Pii­ti Paloma

El Sol de San Luis Potosi - - Portada - Pii­ti Paloma

To­do cam­bia, cam­bia el cli­ma, cam­bia la es­ta­ción y cam­bia­mos no­so­tros. Des­pués del ve­rano, de la agi­ta­ción, de la fuer­za del sol y su pre­sen­cia en nues­tras ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre aho­ra sen­ti­mos el cam­bio en la luz aho­ra es blan­ca, es­pe­cial pa­ra el oto­ño. Así co­mo cam­bia la luz em­pe­za­mos a sen­tir un de­jo de tris­te­za jun­to con los ár­bo­les y la na­tu­ra­le­za, el mo­men­to de cre­cer ha­cia afue­ra ha ter­mi­na­do, aho­ra es mo­men­to de ha­cer un cre­ci­mien­to in­te­rior.

Oto­ño es el mo­men­to en que des­ple­ga­mos la ener­gía ha­cia nues­tro in­te­rior, es la es­ta­ción que nos lle­va al in­te­rior, a la cal­ma, se­re­ni­dad y tran­qui­li­dad. La in­vi­ta­ción de la na­tu­ra­le­za ex­te­rior es que tu pro­pia na­tu­ra­le­za sin­to­ni­ce con es­ta se­re­ni­dad y te des la opor­tu­ni­dad que ha­cer una re­no­va­ción de tu ser. La na­tu­ra­le­za nos mues­tra có­mo se re­nue­va, pri­me­ro se des­po­ja de sus ca­pas ex­ter­nas lle­van­do la ener­gía de las ho­jas ver­des ha­cia su ta­llo, se­can­do y con­vir­tien­do las ho­jas en co­lor ma­rrón y de­ján­do­las caer, cen­tran­do su ener­gía en el in­te­rior.

Oto­ño nos in­vi­ta a co­mer ali­men­tos co­mo le­gu­mi­no­sas, se­mi­llas y fru­tos se­cos, a con­su­mir el sa­bor pi­can­te en ali­men­tos co­mo jen­gi­bre, ca­ne­la, car­da­mo­mo, cla­vo y pi­mien­ta, ese sa­bor nos ayu­da a equi­li­brar la ener­gía de la es­ta­ción.Ayur­ve­da in­vi­ta a re­ci­bir la es­ta­ción ha­cien­do una lim­pie­za en nues­tro cuer­po, un dé­tox por me­dio de una die­ta es­pe­cial, por lo que en las ci­tas les re­co­mien­do una ali­men­ta­ción a ba­se de kit­cha­ri así co­mo ayu­nos, cla­ro to­dos guia­dos cui­da­do­sa­men­te, en bus­ca de equi­li­brio y sa­lud.

Otra de las re­co­men­da­cio­nes que les ha­go es el cui­da­do de la piel, que es un ór­gano que nos ayu­da a eli­mi­nar las to­xi­nas que nues­tro cuer­po no ne­ce­si­ta, la ta­rea que les de­jo es prac­ti­car­se un abh­yan­ga o ma­sa­je pa­ra des­in­to­xi­car la piel, es al­go que se pue­de ha­cer en ca­sa.Otro ór­gano de ab­sor­ción y eli­mi­na­ción es el pul­món que re­ci­be el oxí­geno y ex­pul­sa el dió­xi­do de car­bono, crean­do la res­pi­ra­ción. El prac­ti­car ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios o pra­na­ya­maen­fo­ca­dos a la res­pi­ra­ción, ayu­da a to­mar con­cien­cia de lo que ne­ce­si­ta­mos sol­tar en nues­tra men­te, las lec­cio­nes apren­di­das y las cul­pas, mie­dos o te­mo­res que ne­ce­si­ta­mos de­jar ir pa­ra re­no­var­nos.

Así co­mo el oto­ño nos in­vi­ta a ha­cer es­ta re­no­va­ción, no­so­tros de­be­mos de for­ma na­tu­ral, y en sin­cro­nía con la na­tu­ra­le­za del ma­cro­cos­mos, to­mar lo que la vi­da nos trae, acep­tar las en­se­ñan­zas del oto­ño y ha­cer un dé­tox de lo que ya no nos sir­ve o nos en­fer­ma. Es­ta lim­pie­za ayu­da a la re­no­va­ción, y con ello a ar­mo­ni­zar el im­pul­so ex­terno con el mi­cro­cos­mos del ser pa­ra lo­gar un equi­li­brio y vi­da sa­lu­da­ble.

Pa­ra sa­ber más: www.Ura­pi­tiPa­lo­ma.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.