Pe­dro Cer­van­tes Ro­que

El Sol de San Luis Potosi - - Portada - Pe­dro Cer­van­tes Ro­que pe­dro­cer­van­tes­ro­que@yahoo.com.mx

La ve­lo­ci­dad con que se su­ce­den los he­chos que nos sor­pren­den cuan­do to­da­vía el pe­río­do del pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor dis­ta más de 30 días na­tu­ra­les pa­ra ini­ciar­se, obli­ga los co­men­ta­rios más va­ria­dos en las re­des so­cia­les y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va, cu­yo sen­ti­do es­tá re­la­cio­na­do con una con­fi­gu­ra­ción ini­cial del ca­rác­ter que ten­drá el nue­vo go­bierno de Mé­xi­co. Cual­quier adi­vi­nan­za po­dría te­ner más acier­tos que cual­quier su­po­si­ción de las for­mas a que ha­bre­mos de acos­tum­brar­nos los me­xi­ca­nos en los más di­fe­ren­tes cam­pos de la ac­ti­vi­dad na­cio­nal. No hay pa­ra dón­de ha­cer­se.

El men­sa­je po­lí­ti­co que per­mi­tió al nue­vo pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca co­lec­tar más vo­tos en las ur­nas has­ta su­pe­rar cual­quier pro­nós­ti­co po­si­ble, no sir­ve, a to­das lu­ces, pa­ra que el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor al­can­ce los ni­ve­les de apro­ba­ción que hu­bie­ra te­ni­do du­ran­te su cam­pa­ña elec­to­ral. Los cues­tio­na­mien­tos al fu­tu­ro go­bierno se ade­lan­tan al acon­te­ci­mien­to de go­ber­nar pues no ha­bía­mos vis­to al­go igual en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea del país. Quie­nes le acom­pa­ña­rán en su go­bierno co­mo fun­cio­na­rios de pri­mer ni­vel, no es­ta­ban en los es­ce­na­rios de cam­pa­ña con un dis­cur­so pro­pio y co­rres­pon­dien­te con el área de la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral que les to­ca­rá en suer­te en­ca­be­zar a par­tir del 1 de di­ciem­bre ve­ni­de­ro. As­cien­den al tem­ple­te del go­bierno ape­nas do­ta­dos de su vo­ca­ción su­mi­sa a los dic­ta­dos del nue­vo pre­si­den­te. Nin­guno, has­ta aho­ra, ha for­mu­la­do pro­pues­tas per­so­na­les que val­gan la pe­na co­men­tar en los di­fe­ren­tes me­dios in­for­ma­ti­vos se­rios.

Los ejem­plos re­cien­tes en torno a los te­mas más des­ta­ca­dos en el país, re­fle­jan un des­co­no­ci­mien­to so­bre las pro­fun­di­da­des de ca­da uno y, tam­bién, la opi­nión que en pri­me­ra ins­tan­cia co­rres­pon­de al pre­si­den­te co­mo un re­fe­ren­te que dé rum­bo a la ad­mi­nis­tra­ción. El fe­nó­meno se re­gis­tra en cas­ca­da y ya afec­ta el desem­pe­ño de los cua­dros po­lí­ti­cos de Mo­re­na en ca­da en­ti­dad del país. Aquí, la con­tro­ver­sia desata ai­ra­dos se­ña­la­mien­tos y mo­ti­va ex­pre­sio­nes que no cohe­sio­nan a los ele­men­tos de ese or­ga­nis­mo y sí, en cam­bio, es una ra­dio­gra­fía muy cla­ra de lo que su­ce­de en el fue­ro in­terno del que aho­ra apa­re­ce co­mo “nue­vo par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio”. La di­ver­gen­cia de opi­nio­nes en una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca es tan na­tu­ral que sin ella es di­fí­cil en­ten­der la prác­ti­ca po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, el fe­nó­meno es­tá in­com­ple­to y no po­see to­da­vía los me­ca­nis­mos que lle­ven ese pro­ce­so a la reu­ni­fi­ca­ción de los con­tra­rios pa­ra acre­di­tar su for­ta­le­za en el ejer­ci­cio del go­bierno. La eta­pa de las dis­cre­pan­cias no pa­sa a la de su de­pu­ra­ción y lue­go a la de su pre­sen­ta­ción uná­ni­me an­te la ciu­da­da­nía. Es­ta­ría­mos equi­vo­ca­dos si acep­tá­ra­mos que la con­tro­ver­sia no lle­ga a la con­so­li­da­ción de la una­ni­mi­dad en el seno de un par­ti­do y que pre­ten­dié­ra­mos pre­sen­tar co­mo “de­mo­crá­ti­ca” la con­fron­ta­ción sin acuer­dos.

En un mar­co así, la vo­lun­tad pre­si­den­cial ter­mi­na­rá por im­po­ner­se, tal vez en cas­ca­da am­plí­si­ma ha­cia los es­ta­dos en que los acuer­dos sean im­po­si­bles. Y to­do apun­ta a que en San Luis la vo­lun­tad se­pa­ra­da de los miem­bros de Mo­re­na que per­ma­ne­cen en el Po­der Le­gis­la­ti­vo pro­pi­cia que la voz de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor sus­ti­tu­ya fá­cil­men­te la vo­lun­tad po­pu­lar.

