Nuestra in­ter­pre­ta­ción de la vida y el mun­do

El Sol de Salamanca - - OPINION - POR ALE­JAN­DRA PIMENTEL SÁN­CHEZ*

Has con­si­de­ra­do al­gu­na vez que la ma­ne­ra en que ve­mos e in­ter­pre­ta­mos la vida y el mun­do tie­ne sus efec­tos más allá de lo que el grue­so de la gen­te con­si­de­ra? Mu­chos po­drán du­dar de tal afir­ma­ción, sin em­bar­go, es­ta reali­dad que­da con­fir­ma­da en sus pro­pias vi­das: ca­da si­len­cio, pa­la­bra, emo­ción, ac­ción y ac­ti­tud siem­pre es an­te­ce­di­da por un pen­sa­mien­to o idea, no exis­te tal co­sa de ac­tuar con la men­te en blan­co, y el con­jun­to de nuestra per­so­na­li­dad en to­dos es­tos as­pec­tos ejer­ce su in­fluen­cia en to­do nues­tro en­torno.

Pen­se­mos en Char­les Dar­win quien postuló su teo­ría del ori­gen de la vida en la evo­lu­ción sin un di­se­ño in­te­li­gen­te o plan de­ter­mi­na­do por un Crea­dor, el cual ha ve­ni­do in­fluen­cian­do de ma­ne­ra po­de­ro­sa a la hu­ma­ni­dad si­glos des­pués de muer­to, y quien a su vez in­fluen­cia­ron en su vi­sión de la vida a otros per­so­na­jes y así su­ce­si­va­men­te. Es­ta teo­ría de la evo­lu­ción ofre­ce su pro­pia ma­ne­ra de ver e in­ter­pre­tar la vida y el mun­do, no só­lo en el as­pec­to bio­ló­gi­co, sino en to­dos los as­pec­tos del desa­rro­llo hu­mano, que in­clu­ye: la edu­ca­ción, la po­lí­ti­ca, las ar­tes y el en­tre­te­ni­mien­to, la eco­no­mía, to­do.

Vea­mos por ejem­plo, Car­los Marx quien es con­si­de­ra­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les pen­sa­do­res que han in­fluen­cia­do la cien­cia so­cial mo­der­na, con sus teo­rías del mar­xis­mo, so­cia­lis­mo y co­mu­nis­mo, ha­lló en la teo­ría de Dar­win un bra­zo fuer­te pa­ra su vi­sión de la vida y del mun­do, ya que el le­ma del mar­xis­mo “el fin jus­ti­fi­ca los me­dios” ha­ce man­cuer­na con el le­ma de la evo­lu­ción “la ley del más fuer­te.” Pa­ra am­bas teo­rías, ca­re­cen de va­lor los prin­ci­pios mo­ra­les ab­so­lu­tos da­dos por el Crea­dor del uni­ver­so al hom­bre, pa­ra ellos só­lo exis­ten en la men­te de sus se­gui­do­res las le­yes par­ti­cu­la­res de ca­da hom­bre y su ca­pa­ci­dad o fuer­za pa­ra im­po­ner­se a otros. ¿Cuál es el re­sul­ta­do emi­nen­te de tal ma­ne­ra de ver e in­ter­pre­tar la vida y el mun­do? el ex­mi­li­tan­te mar­xis­ta David Ho­ro­witz lle­gó a es­ta con­clu­sión en 1986:

“El mar­xis­mo es una re­li­gión, pe­ro es una re­li­gión en la cual la pro­me­sa no es­tá en el mun­do ve­ni­de­ro sino en es­te mun­do. Y lue­go, cuan­do uno mi­ra y ve lo que ha­cen los ra­di­ca­les y lo que real­men­te lo­gran, se ve que en el nom­bre de un pa­raí­so fu­tu­ro, ellos crean un in­fierno en la tie­rra (1).”

La vi­sión del hu­ma­nis­mo se­cu­lar, no tie­ne ma­yo­res pro­ble­mas con Dar­win y Marx, al con­tra­rio, se sien­te bas­tan­te có­mo­da con la vi­sión de la vida y el mun­do que ellos ofre­cen, ya que con­cuer­da con ellos en que no hay prin­ci­pios mo­ra­les ab­so­lu­tos da­dos por el Crea­dor al hom­bre, sino que la mo­ral es asun­to ex­clu­si­vo de ca­da ser hu­mano y cul­tu­ra. Ch­ris­top­her Co­lum­bus Lang­dell ju­ris­ta y aca­dé­mi­co de la fa­cul­tad de De­re­cho de Har­vard, ba­jo su vi­sión evo­lu­cio­nis­ta de la vida y el mun­do, aban­do­nó el mé­to­do his­tó­ri­co de las en­se­ñan­zas de los prin­ci­pios mo­ra­les ab­so­lu­tos que tra­je­ron la gran­de­za a EUA, a fa­vor de un nue­vo mé­to­do pa­ra in­ter­pre­tar le­yes que guia­ban a los es­tu­dian­tes a que des­cu­brie­ran la ley a tra­vés de una opi­nión que cons­tan­te­men­te va evo­lu­cio­nan­do por par­te de los jue­ces.

