¿Em­pre­sa So­cial­men­te Res­pon­sa­ble?

El Sol de Salamanca - - OPINION - ER­NES­TO SALAYANDÍA GAR­CÍA

Po­bla­ción la­bo­ral in­to­xi­ca­da

El pro­ble­ma del alcoholismo y la dro­ga­dic­ción ya nos re­ba­so, hay in­fi­ni­dad de in­di­ca­do­res que to­dos sa­ben que es­tán ahí, pe­ro na­die quie­re ha­cer na­da, na­die quie­re co­rrer ries­gos an­te es­ta dis­yun­ti­va de vida o de muer­te que man­tie­ne en ja­que con su fa­mi­lia a un buen nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res, hom­bres en eda­des en­tre 25 y los 45 años, atra­pa­dos en sus adic­cio­nes, son los que no lle­gan los lu­nes a la­bo­rar y el mar­tes pre­sen­tan la in­ca­pa­ci­dad del IMSS y si se pre­sen­tan a la­bo­rar, lle­gan cru­dos, fí­si­ca­men­te muy da­ña­dos, men­tal­men­te dis­per­sos, dis­traí­dos, emo­cio­nal­men­te irri­ta­bles, neu­ró­ti­cos, de mal hu­mor, es­ta cla­se de tra­ba­ja­do­res, hom­bres y mu­je­res, fu­man y en ca­da ci­ga­rro que usan, dis­po­nen del tiem­po de la em­pre­sa, pro­me­dio 10 mi­nu­tos por ta­ba­co, con­du­cen los vehícu­los re­par­ti­do­res de la em­pre­sa en con­di­cio­nes de ries­go, pa­ra ellos y pa­ra to­do el trán­si­to por don­de cir­cu­lan, en cuan­to tie­nen opor­tu­ni­dad pa­san al OXXO en com­pra de unas caguamas, cer­ve­zas o una be­bi­da pre­pa­ra­da pa­ra cu­rár­se­la y de in­me­dia­to se al­coho­li­zan y con­ti­núan to­do el día a la­bo­rar al­coho­li­zán­do­se, es­te ti­po de tra­ba­ja­dor, exis­te y se en­cuen­tra en to­das par­tes, sus com­pa­ñe­ros sa­ben y co­no­cen al com­pa­ñe­ro pro­ble­ma, que usa hier­ba, que se desem­pe­ña dro­ga­do, sa­ben a quién so­la­pan y a quien, se­gún ellos, le ha­cen un pa­ro, los hay, quie­nes usan pas­ti­llas o in­ha­lan­tes, los que es­tán pren­di­dos de la he­roí­na o el cris­tal, los que fu­man ma­rihua­na, atas­cán­do­se, ma­ña­na, tar­de y no­che y las em­pre­sas “so­cial­men­te res­pon­sa­bles”, sim­ple­men­te se la­van las ma­nos, pe­ro eso sí, cuan­do la si­tua­ción se les sa­le de con­trol, sim­ple­men­te des­pi­den al tra­ba­ja­dor por irres­pon­sa­ble sin las pres­ta­cio­nes de ley. Bas­ta per­ma­ne­cer una ho­ra en un Oxxo de 10 a 11 de la ma­ña­na pa­ra com­pro­bar lo que afir­mo. - La en­fer­me­dad del alcoholismo es­tá la­ten­te y pre­sen­te en to­das par­tes.