LOS VER­DA­DE­ROS ENEMI­GOS DE IN­TE­RA­PAS

El or­ga­nis­mo in­ter­mu­ni­ci­pal que ope­ra el sis­te­ma de agua po­ta­ble en la zo­na ur­ba­na de los mu­ni­ci­pios de San Luis Po­to­sí, So­le­dad de Gra­ciano Sán­chez y Ce­rro de San Pe­dro en­fren­ta su peor cri­sis des­de su crea­ción. Sus ver­da­de­ros enemi­gos no son los usua­rios sino sus tra­ba­ja­do­res, sus fun­cio­na­rios y quie­nes lo han di­ri­gi­do des­de su Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción.

Es­tá en ban­ca­rro­ta por­que así lo han de­ci­di­do to­dos ellos. Na­die más.

Se ne­ce­si­ta es­tar fue­ra de to­da reali­dad cuan­do la au­to­ri­dad que ma­ne­ja el or­ga­nis­mo no ati­na a otra co­sa que ti­rar mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua a tra­vés del río San­tia­go ca­da vez que llue­ve, en vez de in­yec­tar­los a la red co­mo de­bía ser. Se ti­ra el prin­ci­pal ca­pi­tal del In­te­ra­pas en un mar­co de to­tal apa­tía de los usua­rios y has­ta de los di­ri­gen­tes em­pre­sa­ria­les tan da­dos a opi­nar de to­do y a no ha­cer na­da. Co­mo to­dos tam­bién.

En qué ca­be­za ca­be que el or­ga­nis­mo si­ga ex­tra­yen­do del acuí­fe­ro el agua que ape­nas lle­ga a al­gu­nas zo­nas ur­ba­nas, es­pe­cial­men­te a las del po­nien­te –don­de, ¡cla­ro!, vi­ven los di­rec­ti­vos de in­te­ra­pas y el 99 % de los fun­cio­na­rios de los tres ni­ve­les de go­bierno- en tan­to que el res­to de la ciu­dad de­pen­de de las pi­pas que el mis­mo or­ga­nis­mo ope­ra­dor tie­ne pa­ra aten­cio­nes gra­tui­tas, pe­ro don­de tam­bién ope­ran “pi­pe­ros” par­ti­cu­la­res, en tan­to el agua de llu­via se des­li­za ha­cia los con­fi­nes del va­lle de San Luis… Yo di­ría que sí son.

Pe­ro si su prin­ci­pal ca­pi­tal y pro­duc­to se des­per­di­cia, no es me­nos caó­ti­ca su ad­mi­nis­tra­ción. Con­ver­ti­do en la ca­ja chi­ca del ayun­ta­mien­to, In­te­ra­pas de­be so­por­tar una car­te­ra ven­ci­da cu­ya sus­ten­ta­ción le­gal sir­ve de ex­cu­sa a sus ad­mi­nis­tra­do­res pa­ra jus­ti­fi­car sus erro­res y di­si­mu­lar el im­por­ta­ma­dris­mo que les ca­rac­te­ri­za. Mi­re us­ted: En 1982 la ca­si­ta de mi ma­dre se con­vir­tió en una de las tan­tas que es­tán aban­do­na­das en el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad. Por esa épo­ca pro­cu­ré sus­pen­der el ser­vi­cio de agua por­que na­die la ocu­pa­ba. No es­tá co­nec­ta­da a la red des­de en­ton­ces. Su­pon­go que al­gún des­pis­ta­do “ins­pec­tor” pa­só por ahí ha­ce po­co más de una dé­ca­da, ya en es­te si­glo, y em­pe­za­ron a lle­gar re­ci­bos a la ca­si­ta por can­ti­da­des fan­tás­ti­cas. El úl­ti­mo por 6 mil pe­sos.

Ha­ce 10 años que he ges­tio­na­do an­te la di­rec­ción de In­te­ra­pas la can­ce­la­ción del adeu­do. Lo he lo­gra­do tres ve­ces y otras tan­tas vuel­ve a re­vi­vir. Co­sa de lo­cos. He lle­va­do tres ve­ces com­pro­ban­tes de CFE que cer­ti­fi­can que la ca­si­ta no tie­ne luz, pues In­te­ra­pas su­po­ne que si no hay luz tam­po­co hay agua. Cu­rio­sa for­ma de com­pro­ba­ción, pe­ro, ade­más, pe­dí que un ins­pec­tor ve­ri­fi­ca­ra que es cier­to. De­jan de lle­gar los re­ci­bos pe­ro no me dan un do­cu­men­to que prue­be el arre­glo. ¡Así có­mo!

