Lla­ma Igle­sia a en­trar en ayuno y ora­ción

Más vi­va que nun­ca se man­tie­ne la tra­di­ción ca­tó­li­ca del Miér­co­les de Ce­ni­za

El Sol de Tampico - - Portada - VÍC­TOR AL­VA/ Re­por­te­ro

Más vi­va que nun­ca se man­tie­ne la tra­di­ción ca­tó­li­ca del Miér­co­les de Ce­ni­za.

10 MIL FE­LI­GRE­SES acu­die­ron a to­mar ce­ni­za tan so­lo a Ca­te­dral

Más de diez mil per­so­nas asis­tie­ron a la Ca­te­dral de Tam­pi­co pa­ra re­ci­bir la cruz de ce­ni­za, al ini­ciar ayer el pe­rio­do cua­res­mal, que con­tem­pla el ayuno ca­da vier­nes, así co­mo ac­tos de pe­ni­ten­cia has­ta la Se­ma­na Ma­yor.

SE OB­TIE­NE al que­mar los ramos ben­de­ci­dos el Do­min­go de Ramos del año an­te­rior. Mu­chas fa­mi­lias guar­dan los ramos o las pal­mas y los lle­van a la pa­rro­quia los días pre­vios.

A las nue­ve de la ma­ña­na se lle­vó a ca­bo en la Igle­sia Ca­te­dral de Tam­pi­co una mi­sa pa­ra dar ini­cio a es­te pe­rio­do de aus­te­ri­dad emo­cio­nal, an­te­po­nien­do el for­ta­le­ci­mien­to del es­pí­ri­tu y de au­to­exa­men per­so­nal.

El sa­cer­do­te Jor­ge Gon­zá­lez

10 MIL fe­li­gre­ses acu­die­ron a to­mar ce­ni­za en Ca­te­dral.

40 DÍAS de pe­ni­ten­cia, se­gún el ri­to ro­mano, ca­rac­te­ri­za­dos por el aus­te­ro sím­bo­lo de las cenizas, que dis­tin­gue la Li­tur­gia del Miér­co­les de Ce­ni­za.

se­ña­ló en la ho­mi­lía que en es­te tiem­po de Cua­res­ma de­be­mos ha­cer a un la­do to­do aque­llo que nos im­pi­da ver có­mo so­mos y que nos des­ani­me, al gra­do de ale­jar­nos de la igle­sia, de la me­di­ta­ción y la ora­ción, apar­tán­do­se de Dios.

En vez, di­jo, de ver to­dos los de­fec­tos y erro­res que vea­mos en la igle­sia y de quie­nes sir­ven a ella, to­dos de­be­mos man­te­ner la fi­de­li­dad, por­que no hay que ol­vi­dar que Dios nos pe­di­rá cuen­tas de ma­ne­ra in­di­vi­dual de lo bueno o ma­lo que se ha­ga.

Con el Miér­co­les de Ce­ni­za ini­cian cua­ren­ta días de pe­ni­ten­cia en el sen­ti­do de re­co­no­cer la pro­pia fra­gi­li­dad y mor­ta­li­dad, que ne­ce­si­ta ser re­di­mi­da por la mi­se­ri­cor­dia de Dios. A par­tir de es­te día es obli­ga­do pa­ra los ca­tó­li­cos ini­ciar la abs­ti­nen­cia de co­mer car­ne, que de­be co­men­zar a prac­ti­car­se des­de los 14 años los vier­nes de Cua­res­ma.

El ayuno es obli­ga­do, al igual que el Vier­nes San­to, a los ma­yo­res de 18 años y me­no­res de 60. Fue­ra de los lí­mi­tes tam­bién se pue­de. Con­sis­te en ha­cer só­lo una co­mi­da fuer­te al día.

El sím­bo­lo de las cenizas, que dis­tin­gue la Li­tur­gia del Miér­co­les de Ce­ni­za, es pro­pio de los an­ti­guos ri­tos con los que los pe­ca­do­res con­ver­ti­dos se so­me­tían a la pe­ni­ten­cia ca­nó­ni­ca.

Ayer, Miér­co­les de Ce­ni­za, más de diez mil per­so­nas acu­die­ron tan só­lo a la Ca­te­dral de Tam­pi­co pa­ra re­ci­bir la ce­ni­za y vi­vir es­te tiem­po de abs­ti­nen­cia cua­res­mal. Víc­tor Al­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.