Un tra­ba­ja­dor en­fer­mo

Se ro­ba el di­ne­ro que de­be­ría de ser pa­ra la fa­mi­lia, en lu­gar de com­prar ro­pa, úti­les es­co­la­res, lle­nar el re­fri­ge­ra­dor de co­mi­da, pre­fie­re gas­tar­se los 300 pe­sos dia­rios de es­pu­mo­sa cer­ve­za que con­su­me a cual­quier ho­ra, no hay di­ne­ro que le al­can­ce, se con­vier­te en un ver­da­de­ro con­flic­to pa­ra la fa­mi­lia, es un ce­lo­so em­pe­der­ni­do, pé­si­mo con la co­mu­ni­ca­ción con sus hi­jos, neu­ró­ti­co, ex­plo­si­vo.El que siem­bra vien­tos, co­se­cha tem­pes­ta­des. man­tie­ne una pé­si­ma re­la­ción de pa­re­ja, mu­chas ve­ces a ba­se de gol­pes fí­si­cos, tar­de que tem­prano, se rom­pe la he­bra por lo más del­ga­do y es­te tra­ba­ja­dor, bo­rra­cho, pa­sa a ser par­te de las es­ta­dís­ti­cas la de los di­vor­cia­dos, es, sin lu­gar a du­das un ti­po na­ci­do pa­ra per­der, un ce­ro a la iz­quier­da. Un tra­ba­ja­dor que de to­dos la­dos lo co­rren por lo mis­mo, es un na­ci­do pa­ra per­der­se, mien­tras tan­to, la EM­PRE­SA SO­CIAL­MEN­TE RES­PON­SA­BLE, des­co­no­ce la mag­ni­tud del pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, sa­lud, fí­si­ca, men­tal y emo­cio­nal en la que se en­cuen­tra cual­quier en­fer­mo de alcoholismo, al­gu­nas ge­ren­tes de re­cur­sos hu­ma­nos, que se sien­te al­ta­men­te or­gu­llo­sas de la­bo­rar en una EM­PRE­SA SO­CIAL­MEN­TE RES­PON­SA­BLE, no quie­ren que na­da, ni na­die em­pa­ñe el cris­tal que guar­da ese re­co­no­ci­mien­to y ma­qui­llan la gra­ve­dad con una cam­pa­ña in­te­rior, usan­do fra­ses co­mo las si­guien­tes.Las dro­gas des­tru­yen.- Tu fa­mi­lia es pri­me­ro. vi­ve fe­liz sin al­cohol.- Tu fa­mi­lia te es­pe­ra, ma­ne­ja sin al­cohol.- y otras más que ca­re­cen de ob­je­ti­vi­dad, des­co­no­cen, que es­ta en­fer­me­dad, es una en­fer­me­dad pe­rra, in­cu­ra­ble, pro­gre­si­va, mor­tal, des­co­no­cen que es una en­fer­me­dad emo­cio­nal, fí­si­ca, men­tal y es­pi­ri­tual que no ha­brá de cal­mar sus an­sias con un par de fra­se­ci­tas en el es­ta­cio­na­mien­to de la plan­ta.

Él que es­té li­bre de cul­pa que arro­je la pri­me­ra pie­dra

La de­ca­den­cia de la so­cie­dad, el des­mo­ra­mien­to de los va­lo­res en las fa­mi­lias, el im­pre­sio­nan­te ín­di­ce de sui­ci­dios, la ma­yo­ría en hom­bres , en­tre los 13 y 25 años, el ver­gon­zo­so e in­dig­nan­te nu­me­ro de ma­dres ni­ñas en eda­des de 12 a 16 años, cu­ya es­ta­dís­ti­ca no des­cien­de, por el con­tra­rio, cre­ce co­mo la es­pu­ma, sin que na­die ha­ga al­go, lo mis­mo con el ca­so de las ma­dres sol­te­ras me­no­res de 20 años, por si fue­ra po­co es­tos cua­dros tan tris­tes y reales, hay que agre­gar­le la vio­len­cia do­més­ti­ca, no so­lo de ge­ne­ra­do­res co­mo el tí­pi­co ma­cho, sino aho­ra, igua­la­do y su­pe­ra­do por mu­je­res que ejer­cen el hem­bris­mo, que es lo mis­mo que el ma­chis­mo, pe­ro en la mu­jer, las que son neu­ró­ti­cas, vio­len­tas, por de­más agre­si­vas, gol­pea­do­ras con sus pa­re­jas e hi­jos, sú­ma­le a ni­ños y jó­ve­nes que son víc­ti­mas de la de­pre­sión, su­fren en si­len­cio, otra es­ta­dís­ti­ca que no ha­bla bien de no­so­tros co­mo so­cie­dad es el con­su­mo en can­ti­da­des in­dus­tria­les de cer­ve­za y be­bi­das al­cohó­li­cas, aho­ra, la mu­jer es­tá más pren­di­da que el hom­bre y se han au­men­ta­do a gran es­ca­la la po­bla­ción de adic­tos a la ma­rihua­na, cris­tal, co­caí­na, fár­ma­cos, in­ha­lan­tes, pe­yo­te y otras sus­tan­cias, lo que con­vier­te a Mé­xi­co al­ta­men­te po­bla­do de dro­ga­dic­tos, por su­pues­to que es­tos te­mas no es­tán, ni es­ta­rán en los dis­cur­sos po­lí­ti­cos, pri­me­ro, por­qué la ig­no­ran­cia no se los per­mi­te y se­gun­do, por­que a pe­sar de que mu­chos po­lí­ti­cos, tie­nen pro­ble­mas con sus ma­ne­ras de be­ber y de usar dro­gas, tam­bién su­fren por te­ner un dro­ga­dic­to en ca­sa y la so­lu­ción no es­tá en una re­for­ma de ley, o en la ini­cia­ti­va ab­sur­da de que­rer le­ga­li­zar el uso y con­su­mo de dro­gas, la so­lu­ción, es una de­ci­sión per­so­nal, in­di­vi­dual, es la elec­ción de ca­da quien, el rum­bo que lle­va el mun­do, es el de la au­to­des­truc­ción y es muy fá­cil in­gre­sar al in­fierno de las dro­gas, lo di­fí­cil es sa­lir. Un pa­dre al­cohó­li­co es un pé­si­mo ejem­plo. Las con­duc­tas to­xi­cas en una em­pre­sa

