va­do nú­me­ro de víc­ti­mas que hoy re­gis­tra, só­lo ve­mos in­di­fe­ren­cia de nues­tras au­to­ri­da­des.

To­dos los días, a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les, sa­len a la luz pú­bli­ca ca­sos de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes que no só­lo no vol­vie­ron a su ca­sa, sino tam­bién al­go peor: mu­chas ve­ces les son arre­ba­ta­dos a sus pro­pias ma­dres. Las imá­ge­nes y vi­deos que al res­pec­to han tras­cen­di­do dan cuen­ta de es­ce­nas des­ga­rra­do­ras.

Con to­da ra­zón, la Red por los De­re­chos de la In­fan­cia en Mé­xi­co (RE­DIM), ca­li­fi­ca es­te pro­ble­ma co­mo una ver­da­de­ra “epi­de­mia”. Dia­ria­men­te des­apa­re­cen 4 ni­ñas, ni­ños o ado­les­cen­tes. Sin em­bar­go, la cues­tión no ter­mi­na aquí, tam­bién hay que to­mar en cuen­ta que ca­da día se ase­si­na a 3.6 me­no­res en pro­me­dio. Son da­tos te­rri­bles que no se pue­den pa­sar por al­to y que por lo mis­mo es in­com­pren­si­ble la pa­rá­li­sis del ac­tual go­bierno.

El or­ga­nis­mo men­cio­na­do re­ve­la, asi­mis­mo, que en­tre los años 2006 y abril de 2017 se re­por­ta­ron seis mil 614 ca­sos de me­no­res en to­do el país. Es im­por­tan­te sub­ra­yar que seis de ca­da 10 de es­tas des­apa­ri­cio­nes co­rres­pon­de a mu­je­res.

Pe­ro pon­ga­mos mu­cha aten­ción en lo si­guien­te: du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción que es­tá por con­cluir se han re­gis­tra­do ca­si cin­co mil ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes des­apa­re­ci­dos, que son los re­co­no­ci­dos de ma­ne­ra ofi­cial. Es­tas cin­co mil des­apa­ri­cio­nes re­pre­sen­tan el 75% del to­tal na­cio­nal y tu­vie­ron lu­gar en­tre el 1 de di­ciem­bre de 2012 y el 30 de abril de 2018. Pre­ci­sa­men­te a lo lar­go de es­te se­xe­nio.

Con jus­ta ra­zón, al go­bierno que li­te­ral­men­te “ya se fue” se le res­pon­sa­bi­li­za de en­tre­gar un país con los ni­ve­les más al­tos de vio­len­cia, im­pu­ni­dad, corrupción y ase­si­na­tos -es­ta­mos ron­dan­do los 105 mil muer­tos-, pe­ro tam­bién ha fal­ta­do de­cir que nos es­tá he­re­dan­do la ci­fra más al­ta de me­no­res des­apa­re­ci­dos y de quie­nes los pa­dres no sa­ben ab­so­lu­ta­men­te na­da.

Si ya de por sí la ges­tión de En­ri­que Pe­ña Nie­to car­ga­ba -jus­ti­fi­ca­da­men­te- con el peor des­pres­ti­gio, des­apro­ba­ción y ma­les­tar de la so­cie­dad, es­te te­ma de los me­no­res des­apa­re­ci­dos ter­mi­na por hun­dir­lo en lo que res­ta de su man­da­to.

Hay un da­to más que deja sin ar­gu­men­tos al pro­pio Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Su en­ti­dad na­tal, el es­ta­do de Mé­xi­co, jun­to con Puebla, acu­mu­lan el 40.5 de las des­apa­ri­cio­nes de es­te se­xe­nio.

Es­tos da­tos, al igual que dis­tin­tos pun­tos de vis­ta, fue­ron ex­pues­tos du­ran­te la re­cien­te Con­fe­ren­cia Na­cio­nal por los De­re­chos de la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia so­bre Des­apa­ri­cio­nes de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes en Mé­xi­co, or­ga­ni­za­do por la RE­DIM y que, co­mo mu­chas otras más or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, nos ofre­cen apor­ta­cio­nes que va­lo­ra­mos y re­co­no­ce­mos am­plia­men­te.

La­men­ta­ble­men­te no po­de­mos fun­dar mu­chas es­pe­ran­zas de que es­te pa­no­ra­ma pue­da cam­biar en lo in­me­dia­to. Va­le la pe­na pre­ci­sar que de acuer­do con la RE­DIM y en­tre los pro­pios participantes en di­cha Con­fe­ren­cia Na­cio­nal, exis­te una gran preo­cu­pa­ción por la in­di­fe­ren­cia que pre­va­le­ce tan­to en el equi­po de tran­si­ción

Exis­te una gran preo­cu­pa­ción por la in­di­fe­ren­cia que pre­va­le­ce tan­to en el equi­po de tran­si­ción co­mo en el mis­mo pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel López Obrador. Pa­ra to­dos ellos, el te­ma es “in­vi­si­ble y no es­tá co­lo­ca­do en las agen­das”, pues­to que la ni­ñez desaparecida no ha si­do men­cio­na­da.

co­mo en el mis­mo pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel López Obrador. Pa­ra to­dos ellos, el te­ma es “in­vi­si­ble y no es­tá co­lo­ca­do en las agen­das”, pues­to que la ni­ñez desaparecida no ha si­do men­cio­na­da.

Va­mos, ni si­quie­ra se ha co­men­za­do por al­go tan in­dis­pen­sa­ble co­mo el di­se­ño de ins­tru­men­tos de in­for­ma­ción di­ri­gi­dos a los pa­dres de fa­mi­lia con la idea de con­cien­ti­zar­los y orien­tar­los, con recomendaciones o ac­cio­nes con­cre­tas que con­tri­bu­yan a re­du­cir los ries­gos que sus hi­jas e hi­jos co­rren prác­ti­ca­men­te en cual­quier si­tio de es­te país.

A to­das y to­dos mis lec­to­res, les pi­do es­tar siem­pre al pen­dien­te de sus hi­jos me­no­res. Pa­ra los cri­mi­na­les cual­quier lu­gar es propicio pa­ra de­lin­quir si los pa­dres se des­cui­dan o pe­can de con­fia­dos.

No pue­do ima­gi­nar el in­fierno que vi­ven mi­les de ma­dres y pa­dres al no sa­ber el pa­ra­de­ro de sus ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes. Pa­ra ellas y ellos to­da mi so­li­da­ri­dad. Oja­lá que es­tas lí­neas sir­van pa­ra lla­mar la aten­ción de los go­bier­nos so­bre un pro­ble­ma que, co­mo bien se ha di­cho, en “otro país se­ría un es­cán­da­lo na­cio­nal y en Mé­xi­co no, en Mé­xi­co pa­sa des­aper­ci­bi­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.