La en­to­mo­fa­gia, el ini­cio de la ali­men­ta­ción hu­ma­na

VIA­JAR POR NUES­TRO país y re­co­rrer una a una las dis­tin­tas re­gio­nes que lo com­po­nen; co­no­cer las cos­tum­bres de quie­nes ahí lo ha­bi­tan; su ma­ne­ra de vi­vir, de ves­tir, de ali­men­tar­se, de apro­ve­char to­do lo que la na­tu­ra­le­za les pro­por­cio­na y de dis­cer­nir su

El Sol de Puebla - - Opinión - Fran­cis­co Ro­bles Sar­quíz mail: fran­cis­co­ro­bless@hot­mail.com

CA­DA QUE VOY A OA­XA­CA en­cuen­tro al­go nue­vo que me ha­ce vol­ver una y otra vez, tan­to a la ciu­dad capital co­mo a sus pin­to­res­cos pue­blos, sus be­llas pla­yas, o a sus im­po­nen­tes mon­ta­ñas, mu­chas ve­ces a re­co­rrer los mis­mos si­tios, las mis­mas rui­nas, los mis­mos mer­ca­dos y a tran­si­tar tran­qui­la­men­te por sus an­gos­tas ca­lles, sus em­pe­dra­dos ba­rrios y de­gus­tar su ex­qui­si­ta co­ci­na, una fu­sión en­tre la tra­di­cio­nal pre­co­lom­bi­na y la que nos tra­je­ron y nos en­se­ña­ron a de­gus­tar los es­pa­ño­les.

LOS ES­TA­DOS ME­XI­CA­NOS del sur-su­r­es­te co­mo Puebla, Oa­xa­ca, Gue­rre­ro, Ve­ra­cruz, Ta­bas­co, Cam­pe­che, Quin­ta­na Roo y Yu­ca­tán, son las en­ti­da­des en don­de su gas­tro­no­mía es más va­ria­da, bas­ta y con in­gre­dien­tes pro­pios de la re­gión y mu­chas ve­ces di­fí­ci­les de con­se­guir en otras par­tes, e in­clu­so con una gran va­rie­dad de in­sec­tos y a ve­ces has­ta de arác­ni­dos que la en­ri­que­cen.

SON POR DE­CIR­LO DE LA me­jor ma­ne­ra, pue­blos que prac­ti­can la en­to­mo­fa­gia, cos­tum­bre que sor­pren­dió a los con­quis­ta­do­res eu­ro­peos y que asom­bró a fray Ber­nar­dino de Sa­gahún, que en su re­la­ción al res­pec­to des­cri­bió 96 es­pe­cies co­mes­ti­bles de las 549 que exis­ten en La­ti­noa­mé­ri­ca.

NA­DA EX­TRA­OR­DI­NA­RIO si su­po­ne­mos que qui­zás es­tas es­pe­cies fue­ron el pri­mer ali­men­to de los pri­me­ros hom­bres so­bre el pla­ne­ta an­tes de que per­fec­cio­na­ran sus tác­ti­cas de ca­za. Sin sa­ber­lo, con­su­mían la es­pe­cie ani­mal con la ma­yor can­ti­dad de pro­teí­nas (100 gra­mos de in­sec­tos pro­por­cio­na el 80% de pro­teí­na. El otro 20% es gra­sa y ami­noá­ci­dos) y que ade­más tos­ta­dos, asa­dos o mo­li­dos en cual­quier sal­sa son ex­qui­si­tos.