Un al­cohó­li­co, co­mo yo, es un ti­po im­pre­de­ci­ble, emo­cio­nal­men­te ha­blan­do, es ines­ta­ble, bi­po­lar, cri­ti­cón, chis­mo­so, se le da por me­ter­se en lo que no le im­por­ta, es don per­fec­to, na­die sa­be más que él, na­die tie­ne la ra­zón, so­lo el, es, sem­bra­dor de ci­za­ña, en­vi­dio­so, dis­traí­do, pla­ti­ca­dor, ma­ni­pu­la­dor, chan­ta­jis­ta, ga­la­ne­te, des­pres­ti­gia con gran fa­ci­li­dad a cual­quie­ra, no le cues­ta nin­gún tra­ba­ja ha­cer tri­zas a cual­quie­ra, es el lla­ne­ro so­li­ta­rio, don ego, sú­per ego­cén­tri­co, pri­me­ro el, lue­go el, siem­pre el, ac­ti­va las fuer­zas des­truc­ti­vas de una em­pre­sa, con­ta­mi­na, emo­cio­nal­men­te el am­bien­te y pro­vo­ca la im­pro­duc­ti­vi­dad, es sin du­da, un ti­po me­dio­cre, ais­la­do, irre­ve­ren­te e in­go­ber­na­ble, si le dan po­der, es dés­po­ta, so­ber­bio, pre­po­ten­te, au­to­ri­ta­rio, ca­re­ce de hu­mil­dad y de sen­sa­tez, un en­fer­mo al­cohó­li­co lo­gra que la gen­te, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, ten­gan que re­nun­ciar y re­nun­cian pa­ra evi­tar esa so­ber­bia que ca­rac­te­ri­za a los en­fer­mos al­cohó­li­cos. Hay una ola de hos­ti­ga­mien­to den­tro de es­tas em­pre­sas mal lla­ma­das so­cial­men­te res­pon­sa­ble, por su­pues­to, abu­so de po­der, so­bra­da so­ber­bia en los je­fes y je­fe­ci­tos, trá­fi­co de in­fluen­cias por asis­ten­tes y ge­ren­tes que no se quie­ren dar cuen­ta de lo en­fer­mo que es­tán y exis­ten los es­tra­gos amar­gos de la en­fer­me­dad del alcoholismo y las dro­gas, la que es pro­pia­men­te emo­cio­nal, por su­pues­to que hay em­pre­sas que le es­tán apos­tan­do a la ca­pa­ci­ta­ción emo­cio­nal, en­tien­den to­dos es­tos con­flic­tos, no se de­ben de ma­qui­llar con una plá­ti­ca de cua­ren­ta mi­nu­tos, es­toy ha­blan­do de una en­fer­me­dad cruel, de vida o muer­te, que es­tá da­ñan­do a fa­mi­lias y a se­res hu­ma­nos, es un mal que ex­ter­mi­na al ser hu­mano