En dos pá­rra­fos le con­té lo que con­si­de­ro per­so­nal pe­ro no úni­co. De­be ha­ber más ca­sos co­mo el mío y, sin em­bar­go, no exis­te aso­mo de co­rrec­ción por­que una es la dis­po­si­ción de los fun­cio­na­rios y otra la de sus tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos. O al re­vés. De to­dos mo­dos, ha­cen co­mo que ha­cen y na­da ocu­rre des­de ha­ce mu­chos años. Ayun­ta­mien­tos han ido y ve­ni­do y la si­tua­ción persiste.

Un re­or­ga­ni­za­ción se im­po­ne. Pe­ro la nue­va ad­mi­nis­tra­ción quie­re en­fren­tar el pro­ble­ma de la ma­ne­ra más fá­cil. Au­men­to a las ta­ri­fas del agua. Es de­cir, há­ga­se la vo­lun­tad de Dios en las va­cas de mi com­pa­dre.

EL CO­TA­RRO PO­LÍ­TI­CO

Yo me pre­gun­to: ¿cuál se­rá la ti­ra­da de Adrián al es­con­der­se?... Jus­to ha­ce tres años que no he pla­ti­ca­do con el go­ber­na­dor Ca­rre­ras co­mo lo ha­cía an­tes… ¿Hay es­tra­te­gia po­lí­ti­ca rum­bo al 2021? Pues ya an­dan tra­ba­jan­do con ese des­tino… El in­for­me que rin­dió el Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do ha­ce dos se­ma­nas fue muy cla­ro… Por cier­to, Jo­sé G. Cas­ti­llo Ce­les­tino de­mues­tra que es buen po­li­cía sin as­pa­vien­tos… La coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del Cen­tro de Jus­ti­cia pa­ra las Mu­je­res, Ju­lie­ta Méndez Sa­las, dio a co­no­cer la ca­pa­ci­ta­ción, pro­fe­sio­na­li­za­ción y ac­tua­li­za­ción del per­so­nal que atien­de es­ta pro­ble­má­ti­ca. Ex­pli­có que el pro­gra­ma abar­ca­rá tres gran­des te­mas, “Li­ti­gio con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro” y “Ór­de­nes de pro­tec­ción en vio­len­cia de gé­ne­ro”, “Apren­sión, de­ten­ción y fla­gran­cia de per­so­nas agre­so­ras vio­len­tas”… El go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez re­co­no­ció la labor de quie­nes han con­tri­bui­do a que Aquis­món sea aho­ra Pue­blo Má­gi­co y di­jo que su ad­mi­nis­tra­ción ha im­pul­san­do obras y ac­cio­nes co­mo la reha­bi­li­ta­ción del pri­mer cua­dro de la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal, “es lo pri­me­ro que ven los tu­ris­tas que nos vi­si­tan, por eso es de gran im­por­tan­cia es­ta obra”, en­tre otras con el res­pal­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pal y fe­de­ral. El se­cre­ta­rio es­ta­tal de Tu­ris­mo, Ar­tu­ro Es­per Su­lai­man, di­jo que en­tre los atrac­ti­vos de ma­yor im­por­tan­cia en Aquis­món se en­cuen­tran los pa­ra­jes de la Cas­ca­da de Ta­mul, el Só­tano de Huahuas, Tam­ba­que, Man­tet­zu­lel, Puen­te de Dios, y Só­tano de Go­lon­dri­nas, con­si­de­ra­do co­mo el sex­to abis­mo más pro­fun­do del mun­do con 512 me­tros, el cual cuen­ta con el nom­bra­mien­to de una de las 13 ma­ra­vi­llas de Mé­xi­co… Mien­tras en el PAN se dispu­tarán la pre­si­den­cia de su co­mi­té es­ta­tal has­ta con el ro­di­llo, en el PRI no tie­nen pri­sa. Se­gu­ra­men­te na­da su­ce­de­rá es­te año y pue­de que ni el pró­xi­mo… Los pe­rre­dis­tas, en cam­bio, no la brin­can sin gua­ra­che… Ayer que­da­ron ins­ta­la­dos el Co­mi­té de Ad­qui­si­cio­nes, Arren­da­mien­tos y Ser­vi­cios, y la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de Vi­gi­lan­cia del ayun­ta­mien­to de San Luis. El Pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, Xa­vier Nava Pa­la­cios ma­ni­fes­tó que San Luis re­quie­re de una trans­for­ma­ción de fon­do y en la con­for­ma­ción del co­mi­té y la co­mi­sión hay mu­je­res y hom­bres com­pro­me­ti­dos con el cam­bio y ha­cer las co­sas bien por su ciu­dad. En la ges­tión que en­ca­be­za, di­jo, los ser­vi­do­res pú­bli­cos que trai­cio­nen la con­fian­za de la ciu­da­da­nía se ten­drán que ir, “aquí no hay cua­tes, aquí se vie­ne a ser­vir, la po­bla­ción ya es­tá har­ta de la co­rrup­ción y se vie­ne a ser­vir”… Pa­ra cua­tes, los del te­rri­ble Ma­no­lo… HAS­TA LA PRÓ­XI­MA

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor

Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez

Xa­vier Nava Pa­la­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.