Nó­mi­na

El Sol de Salamanca - - Local -

Y pa­ra col­mo, en pleno fin de se­ma­na, los bu­ró­cra­tas mu­ni­ci­pa­les de Sa­la­man­ca no re­ci­bie­ron el pa­go de sus sa­la­rios de manera inex­pli­ca­ble, pe­se a que un día sí y otro tam­bién las au­to­ri­da­des del trie­nio an­te­rior ju­ra­ron por to­dos los dio­ses del Olimpo que de­ja­ban una fuer­te su­ma pa­ra cum­plir ese y otros com­pro­mi­sos. Bea­triz Her­nán­dez Cruz al­go tie­ne que ha­cer pa­ra que ese pa­go se reali­ce en las pró­xi­mas ho­ras, por­que em­plea­dos ame­na­zan con pa­rar la­bo­res a par­tir del lu­nes. Va­ya ini­cio.

PUEN­TE

El co­no­ci­do y ya ve­tus­to puen­te Vi­sión Si­glo XXI de Ira­pua­to ha es­ta­do pre­sen­tan­do al­gu­nas grie­tas en su es­truc­tu­ra des­de ha­ce al­gu­nos años y no se ha he­cho na­da al res­pec­to, só­lo me­di­das pa­lia­ti­vas. Por ese pa­so ele­va­do cir­cu­lan dia­ria­men­te y a to­das ho­ras cien­tos de vehícu­los de di­ver­so to­ne­la­je ida y vuel­ta. Re­cién apa­re­cie­ron grie­tas que, sin afán de ge­ne­rar pá­ni­co, de­ben obli­gar a to­mar las pro­vi­den­cias ne­ce­sa­rias an­tes de que es­te­mos la­men­tan­do otra co­sa. No bas­ta una sim­ple plas­ta de as­fal­to. Ni tam­po­co que­rer ta­par el sol con un de­do.

DIVISIÓIN

Com­ple­ta­men­te fue­ra de lu­gar “nues­tro” pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor con sus dis­cur­sos de odio y de di­vi­sio­nis­mo, en sus gi­ras de agra­de­ci­mien­to. Y mien­tras sus se­na­do­ras de Guanajuato se ras­gan las ves­ti­du­ras por la vio­len­cia desata­da en Guanajuato, a la fe­cha el due­ño de MO­RE­NA no ha pre­sen­ta­do ni un es­bo­zo de lo que se­rá su es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad. Las ocu­rren­cias que ha di­cho en ese sen­ti­do, en­tre otras, la “le­va” de 50 mil jó­ve­nes pa­ra per­te­ne­cer al Ejér­ci­to, no son pro­pues­tas se­rias.

ODIO

No se en­tien­de la do­ble ca­ra, el do­ble dis­cur­so del fu­tu­ro pre­si­den­te de Mé­xi­co que ge­ne­ra preo­cu­pa­ción en­tre los me­xi­ca­nos, al re­fe­rir­se a quie­nes lo cri­ti­can co­mo “sus ad­ver­sa­rios” (pa­la­bra que sig­ni­fi­ca “per­so­na con­tra­ria o enemi­ga), fi­fís, etc., pa­la­bras que no ca­ben en al­guien que pre­ten­de go­ber­nar a una na­ción plu­ral, con dis­tin­tos cre­dos e ideo­lo­gías, le gus­te o no le gus­te. Oja­lá no va­ya a arras­trar­nos a una lu­cha fra­tri­ci­da por­que pa­re­ce que la in­ten­ción es in­cen­diar al país.

ADEPTOS

A las puer­tas de MO­RE­NA, co­mo pe­re­gri­nos que re­cién aca­ban de sa­lir del de­sier­to en pos de una po­sa­da, si­guen to­can­do in­sis­ten­te­men­te al­gu­nos priis­tas que fue­ron de­rro­ta­dos en las pa­sa­das elec­cio­nes. Y co­mo su par­ti­do ori­gi­nal ya no tie­ne re­me­dio aun­que di­gan que sigue vi­vi­to y co­lean­do, pre­fie­ren cam­biar de cha­que­ta. Por cier­to, na­die sa­be dón­de es­tá la nue­va de­le­ga­da del CEN Ma­ri­ce­la Ve­láz­quez Sán­chez. ¡Con ra­zón tan­to tráns­fu­ga!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.