La dan­za de la hi­po­cre­sía

Ca­ras ve­mos, emo­cio­nes no sa­be­mos, ma­ñas me­nos.La gen­te, cuan­do va a las en­tre­vis­tas, se ba­ña, se arre­gla, se cor­ta las uñas y se qui­ta la mu­gre, in­clu­so has­ta se ra­su­ra, cla­ro, se po­nen sus me­jo­res ro­pi­tas y apa­ren­tan ser lo que no son, hi­pó­cri­ta­men­te se ma­ne­jan con fal­se­dad, al prin­ci­pio, son los pri­me­ros en lle­gar, y los úl­ti­mos en ir­se, son mos­qui­tas muer­tas, fingen dis­ci­pli­na, pun­tua­li­dad, or­den, res­pe­to, hu­mil­dad, va­lo­res que no los tie­nen, en la ma­yo­ría de los ca­sos, la gen­te es fal­sa y lue­go, sa­can las uñas, lle­gan tar­de, se re­fu­gian en la po­lí­ti­ca del ol­vi­do, se lle­nan de jus­ti­fi­ca­cio­nes, eva­den sus res­pon­sa­bi­li­da­des, le echan la cul­pa a me­dio mun­do, por su­pues­to, que son per­so­nas con una enor­me car­ga emo­cio­nal, se lle­van el cos­tal de los con­flic­tos de su ca­sa a la plan­ta, tie­nen un len­gua­je fa­cial y cor­po­ral de mu­cha ri­gi­dez, emo­cio­nal­men­te an­dan mal y con­ta­gian y con­ta­mi­nan de ma­las vi­bras los cen­tros de tra­ba­jo, por eso hay tan­tos pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción y de com­pren­sión, de­bi­do, es­te ti­po de em­plea­dos a to­dos los ni­ve­les son los que pro­pi­cian el ro­bo hor­mi­ga, no ofre­cen amor ni res­pe­to por el cen­tro de tra­ba­jo, son los que le dan vue­lo a los chis­mes, a las crí­ti­cas, ru­mo­res y al des­pres­ti­gio de gen­te inocen­te, con­vier­te la at­mós­fe­ra la­bo­ral en pro­pia­men­te un ba­su­re­ro don­de im­plo­ra la en­fer­me­dad emo­cio­nal.

Al­gu­nos in­di­ca­do­res de La Sa­li­va del Diablo

Es­ta en­fer­me­dad, mal­di­ta en­fer­me­dad per­ver­sa del al­ma, no dis­tin­gue edad, ni se­xo, ni cre­do, ni po­si­ción so­cial, ni ni­vel in­te­lec­tual, aga­rra a to­do el mun­do por pa­re­jo, yo le lla­mo La Sa­li­va del Diablo, cuan­do leas el li­bro, con ese tí­tu­lo, com­pren­der­las el por qué y es­ta en­fer­me­dad, no es tan so­lo un pro­ble­ma de al­cohol y dro­gas, es una en­fer­me­dad del al­ma, emo­cio­nal, es­pi­ri­tual y de la per­so­na­li­dad, es fí­si­ca, men­tal, es pro­gre­si­va, neu­ró­ti­ca, de­pre­si­va, in­cu­ra­ble, mor­tal, es de­cir, es de por vida, por su­pues­to, es con­ta­gio­sa, bur­lo­na y cruel, se­cues­tra a cual­quie­ra que se ha­ce adic­to al jue­go, Lu­dó­pa­ta, al ge­mi­na­ción, Di­so­re­xia, a los que caen en la adic­ción de los tras­tor­nos ali­men­ti­cios, bu­lí­mi­cos anoré­xi­cos, obe­sos, de igual ma­ne­ra a los adic­tos a las re­la­cio­nes des­truc­ti­vas, al se­xo, a la de­pre­sión, adic­tos a las men­ti­ras, a ha­cer da­ño a otros in­ven­tan­do co­sas que no son, adic­tos al al­cohol y las dro­gas, las con­se­cuen­cias de la de­sin­te­gra­ción so­cial, son las ni­ñas ma­dres de 13 a 16 años, ma­dres sol­te­ras me­no­res de 20 años, vio­len­cia do­més­ti­ca, di­vor­cios, sui­ci­dios, deserción es­co­lar, ase­si­na­tos, ola de­lic­ti­va, de­pre­sión, co­rrup­ción y to­dos los fac­to­res que han des­mo­ro­na­do a la so­cie­dad que ma­ni­fies­ta se­ve­ros da­ños por to­dos la­dos, cu­ras de­ge­ne­ra­dos, vio­la­do­res, mu­je­res adic­tas, co­rrup­ción sin me­di­da a to­dos los ni­ve­les, y to­dos los que ac­ti­van el rio de san­gre que co­rre por to­do el país, es­to, es una en­fer­me­dad emo­cio­nal que vie­ne de vue­los, a pa­dres e hi­jos y al pa­re­cer, es el cuen­to de nun­ca aca­bar, es­tán lle­nas las es­cue­las de ni­ñas que se ha­cen da­ño en sus pier­ni­tas bra­ci­tos y es­tó­ma­go, ra­yan­do con la na­va­ja del sa­ca pun­tas, de igual, los que ac­ti­van dia­ria­men­te el bullying, los ni­ños que su­fren por su au­to es­ti­ma ba­ja, los maes­tros frus­tra­dos, apa­ga­dos que van a dar las­ti­ma en lu­gar de dar cla­ses., cla­ro con sus hon­ro­sas ex­cep­cio­nes.

