* Hay zo­zo­bra en el PRI * Ve­ci­nos pi­den se­má­fo­ro

El Sol de San Luis Potosí - - Portada -

DESÁNIMO.- En las ins­ta­la­cio­nes del PRI fue no­to­rio ayer el desánimo de quie­nes acu­die­ron a rea­li­zar sus la­bo­res, ya que eran las tres de la tar­de y na­die ha­bía acu­di­do a re­gis­trar­se.

Hay un cli­ma de con­fu­sión y zo­zo­bra por las de­ci­sio­nes que es­tán to­man­do los al­tos man­dos a la ho­ra de pos­tu­lar can­di­da­tos, pues sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes que se cuen­tan con los de­dos de gen­te con tra­ba­jo po­lí­ti­co y mé­ri­tos, se man­da a la ba­ta­lla elec­to­ral a gen­te que no co­no­ce al par­ti­do, que no trae pues­ta su ca­mi­se­ta y que no es ga­ran­tía de bue­na vo­ta­ción.

ES­TA­DO DE DE­RE­CHO.- Co­mo era de es­pe­rar­se, en tiem­pos elec­to­ra­les los ata­ques me­diá­ti­cos en­tre ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos son co­sa cantada, aun­que se su­po­ne que en un Es­ta­do de De­re­cho co­mo el que vi­vi­mos lo que de­be pre­va­le­cer es la ley, y quien acu­sa de­be pro­bar, pe­ro no, aquí se tra­ta de lan­zar lo­do, em­ba­rrar gen­te y es­cu­dar­se en cual­quier ban­de­ra por más des­gas­ta­da que es­ta sea; na­da más que lue­go es­te ti­po de “es­tra­te­gias” re­sul­tan al re­vés.

IN­VA­SIÓN.- Es in­creí­ble que la SCT es­ta­tal no pue­da con­tro­lar a los ta­xis­tas y per­mi­ta la in­va­sión de es­pa­cios co­mo el del CREE que es­tá en la Ala­me­da Juan Sa­ra­bia, pe­ro también la ca­lle de Cons­ti­tu­ción don­de mu­chas per­so­nas abor­dan el trans­por­te ur­bano y ade­más el fren­te de la clí­ni­ca del ISSSTE en la Salvador Nava, cer­ca del Dis­tri­bui­dor Vial Be­ni­to Juá­rez. No hay or­den y ha­cen lo que quie­ren. Otro ejem­plo es el fren­te de la TTP, don­de es im­po­si­ble pa­sar, pues se es­ta­cio­nan has­ta en tri­ple fi­la. Que la­men­ta­ble que no res­pe­ten la ley y que la au­to­ri­dad lo per­mi­ta.

DA­ÑOS EN UNI­DAD DEPORTIVA.De­por­tis­tas que sue­len acu­dir a la uni­dad deportiva “Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo” ha­cen un lla­ma­do a las au­to­ri­da­des, en especial a las res­pon­sa­bles del man­te­ni­mien­to de es­te cen­tro, pues el mis­mo ado­le­ce de un des­cui­do tal, que a mu­chos se les di­fi­cul­ta lle­var a ca­bo cier­tas dis­ci­pli­nas. Nos co­men­tan que, por ejem­plo, los cam­pos de fut­bol lu­cen aban­do­na­dos -aun­que es el área más uti­li­za­da-, y las can­chas de bas­quet­bol es­tán igual. Las au­to­ri­da­des de to­dos los ni­ve­les sue­len re­pe­tir has­ta el can­san­cio en sus dis­cur­sos que el de­por­te es una de las me­jo­res al­ter­na­ti­vas pa­ra que los jó­ve­nes se ale­jen de la de­lin­cuen­cia y las dro­gas, pe­ro evi­den­te­men­te se tra­ta de pu­ra pa­la­bre­ría, por­que de las pa­la­bras a los he­chos nun­ca pa­san. Ahí es­tá el ejem­plo de la men­cio­na­da uni­dad deportiva.

RES­CA­TAR EL PAR­QUE.- Fa­mi­lias pi­den el res­ca­te del par­que Juan H. Sán­chez, ol­vi­da­do des­de siem­pre por los go­bier­nos, con la ex­cu­sa de que su ad­mi­nis­tra­ción es­tá en ma­nos de un “pa­tro­na­to”. La­men­ta­ble­men­te, ese pa­tro­na­to -si es que aún es­tá en fun­cio­na­mien­to po­co le im­por­ta el que fue­ra el pul­món más im­por­tan­te de la ciu­dad, pues su de­tri­men­to avan­za ca­da día. Aún así si­gue sien­do uno de los pa­seos pre­fe­ri­dos de mu­chos po­to­si­nos.

DE­MAN­DA JUSTA.- El re­torno del mo­nu­men­to a Emi­li­ano Za­pa­ta por la ca­rre­te­ra a Rio­ver­de, es un pun­to in­tran­si­ta­ble, por lo que los ve­ci­nos pi­den se co­lo­quen se­má­fo­ros o to­pes que les per­mi­tan in­gre­sar a sus zo­nas ha­bi­ta­cio­na­les, pues los vehícu­los que van al Dis­tri­bui­dor Vial Be­ni­to Juá­rez no ce­den el pa­so. Es ur­gen­te di­cen.

GA­RAN­TI­ZAR.- La man­cha ur­ba­na con­ti­núa cre­cien­do y no se ve por nin­gún la­do que ha­ya el pro­pó­si­to de cons­truir zo­nas ver­des. Los frac­cio­na­do­res se adue­ña­ron de la ma­yor par­te de los pre­dios de la zo­na co­n­ur­ba­da de la Ca­pi­tal y ni si­quie­ra cum­plen con la ley que los obli­ga a do­nar. Apar­te se que­jan de que ya no hay lu­gar pa­ra vi­vien­da ho­ri­zon­tal y anun­cian que so­lo ha­rán la ver­ti­cal, cuan­do to­dos sa­ben que el mo­ti­vo es eco­nó­mi­co, pues en un so­lo es­pa­cio cons­tru­yen diez de­par­ta­men­tos. Una co­sa es cla­ra, si ellos ven por su in­te­rés y ga­nan­cia, las au­to­ri­da­des es­tán obli­ga­das a ver por el in­te­rés pú­bli­co y las fa­mi­lias y ga­ran­ti­zar es­pa­cios eco­ló­gi­cos y bue­na con­vi­ven­cia so­cial.

OTRA VENECIA.- La tar­dan­za en las obras de me­jo­ra­mien­to de la ave­ni­da Ve­nus­tiano Ca­rran­za ya can­só a ve­ci­nos y co­mer­cian­tes que es­tán har­tos de que no se ter­mi­ne pron­to el pro­yec­to. Pi­den que se ace­le­ren los tra­ba­jos, pues vie­ne el tiem­po de llu­vias y ase­gu­ran que va a re­apa­re­cer la Venecia po­to­si­na. Bueno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.