14 de fe­bre­ro, día de la amis­tad… y del te­le­gra­fis­ta tam­bién

¿Qué tal es­tu­vo de apa­pa­cha­do us­ted ama­ble lec­tor ayer 14 de fe­bre­ro? Se­gu­ra­men­te muy apa­pa­cha­do, pues si al­go te­ne­mos los me­xi­ca­nos es que nos sa­be­mos ga­nar el amor y la amis­tad de la gen­te que nos in­tere­sa.

El Sol de Puebla - - Opinion - *Di­rec­tor Ge­ne­ral de Te­le­comm Jor­ge Ju­rai­di­ni Twitter:@jor­ge­ju­rai­di­ni

Aho­ra bien, ya que ha pa­sa­do ese gran día de la amis­tad, quie­ro co­men­tar que ayer tam­bién se con­me­mo­ró el Día del Te­le­gra­fis­ta. Cual­quie­ra se pre­gun­ta­rá ¿por qué con­me­mo­rar a los te­le­gra­fis­tas el 14 de fe­bre­ro? y ahí lo que les pue­do de­cir es que las ra­zo­nes son más bien his­tó­ri­cas. A los te­le­gra­fis­tas les su­ce­dió lo que a aque­llas per­so­nas que na­cie­ron el 24 o el 31 de di­ciem­bre, so­lo los más alle­ga­dos los re­cuer­dan en su día.

Por ello, en es­te es­pa­cio re­co­no­ce­mos a los te­le­gra­fis­tas, que han si­do par­te pro­ta­go­nis­ta en la his­to­ria de nues­tro país. He­mos ha­bla­do de la re­le­van­cia que han te­ni­do en la his­to­ria me­xi­ca­na y, en es­pe­cial, en la épo­ca re­vo­lu­cio­na­ria. Aho­ra quie­ro ha­cer el én­fa­sis en la re­le­van­cia de es­ta la­bor en la co­mu­ni­ca­ción, in­clu­so ac­tual. Sa­be­mos que el in­ter­net ha re­vo­lu­cio­na­do la co­mu­ni­ca­ción y le ha aña­di­do va­lo­res fun­da­men­ta­les en la di­ná­mi­ca de la so­cie­dad ac­tual: es in­me­dia­ta, de­mo­crá­ti­ca, más ac­ce­si­ble en tér­mi­nos de cos­tos, y con más ac­ce­si­bi­li­dad en re­gio­nes apar­ta­das. Si nos re­mi­ti­mos en los anales de la his­to­ria -pri­me­ros años del si­glo pa­sa­do- se­gu­ra­men­te las cua­li­da­des que la so­cie­dad le da­ba en aquel mo­men­to al te­lé­gra­fo se­rían muy pa­re­ci­das a las que le da­mos hoy a la co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca.

Po­dría­mos de­cir que, por es­tos atri­bu­tos, el te­lé­gra­fo es el ini­cio de lo que hoy es el in­ter­net aun­que, por ob­vias ra­zo­nes, con vías dis­tin­tas.

A pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do, más de 100 años, y los avan­ces en las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, el te­lé­gra­fo

con­ti­núa te­nien­do un va­lor in­dis­cu­ti­ble. Tie­ne un va­lor ju­rí­di­co, fa­ci­li­ta la pro­pia co­mu­ni­ca­ción en zo­nas don­de aún no se pue­de lle­gar con la co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca, ade­más, de que la Cons­ti­tu­ción Me­xi­ca­na con­si­de­ra al Te­le­gra­ma co­mo ins­tru­men­to de no­ti­fi­ca­ción ofi­cial.

Tam­bién ofre­ce el fo­no­te­le­gra­ma na­cio­nal, dic­tar el tex­to a tra­vés de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca -y sin que el usua­rio acu­da a nin­gu­na su­cur­sal de Te­le­comm y te­le­gra­ma lle­ga al des­ti­na­ta­rio en for­ma im­pre­sa-. Es­tas ta­reas son en­co­mia­bles y las rea­li­zan cua­tro mil 500 te­le­gra­fis­tas.

En la ac­tua­li­dad es im­por­tan­te re­co­no­cer al te­le­gra­fis­ta co­mo el ope­ra­dor de una he­rra­mien­ta que ha ge­ne­ra­do co­mu­ni­ca­ción in­me­dia­ta en­tre las per­so­nas, le ha da­do ac­ce­si­bi­li­dad a re­gio­nes apar­ta­das y de es­ca­sos re­cur­sos y,

en su mo­men­to, fue, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, uno de los gran­des avan­ces in­tro­du­ci­dos por Por­fi­rio Díaz y, al mis­mo tiem­po, la he­rra­mien­ta que in­flu­yó en el de­rro­ca­mien­to de su ré­gi­men.

Más allá de pen­sar que el te­lé­gra­fo tien­de a des­apa­re­cer, soy un con­ven­ci­do de que el in­ter­net y las re­des so­cia­les de­ben re­co­no­cer al te­lé­gra­fo co­mo el me­dio de co­mu­ni­ca­ción que les dio ca­bi­da en la so­cie­dad ac­tual.

Por ello, oja­lá que ca­da 14 de fe­bre­ro le ha­ya­mos da­do un pe­que­ño es­pa­cio a re­co­no­cer a los te­le­gra­fis­tas que la­bo­ran en al­re­de­dor de mil 700 su­cur­sa­les en to­do el país. Ellos se han ido trans­for­man­do con las tec­no­lo­gías, pe­ro su ra­zón de ser si­gue sien­do co­nec­tar a los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.