Quie­nes creen que la vi­sión de la vida y el mun­do que eli­gen las per­so­nas no afec­ta las le­yes, la eco­no­mía, la edu­ca­ción, el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to, las ar­tes y to­do lo que es­ta re­la­cio­na­do con el desa­rro­llo hu­mano, de­ben re­plan­teár­se­lo.

Sin lu­gar a du­das se de­be re­co­no­cer el gran tra­ba­jo que han rea­li­za­do los que tie­nen es­ta vi­sión de la vida de Dar­win, Marx y del hu­ma­nis­mo se­cu­lar, por­que han lo­gra­do to­mar con­trol en las es­cue­las pú­bli­cas y aún pri­va­das de to­dos los ni­ve­les, don­de tie­nen a su dis­po­si­ción la men­te de nues­tros ni­ños y jó­ve­nes pa­ra ser edu­ca­dos en es­ta vi­sión de la vida que ellos tie­nen, pa­ra que una vez bien en­tre­na­dos in­cur­sio­na­rán en to­das las áreas del desa­rro­llo hu­mano co­mo lo han ve­ni­do ha­cien­do has­ta aho­ra. Así que ¿Por qué nos de­be ex­tra­ñar que pre­do­mi­ne en nuestra so­cie­dad ac­tual la cul­tu­ra “de la ley del más fuer­te”, se­gún la cual no im­por­ta pi­so­tear a los de­más si con ello se con­si­gue lo que uno quie­re?, ¿Por qué asom­brar­nos del in­cre­men­to del sin­sen­ti­do de la vida y la pér­di­da del va­lor de la vida hu­ma­na? si al fin y al ca­bo en la cul­tu­ra ac­tual do­mi­na­da por la vi­sión de Dar­win, Marx y del hu­ma­nis­mo se­cu­lar en­se­ña que ve­ni­mos de la na­da y só­lo im­por­ta el pla­cer tem­po­ral.

Se de­be re­co­no­cer que el cris­tia­nis­mo de cual­quier de­no­mi­na­ción, cuan­do se ins­ti­tu­cio­na­li­za per­dien­do su ver­da­de­ra esen­cia, no ha traí­do una vi­sión de la vida y el mun­do me­jor que la de es­tas teo­rías, de he­cho, la his­to­ria re­ve­la có­mo el cris­tia­nis­mo lle­ga a mez­clar­se con ellas. Pe­ro la vi­sión bí­bli­ca en su pu­re­za es la úni­ca que trae un ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do a la vida y del mun­do co­mo nin­gu­na otra, pues ele­va la vida hu­ma­na a ima­gen y se­me­jan­za del Crea­dor del Uni­ver­so, ex­hor­tan­do a ver a los de­más co­mo a uno mis­mo. ¿Qué ma­ne­ra de ver e in­ter­pre­tar la vida y el mun­do vas a adop­tar y cul­ti­var en tu vida, en tu ho­gar y en el me­dio don­de te desen­vuel­ves? Eso es una de­ci­sión que tú y yo no nos es­ca­pa­mos de to­mar to­dos los días, pe­ro re­cor­de­mos ele­gir bien, por­que vie­ne con efec­tos.

Fa­vor de en­viar to­do co­men­ta­rio a los si­guien­tes si­tios so­cia­les, blog: me­ta­mor­fo­sis­cul­tu­ral.word­press.com; fa­ce­book, twit­ter, Youtu­be: Me­ta­mor­fo­sis Cul­tu­ral ó si deseas co­men­tar más am­plia­men­te pue­des ha­cer­lo al co­rreo: me­ta­mor­fo­sis­cul­tu­ral2016@gmail.com Gra­cias. ______________________________________ Ar­tícu­lo es­cri­to por: Ale­jan­dra Pimentel Sán­chez. Li­cen­cia­da en Cien­cias de la Fa­mi­lia. Re­fe­ren­cias:

(1) North, G. (1990). La re­li­gión re­vo­lu­cio­na­ria de Marx. Te­xas:ice

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.