Lo que se co­men los ni­ños, hi­jos de tra­ba­ja­do­res al­cohó­li­cos

Ali­men­tan su neu­ro­sis con la sa­tu­ra­ción de vi­deo jue­gos son adic­tos a es­ta ten­den­cia, des­de tem­pra­na edad co­men vio­len­cia con ca­ri­ca­tu­ras, pe­lí­cu­las, te­le­no­ve­las, ba­su­ra emo­cio­nal que se co­men en un ho­gar dis­fun­cio­nal don­de la co­mu­ni­ca­ción es agre­si­va, hos­ti­ga­do­ra, vul­gar, cre­cen con con­cep­tos equi­vo­ca­dos dé co­mo de­be ser la re­la­ción de pa­re­ja, ven a sus pa­dres pe­lear por to­do y por na­da, hay una au­sen­cia de va­lo­res, la ten­den­cia se ri­ge por la fal­ta de res­pe­to, por la gue­rra de egos, por la des­ho­nes­ti­dad y vi­ven la de­sin­te­gra­ción fa­mi­liar con el pé­si­mo ejem­plo emo­cio­nal que les dan sus pa­dres, pa­tro­nes de con­duc­ta que re­pi­ten en las es­cue­las, con los dos ver­tien­tes o son de­to­na­do­res de vio­len­cia o vic­ti­mas del bullying, lle­gan con la au­to es­ti­ma ba­ja, sin va­lo­rar ni res­pe­tar su ser, se jun­tan con ni­ños igual de da­ña­dos y cuan­do lle­ga el ci­ga­rro a su cuer­po, pro­pia­men­te es co­mo arru­llo al al­ma, el fu­mar ma­rihua­na les da un es­ta­tus y un ali­vio, en­tre co­mi­llas al ni­vel de an­sie­dad que vie­nen arras­tran­do des­de sus ca­sas. La en­fer­me­dad se des­en­ca­de­na y es­tas cria­tu­ras se hunden en el pan­tano so­cial, y no hay po­der hu­mano que los res­ca­te, no es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aten­der los da­ños men­ta­les, ni las adic­cio­nes, ni los tras­tor­nos ali­men­ti­cios, es­tos ni­ños y las so­cie­dad en­te­ra son víc­ti­mas de es­ta pe­rra en­fer­me­dad, La Sa­li­va del Diablo, son ár­bo­les que na­cen tor­ci­dos, des­ti­na­dos a su­frir y ha­cer su­frir, na­ci­dos pa­ra per­der, na­ci­dos a fra­ca­sar, son es­tos en­fer­mos, que no tie­nen la más mí­ni­ma opor­tu­ni­dad de reha­cer sus vi­das, no tie­nen la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar su vida y sa­lir del in­fierno de las ga­rras del al­cohol y las dro­gas y me­nos cla­ro, tra­ba­jan­do en una EM­PRE­SA SO­CIAL­MEN­TE RES­PON­SA­BLE, don­de no sa­ben ni pa­pa de es­ta mal­di­ta, per­ver­sa en­fer­me­dad del al­ma, por su­pues­to, con las hon­ro­sas y con­ta­das ex­cep­cio­nes.-Mu­chas gra­cias por leer­me y mas por es­cri­bir­me.er­nes­to­sa­la­yan­dia@gmail.com con­tác­ta­me En Fa­ce­book y What­sapp, 614 256 85 20 Mas in­for­ma­ción de es­te ar­ticu­lo mon­treal­que­be­cla­tino.com, si­gue la hue­lla en Twit­ter @teo_­lu­na Tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio pa­ra al­cohó­li­cos y adic­tos, sin in­ter­na­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.