Abu­si­vos

El Sol de San Juan del Río - - Local - Adán Ol­ve­ra ada­nol­ve­rar@yahoo.com.mx @ada­nol­ve­rar

La or­ga­ni­za­ción Early Ins­ti­tu­te, que se­gún la in­for­ma­ción de su pá­gi­na son un gru­po au­tó­no­mo e in­ter­dis­ci­pli­na­rio de pro­fe­sio­nis­tas me­xi­ca­nos de­di­ca­dos 100 % al aná­li­sis y di­se­ño de pro­pues­tas pa­ra la in­clu­sión de po­lí­ti­cas que ga­ran­ti­cen en la má­xi­ma me­di­da po­si­ble el bie­nes­tar del me­nor y su desa­rro­llo.

Ase­gu­ran que du­ran­te 2015 los es­ta­dos de Tlax­ca­la y Que­ré­ta­ro en­ca­be­za­ron en ma­yor nú­me­ro egre­sos hos­pi­ta­la­rios de me­no­res de edad por ca­sos de abu­so se­xual in­fan­til, de acuer­do a su diag­nós­ti­co de la or­ga­ni­za­ción.

Tam­bién en un es­tu­dio di­fun­di­do por el Con­se­jo Ciu­da­dano de la Ciu­dad de Mé­xi­co re­ve­ló que los ni­ños de en­tre 2 y 5 años de edad son víc­ti­mas po­ten­cia­les de abu­so se­xual; se­gún el aná­li­sis del or­ga­nis­mo ci­vil, los agre­so­res es­tán en su círcu­lo más cer­cano: abue­los, maes­tros, son sus pa­dras­tros y en me­nor por­cen­ta­je, los pro­pios her­ma­nos. El es­tu­dio de­ta­lla, por ejem­plo, que ni­ñas de seis a 11 años son más vul­ne­ra­bles y el de­li­to prin­ci­pal­men­te lo co­me­ten adul­tos de 36 a 40 años.

Que­ré­ta­ro re­gis­tró 74 egre­sos de me­no­res aten­di­dos por abu­so se­xual en hos­pi­ta­les; la to­ta­li­dad fue­ron ni­ñas.

Las es­cue­las pú­bli­cas en Que­ré­ta­ro, la­men­ta­ble­men­te no go­zan en es­te mo­men­to de bue­na repu­tación por el re­cien­te ca­so de un pro­fe­sor abu­sa­dor, que es­tá pró­fu­go de la jus­ti­cia por pre­sun­ta­men­te abu­sar de alum­nos de una es­cue­la en la en­ti­dad; lo cu­rio­so del asun­to es que po­cos co­no­cen su iden­ti­dad pa­ra ayu­dar a su lo­ca­li­za­ción.

El nue­vo sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal lo pro­te­ge en sus de­re­chos y go­za de la pre­sun­ción de inocen­cia a pe­sar de las que­re­llas y a pe­sar de las con­fe­sio­nes de sus víc­ti­mas; el ma­ca­bro per­so­na­je go­za de es­to a su fa­vor y pue­de es­con­der­se sin que na­die sos­pe­che el mo­ti­vo de su hui­da y de su po­si­ble nue­va iden­ti­dad.

Abu­sa­do­res de me­no­res ha­brá siem­pre y es un cri­men que de­be ser cas­ti­ga­do de ma­ne­ra ejem­plar pe­ro so­bre to­do un de­li­to que de­be de pre­ve­nir­se con to­das las he­rra­mien­tas po­si­bles y es que no es jus­to que en las ca­lles y en si­tua­cio­nes de po­der es­tos “ani­ma­les” si­gan cau­san­do da­ño in­cal­cu­la­ble a los más vul­ne­ra­bles, que son los me­no­res de edad.

DE RE­BO­TE

De pa­so o es­ta­cio­na­do en Que­ré­ta­ro fue de­te­ni­do un pre­sun­to nar­co­tra­fi­can­te bus­ca­do en los Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co por di­ver­sos de­li­tos gra­ves, las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les ac­tua­ron co­mo siem­pre en es­tos ca­sos con mu­cho si­gi­lo y mu­chos apro­ve­cha­ron pa­ra ha­cer to­do ti­po de con­je­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.