El gru­po cul­tu­ral El Mar­qués se reunió pa­ra even­tos de no­viem­bre

Nues­tro país es pro­duc­to de un in­ten­so mes­ti­za­je, con pre­do­mi­nio de raí­ces in­dí­ge­nas

El Sol de San Juan del Río - - 10 círculos - GLO­RIA LA­RA

De po­cas co­sas tie­ne el hom­bre se­gu­ri­dad. La úni­ca cer­te­za in­dis­cu­ti­ble es que al­gún día ten­dre­mos que mo­rir. Es un he­cho que no se pue­de elu­dir ni pre­de­cir. Sin em­bar­go, no sa­be­mos si la muer­te es el prin­ci­pio o el fin de la exis­ten­cia mis­ma, ya que en­cie­rra un ex­tra­ño mis­te­rio que ha obli­ga­do a la hu­ma­ni­dad, en to­dos los tiem­pos y en to­das las cul­tu­ras, a plan­tear­se no só­lo la re­fle­xión so­bre ella, sino tam­bién so­bre la vi­da. ¿De dón­de ve­ni­mos y ha­cia dón­de va­mos?

Nues­tro país es pro­duc­to de un in­ten­so mes­ti­za­je, con pre­do­mi­nio de raí­ces in­dí­ge­nas en sus ex­pre­sio­nes de cul­tu­ra po­pu­lar, don­de las creen­cias de nues­tro pa­sa­do prehis­pá­ni­co es­tán pre­sen­tes y se sin­cre­ti­zan con las cos­tum­bres de la cul­tu­ra his­pa­na. Así na­ce el Día de Muer­tos, un es­pa­cio pa­ra com­par­tir en­tre los vi­vos y los muer­tos. Con es­ta re­fle­xión la di­rec­to­ra del gru­po dio la bien­ve­ni­da a sus com­pa­ñe­ros y les in­vi­tó a ver la Ofren­da de Muer­tos, que en oca­sión de su XXV Aniver­sa­rio fue muy es­pe­cial y emo­ti­va, ya que es­tu­vo de­di­ca­da a seis in­te­gran­tes del gru­po que ya fa­lle­cie­ron, así co­mo a la pe­rio­dis­ta Mi­re­ya Ba­lles­te­ros.

Más tar­de in­vi­té al gru­po a ver una be­lla co­lec­ción de ca­tri­nas y co­men­té que en mu­chos paí­ses la pa­la­bra muer­te ja­más se pro­nun­cia y se le tie­ne gran res­pe­to. El me­xi­cano, en cam­bio, la fes­te­ja. Tal vez ten­ga­mos el mis­mo mie­do de los otros, pe­ro no­so­tros la mi­ra­mos ca­ra a ca­ra. El Día de Muer­tos re­fle­ja cla­ra­men­te cuál es nues­tra ac­ti­tud an­te ella: es la fies­ta don­de se can­ta, se co­me, se ríe, se bai­la con ella… con la pe­lo­na. Sur­gen así los al­fe­ñi­ques, las ca­la­ve­ri­tas de azú­car, las ca­tri­nas. Es im­po­si­ble, por ejem­plo, en­ten­der la es­té­ti­ca mexicana sin la obra del gra­ba­dor Jo­sé Gua­da­lu­pe Po­sa­da. Sus es­que­le­tos, co­mo por ejem­plo la cé­le­bre Catrina, ejer­cen una es­pe­cial fas­ci­na­ción en quie­nes los con­tem­plan, pues al apro­xi­mar­se a la muer­te des­de una pers­pec­ti­va le­ja­na a la re­li­gio­si­dad, nos ofre­cen una vi­sión iró­ni­ca y di­ver­ti­da de la muer­te. En la ce­le­bra­ción no pu­do fal­tar la gas­tro­no­mía fes­ti­va, con la que dis­fru­ta­ron de es­ta reunión en la que el gru­po dis­fru­tó de un pan de muer­to y cho­co­la­te, que com­ple­men­ta­ron con un ri­co mous­se de man­da­ri­na.

Reunión de no­viem­bre del gru­po cul­tu­ral El Mar­qués/ Foto Cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.