SI BIEN OA­XA­CA ES FA­MO­SO por sus cha­pu­li­nes, los cua­les in­clu­so son ex­por­ta­dos a Asia y a otras par­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca, en Puebla y en el cen­tro del país se con­su­men otras es­pe­cies des­de an­tes de que lle­ga­ran los es­pa­ño­les. En nues­tro es­ta­do, por ejem­plo, se con­su­me el gu­sano blan­co del ma­guey pul­que­ro o chi­ni­cuil, una lar­va de ma­ri­po­sa; las cuetlas, otra lar­va de ma­ri­po­sa que cre­ce en las plan­tas de chía, cuau­lo­te o xotli­ni­lli y que ca­da año ven­den en la fe­ria de Cho­lu­la; los ju­mi­les, lla­ma­da tam­bién chin­che

de cam­po y los es­ca­mo­les, los hue­vos de la hor­mi­ga güi­je­ra, que se ha con­ver­ti­do en un pla­ti­llo gour­met en al­gu­nos res­tau­ran­tes de Puebla y de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

OTRA VA­RIE­DAD QUE SE con­su­me en Oa­xa­ca y que exis­te en to­das las zo­nas cos­te­ras de Mé­xi­co sur y de Sud-amé­ri­ca, aun­que hay paí­ses que no sa­ben có­mo co­mer­lo, es la hor­mi­ga chi­ca­ta­na, un in­sec­to de 2.5 cen­tí­me­tros que prác­ti­ca­men­te “cae del cie­lo” en pri­ma­ve­ra. Lue­go de de­jar su ni­do, la chi­ca­ta­na vue­la en un nú­me­ro im­pre­sio­nan­te de in­di­vi­duos. Por las tar­des se oye su zum­bi­do. Son len­tos y fá­ci­les de atra­par y es re­co­lec­ta­da en bol­sas. Lue­go se asan jun­to con ho­jas de agua­ca­te y con ajo y chi­le se­rrano o de ár­bol, se mue­len y se co­me en ta­cos. ¡De­li­cio­sas!

ASIA ES EL CON­TI­NEN­TE que ma­yor can­ti­dad de in­sec­tos con­su­me, al­gu­nos tan ho­rri­pi­lan­tes e im­pre­sio­nan­tes co­mo los es­ca­ra­ba­jos de dis­tin­tos ta­ma­ños, ex­pues­tos a la vis­ta del co­men­sal en mer­ca­dos al ai­re li­bre. “¿Se lo en­vuel­vo o se lo va co­mien­do? Pre­gun­ta el ven­de­dor, pues es co­mún que el que com­pra se lo va­ya co­mien­do por el ca­mino, co­mo no­so­tros dis­fru­ta­mos de una bol­si­ta con chi­cha­rrín.

HAS­TA HA­CE PO­CO, ES­TA cos­tum­bre (la en­to­mo­fa­gia) era mal vis­ta por cul­tu­ras de Eu­ro­pa, de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Ac­tual­men­te, cien­tí­fi­cos de to­dos es­tos paí­ses ya la ven co­mo la ali­men­ta­ción del fu­tu­ro, o lo que se­ría lo mis­mo, “vol­ver a nues­tro orí­ge­nes” y com­ba­tir con ello la des­nu­tri­ción o la ham­bru­na. Mu­chos de los me­jo­res chefs del mun­do ya in­clu­yen es­te ti­po de pla­ti­llos en su me­nú a precios su­pe­rio­res a lo que cues­ta uno de lan­gos­ta, de tru­fa o de ca­viar y si no se pien­sa en cul­ti­var­los des­de aho­ra, co­mo ha­cen en Oa­xa­ca con los cha­pu­li­nes, lle­ga­rá el día en que a ca­da una de es­tas es­pe­cies se ten­drá que col­gar­les el car­tel de “in­sec­to en vías de des­apa­ri­ción” y con ello el im­pac­to am­bien­tal que es­to sig­ni­fi­ca.

MIEN­TRAS TAN­TO, QUIEN es­to es­cri­be ya le dio ham­bre y de­ci­de en­ca­mi­nar­se al mer­ca­do Be­ni­to Juá­rez Ma­za de Oa­xa­ca pa­ra com­prar una bol­sa de cha­pu­li­nes, de los más chi­qui­tos y lue­go sur­tir­se de unas diez tor­ti­llas blan­das de mano (no tla­yu­das) pa­ra ha­cer unos ta­cos con es­tos de­li­cio­sos in­sec­tos. ¿Gus­tan?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.