MOI­SÉS MU­ÑOZ VI­SI­TÓ ES­TO PA­RA HA­BLAR DE LA GRAN­DE­ZA AZUL­CRE­MA

ATRÁS QUE­DÓ EL TIEM­PO EN QUE DE­FEN­DIÓ LOS AR­COS DE MO­RE­LIA, ATLAN­TE, CHIA­PAS, PUE­BLA Y AMÉ­RI­CA

El Sol de Sinaloa - - Esto - POR ALEJANDRO AL­FA­RO FO­TOS: OSWALDO FI­GUE­ROA

Moi­sés Mu­ñoz de­ci­dió po­ner fin ha­ce unas se­ma­nas a su ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Atrás que­da­rán las tar­des en las que de­fen­dió los ar­cos de Mo­re­lia, Atlan­te, Chia­pas, Pue­bla y su que­ri­do Amé­ri­ca. Sin em­bar­go, hay al­go que na­die po­drá arre­ba­tar­le al lla­ma­do “Ar­que­ro del Mi­la­gro” y eso es su amor por el fut­bol, mis­mo que pro­fe­sa con gus­to y en­tu­sias­mo.

“Me que­do con el amor que me que­da y le ten­go al fut­bol. Eso es lo más im­por­tan­te. In­de­pen­dien­te­men­te de có­mo me fue en ca­da uno de los equi­pos en don­de es­tu­ve, el amor al fut­bol nun­ca se fue ni lo ha­rá, siem­pre es­ta­rá pre­sen­te en mi vi­da al mar­gen de si me de­di­co o no a al­go re­la­cio­na­do con el fut. Al fi­nal de cuen­tas, es lo úni­co que real­men­te pue­des ha­cer tu­yo. No hay na­die que pue­da evi­tar que ames el fut­bol o qui­tár­te­lo”, ex­pu­so.

En una ame­na vi­si­ta a la re­dac­ción de ES­TO, Moi se sin­ce­ró du­ran­te la char­la en la que com­par­tió los mo­ti­vos per­so­na­les que lo lle­va­ron a to­mar la de­ci­sión de ale­jar­se de las can­chas, in­clui­da la sen­sa­ción de can­san­cio que te­nía de to­do lo que en­glo­ba­ba la vi­da de un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal.

“En el mo­men­to en el que so­la­men­te dis­fru­ta­ba los 90 mi­nu­tos que du­ra el par­ti­do (de­ci­dió el re­ti­ro). Lle­gó un mo­men­to en el que las con­cen­tra­cio­nes, los via­jes y los en­tre­na­mien­tos, ya eran una ru­ti­na que in­clu­so se vol­vía mo­nó­to­na y has­ta abu­rri­da. En ese mo­men­to, ex­tra­ñé es­tar con mi fa­mi­lia y rea­li­zar al­gu­na otra ac­ti­vi­dad que el fut­bol no me per­mi­tía ha­cer, ahí de­ci­dí re­ti­rar­me pa­ra po­der apro­ve­char esas si­tua­cio­nes y ac­ti­vi­da­des que an­tes no te­nía chan­ce de ha­cer. Hu­bie­ra si­do egoís­ta de mi par­te con­ti­nuar ha­cien­do una ac­ti­vi­dad en la que qui­ta­ba un lu­gar a al­guien más que te­nía esa mo­ti­va­ción por de­lan­te”, ex­pli­có.

Hoy, ya sin la pre­sión del día a día que con­lle­va ser par­te de un equi­po, Mu­ñoz re­la­tó que es lo que ha­ce y co­mo dis­fru­ta de su tiem­po en com­pa­ñía de sus se­res que­ri­dos.

“Real­men­te tra­to de dis­fru­tar el día. En las ma­ña­nas des­pi­do a mis hi­jos en la es­cue­la, por las tar­des es­toy con ellos, con mi es­po­sa, nos va­mos al ci­ne. Co­sas bá­si­cas; el sim­ple he­cho de es­tar en ca­sa vien­do la te­le­vi­sión o to­man­do ca­fé, cual­quier si­tua­ción que en los úl­ti­mos años no era tan po­si­ble por el he­cho de vi­vir en otra ciu­dad. To­dos esos de­ta­lli­tos que en­gran­de­cen tu ex­pe­rien­cia de vi­da son a lo que me de­di­co hoy. Pu­lo el te­ma del golf, que me en­can­ta. Es­toy en jun­tas y reunio­nes de pro­yec­tos que ten­go en puer­ta y quie­ro rea­li­zar. En eso ocu­po gran par­te de mi tía”, ex­pu­so.

FU­TU­RO IN­CIER­TO

Por aho­ra, Moi­sés to­da­vía no sa­be que se­rá de su fu­tu­ro. No des­car­ta li­gar­se de nue­vo al fut­bol, ya sea des­de lo di­rec­ti­vo o en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, aun­que di­jo que hay otros pro­yec­tos en puer­ta que na­da tie­nen que ver con la pe­lo­ta y que le lla­man bas­tan­te la aten­ción.

Mi es­po­sa y mis hi­jos, de­fi­ni­ti­va­men­te ex­tra­ña­ban la fi­gu­ra pa­ter­na en ca­sa, ver­me to­dos los días, po­der es­tar con ellos, ayu­dar­les en las ta­reas cuan­do es ne­ce­sa­rio ”

MOI­SÉS MU­ÑOZ

EX FUT­BO­LIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.