Emo­cio­nes en­con­tra­das

Des­pués de la triun­fal eta­pa de So­ña­do­res de Glo­ria en la pla­za de la di­nas­tía Arro­yo

El Sol de Sinaloa - - Círculos -

Que ce­rró con el mano a mano de Ro­ber­to Ro­mán de Aguas­ca­lien­tes y Fran­cis­co Mar­tí­nez de San Mi­guel de Allen­de, or­gu­llo de Guanajuato. No­vi­lla­da de triun­fa­do­res don­de se rin­dió ho­me­na­je al se­ñor ga­na­de­ro don Jo­sé Mu­ri­llo Al­vi­rez due­ño del hie­rro de San Fe­li­pe To­rres Mo­chas. Fes­te­jo don­de vi­mos dos no­bles y bra­vos no­vi­llos de La An­ti­gua con di­vi­sa ta­ba­co y azul ce­les­te de don Jor­ge de Ha­ro Gon­zá­lez, apro­ve­cha­dos ca­bal­men­te por Fran­cis­co Mar­tí­nez que mos­tró des­de el ca­po­te fa­cul­ta­des, ca­ris­ma, cla­se y va­lor se­reno, pe­ro sin afi­nar la es­pa­da só­lo dio vuel­ta al rue­do, eso sí el aplau­so fue lar­go. Por su par­te el hi­dro­cá­li­do Ro­ber­to Ro­mán ese día “le to­có bai­lar con la más fea”, no pu­do sa­car agua de las pie­dras. En el mis­mo fes­te­jo, el no­vi­lle­ro Jo­sé Saínz que es­ta­ba de es­pec­ta­dor su­frió gra­ve cor­na­da de 20 cms. en la in­gle de­re­cha que des­ga­rró la ar­te­ria y la ve­na fe­mo­ral. Es­to por to­rear un no­vi­llo que ha­bía si­do re­gre­sa­do a los co­rra­les por aca­lam­bra­do. Fue es­ta­bi­li­za­do en el co­so por el Dr. Váz­quez Ba­yod. No era su tar­de.

DU­RAN­TE LA SO­BRE­ME­SA Y OBLI­GA­DOS DI­GES­TI­VOS

Se co­men­ta­ron di­fe­ren­tes te­mas, uno so­bre la no­ta del co­le­ga Car­los Ma­rín so­bre “La des­fa­cha­tez de los dipu­tados de Mo­re­na de sa­bo­tear el men­sa­je de Clau­dia Ruiz Mas­sieu con la vi­le­za de enu­me­rar a los 43 de Ayot­zi­na­pa, pe­se a ser ellos-pe­rre­dis­tas y pro­to­mo­re­nis­tas de en­ton­ces­quie­nes go­ber­na­ban Igua­la, Gue­rre­ro al ocu­rrir la ma­tan­za. Y lo de los cin­co dipu­tados de Chia­pas, uno de ellos que se hi­zo pa­sar por in­dí­ge­na. “Ese fue el ini­cio del con­gre­so de la cuar­ta trans­for­ma­ción.”

DE LA PLU­MA DE MON­SE­ÑOR FE­LI­PE ARIZ­MEN­DI

Lo que fal­ta­ba, “Fue­go Ami­go”. Un ar­zo­bis­po ita­liano, ya jubilado, ex­nun­cio en Nue­va York, vio­lan­do gra­ve­men­te su obli­ga­ción, por res­pe­to a las per­so­nas de man­te­ner in­for­ma­cio­nes en se­cre­to, su­gie­re que el pa­pa Fran­cis­co de­be­ría re­nun­ciar por ha­ber to­le­ra­do las gra­ves fa­llas de un car­de­nal nor­te­ame­ri­cano. Es­to es­tá sien­do usa­do por des­creí­dos y por des­con­fia­dos ha­cia el Pa­pa, pa­ra ahon­dar mo­ti­vos de per­der cre­di­bi­li­dad a él y a la igle­sia. Hay am­bien­tes, so­bre to­do en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, que no to­le­ran el nue­vo mo­do de ser igle­sia cer­ca­na al pue­blo, com­pro­me­ti­da con los po­bres, la eco­lo­gía y el ecu­ne­mi­nis­mo.

AHO­RA AQUÍ EN LA PLA­ZA MÉ­XI­CO

Con los no­vi­llos de Ca­pa­ri­ca, de muy bo­ni­ta estampa so­bre­sa­lien­do el que abrió pla­za Ama­po­li­to y sex­to To­ñi­to, los otros com­pli­ca­dos. El hi­dro­cá­li­do Héc­tor Gu­tié­rrez cor­tó la úni­ca ore­ja. Por su par­te Fran­cis­co Mar­tí­nez y Ro­ber­to Ro­mán se em­plea­ron a fon­do pa­ra lo­grar apén­di­ces lo que los es­to­ques im­pi­die­ron. Tar­de de llu­via to­tal y el rue­do era un lo­da­zal. Gu­tié­rrez que es­tá pro­gra­ma­do en tres de los fes­te­jos de es­ta fa­se So­ña­do­res de Glo­ria en su eta­pa fi­nal mos­tro cua­li­da­des des­de su pri­me­ro, con el quin­to con­fir­mo que no hay quin­to ma­lo. Fran­cis­co Mar­tí­nez fir­me y va­ria­do, tras­mi­tó al res­pe­ta­ble emo­ción y ale­gría se lu­cio con los qui­tes dispu­tan­do con Gu­tié­rrez y ma­tó al sex­to, de Ro­ber­to Ro­mán, que lo re­vol­có y lo de­jo in­cons­cien­te.

NOS VE­RE­MOS MÁS TAR­DE…QUE EL CIE­LO LOS JUZ­GUE…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.