Co­mi­das pa­ra rei­nas

La na­tu­ra­le­za o la tie­rra nos pro­por­cio­nan los ali­men­tos que ne­ce­si­ta­mos, pe­ro tal vez a al­gu­nos de no­so­tros por la va­ni­dad acep­ta­mos que al­gu­nos pro­duc­tos sean di­fí­ci­les de co­mer en fun­ción de sus ex­ce­si­vos precios.

El Sol de Puebla - - Opinion - Gui­ller­mo Pa­che­co Pu­li­do

E n re­la­ción a es­te te­ma se dan a co­no­cer al­gu­nos ali­men­tos con sus ele­va­dos precios:

Ca­viar Al­mas –ru­so­la­ta de oro de 24 qui­la­tes, 25 mil dó­la­res.

Hon­go Mat­su­ta­ke -Ja­po­nés- me­dio ki­lo -2 mil dó­la­res.

San­dia Den­su­ke Black –Ja­po­nés250 dó­la­res.

Ome­let­te de 1000 dó­la­res por sus in­gre­dien­tes -Nue­va York-.

Nuez de Ma­ca­da­mia -un ki­lo 3000 dó­la­res.

Car­ne de Wag­yu –Ja­po­nés- 500 dó­la­res 200 gra­mos.

Atún de ale­ta azul -2,600 dó­la­res por ki­lo.

Que­so de le­che de al­ce –Sue­cia­me­dio ki­lo 1,543 dó­la­res.

Tru­fas ban­cas, 4,000 dó­la­res me­dio ki­lo.

Es­to nos lo se­ña­lan los es­pe­cia­lis­tas co­mo par­te de una in­men­si­dad de pla­ti­llos de precios ele­va­dí­si­mos, pe­ro aquí nos sor­pren­de­re­mos de otros pla­ti­llos mu­cho más ca­ros que los an­te­rio­res.

Por lo que ha­ce al título del ar­tícu­lo lle­ve­mos nues­tra ima­gi­na­ción a Egip­to, un lu­gar con gran­dio­sa his­to­ria; nom­bre que la Bi­blia enu­me­ra 700 ve­ces; pue­blo con inigua­la­bles le­yen­das, de mis­ti­cis­mo y ob­ser­va­re­mos ex­ta­sia­dos sus mi­le­na­rios mo­nu­men­tos, cons­trui­dos por sue­ños, por gue­rras, por or­gu­llo, por gran­de­zas. La gran Es­fin­ge de Gui­za, Las Pi­rá­mi­des a Gui­za, El Tem­plo de Kar­nak, Las Tum­bas del Va­lle de los Re­yes; con esa ima­gi­na­ción dis­fru­te­mos el fér­til va­lle del Río Ni­lo; Egip­to es re­li­gión, su his­to­ria tam­bién es­tá re­pre­sen­ta­da por la Pi­rá­mi­de de Ja­fra, por la pi­rá­mi­des de Saq­qa­ra, por la Mez­qui­ta Muham­mad Ali (En el Cai­ro), en fin es una ci­vi­li­za­ción de mu­seos, de tem­plos y de Si­na­go­gas.

Cleo­pa­tra fue una mu­jer ex­ce­si­va­men­te ri­ca, su­til­men­te se­duc­to­ra; es­plen­do­ro­sa en su ves­ti­men­ta y atuen­dos, ló­gi­co era una Rei­na po­de­ro­sa.

Si ci­ta­mos a Egip­to es por­que su Rei­na es la que or­ga­ni­zó la co­mi­da que tal vez es la más ca­ra de la his­to­ria. Es­ta mu­jer fue Cleo­pa­tra de la que se di­ce que era hermosa “fas­cí­na­te, tan­to por su voz co­mo por el sen­ti­do de su con­ver­sa­ción…”. Cleo­pa­tra es­tu­dió idio­mas, his­to­ria, ma­te­má­ti­cas, sin de­jar de te­ner un sen­ti­do de la ri­que­za y la opu­len­cia que la de­mos­tra­ba co­mo am­bi­cio­sa. Se di­ce que des­pués de Cé­sar, se­du­jo a Mar­co An­to­nio, a quien le ju­gó la apues­ta de que gas­ta­ría diez mi­llo­nes de ses­ter­cios en una co­mi­da, no lo cre­yó Mar­co An­to­nio era im­po­si­ble que lo hi­cie­ra. Lle­gó a la ce­na ata­via­da con dos in­men­sas per­las, ya en la me­sa to­mó una co­pa a la que lle­nó con vinagre y echó una per­la la que se di­sol­vió y ese lí­qui­do se lo to­mó Cleo­pa­tra; Mar­co An­to­nio le im­pi­dió que hi­cie­ra lo mis­mo con la otra per­la. La per­la cos­ta­ba el equi­va­len­te a cin­co mi­llo­nes de dó­la­res. Ló­gi­co fue una ce­na muy ca­ra que in­gi­rió Cleo­pa­tra.

Cleo­pa­tra fue una mu­jer ex­ce­si­va­men­te ri­ca, su­til­men­te se­duc­to­ra es­plen­do­ro­sa en su ves­ti­men­ta y atuen­dos, ló­gi­co era una Rei­na po­de­ro­sa.

Por lo pron­to, rin­da­mos tri­bu­to a nues­tros de­mo­crá­ti­cos pe­ro ex­qui­si­tos chi­la­qui­les y des­de lue­go a las sin par cha­lu­pas que tam­bién es­tán su­bien­do de pre­cio y al­gún día una Cleo­pa­tra me­xi­ca­na, tam­bién usa­rá esos pla­ti­llos pa­ra ga­nar­le apues­tas a su Mar­co An­to­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.