DIG­NA DE CAM­PEÓN

UNA ES­PEC­TA­CU­LAR APER­TU­RA TUVO TO­MA­TE­ROS DE CULIACÁN EN SU ES­TA­DIO

El Sol de Sinaloa - - Deportes - JA­VIER MO­RENO HER­NÁN­DEZ

Co­mo so­la­men­te To­ma­te­ros de Culiacán sa­be ha­cer­lo, así fue la aper­tu­ra de la Li­ga Me­xi­ca­na del Pa­cí­fi­co en es­ta ciu­dad an­te un re­ple­to es­ta­dio de beis­bol. Y es que po­co más de ocho me­ses son los que tu­vie­ron que pa­sar pa­ra que la fies­ta nú­me­ro uno de Culiacán es­té de re­gre­so.

La aper­tu­ra te­nía que ser es­pec­ta­cu­lar, por­que era pa­ra la me­jor afi­ción de Mé­xi­co y pa­ra el equi­po cam­peón, los To­ma­te­ros de Culiacán, quie­nes van por to­do en es­ta nue­va aven­tu­ra y sin du­da al­gu­na la mi­sión es no de­jar ir el trono que se lo­gró ape­nas en el mes de enero.

Las puer­tas de la ma­jes­tuo­sa ca­sa de los To­ma­te­ros de Culiacán se abrie­ron en pun­to de las cin­co de la tar­de, y una ho­ra des­pués el in­mue­ble es­ta­ba ca­si lleno, pe­ro jus­to a las sie­te de la no­che cuan­do se ini­ció con la ce­re­mo­nia, ya no ha­bía lu­gar pa­ra na­die en la ca­te­dral del beis­bol.

Ce­re­mo­nia cor­ta, pe­ro vi­bran­te, es­pe­cial, sin ha­cer a un la­do nin­gún de­ta­lle, to­do de­bi­da­men­te pro­gra­ma­do, no fal­tó na­da, tam­po­co so­bró al­go, to­da la afi­ción se mi­ra­ba con­for­me, fa­mi­lias en­te­ras es­ta­ban ahí, así es el beis­bol en nues­tra ciu­dad.

El ac­to pro­to­co­la­rio fue rá­pi­do, se pre­sen­tó Mar­cos y Héc­tor Ley Ló­pez co­mo di­rec­ti­vos de To­ma­te­ros; al pre­si­den­te de la Li­ga Me­xi­ca­na del Pa­cí­fi­co, Omar Ca­ni­za­les, y al man­da­más de la Con­fe­de­ra­ción del Ca­ri­be, Juan Fran­cis­co Pue­llo He­rre­ra.

Am­bos equi­pos pa­sa­ron a to­mar su lu­gar en el te­rreno de jue­go, y cla­ro, con la más sin­gu­lar for­ma de pre­sen­tar del “Cai­fán”. Pa­ra los Ho­no­res a la Ban­de­ra se con­tó con la ban­da de mú­si­ca de la No­ve­na Zo­na Mi­li­tar, quie­nes ade­más pa­ra el be­ne­plá­ci­to de los pre­sen­tes tam­bién ame­ni­za­ron no­tas clá­si­cas de nues­tro es­ta­do.

Pe­ro sin du­da al­gu­na, fue cuan­do en la pan­ta­lla gi­gan­te del es­ta­dio se pre­sen­tó un vi­deo pa­ra re­cor­dar la for­ma co­mo To­ma­te­ros se ha­bía co­ro­na­do en la tem­po­ra­da an­te­rior ven­cien­do al ri­val de la no­che, los Ma­yos de Na­vo­joa.

To­do es­ta­ba por ter­mi­nar, el mo­men­to es­pe­ra­do por la ma­yo­ría ha­bía lle­ga­do, se es­cu­chó el pri­mer es­truen­do, y del te­rreno de jue­go co­men­za­ron a bro­tar los fue­gos ar­ti­fi­cia­les que ilu­mi­na­ron el cie­lo, pa­re­cía una fies­ta in­ter­mi­na­ble, un car­na­val, pe­ro to­do es­ta­ba de­bi­da­men­te pro­gra­ma­do, los bai­les si­guie­ron, y to­do lle­gó a su fin, o el prin­ci­pio, por­que la me­sa es­ta­ba pues­ta pa­ra ser tes­ti­gos del pri­mer jue­go de la tem­po­ra­da, eran las 20:10 ho­ras y se can­tó el play­ball.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.