Qué hay en­tre Pin­ters, Mi­la­nés y An­drés Ma­nuel

Ha­rold Pin­ters es un dra­ma­tur­go que na­ció en un ba­rrio po­bre de Londres en 1930 y que se con­vir­tió en un ícono del teatro mo­derno. Re­ci­bió el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en el 2005; pe­ro en 1958 es­cri­bió lo si­guien­tes “No hay gran­des di­fe­ren­cias en­tre real

El Sol de Tampico - - Analisis - Ro­dol­fo Sa­la­zar Gon­zá­lez LE­TRA PÚ­BLI­CA EmaiL- no­ta­rio177@msn.com

pro­ble­mas de sa­lud en Ro­ches­ter, com­pran su ro­pa en Mia­mi y en el in­vierno uti­li­zan su ca­ba­ña en As­pen pa­ra dis­fru­tar el es­pec­tácu­lo de la nie­ve.

Sen­tí em­pa­tía por él, por­que tie­ne una ple­na y to­tal con­fian­za en la gen­te que tra­ta en el in­ten­so pue­blo que rea­li­za dia­ria­men­te en las pla­zas pú­bli­cas. Y por qué re­cu­rre con fre­cuen­cia al ejem­plo del pre­si­den­te Juá­rez; quien tenía la con­vic­ción: cuan­do hu­yen­do de los enemi­gos del país lle­va­ba el sím­bo­lo de la re­pú­bli­ca en su ca­rro­za y ase­gu­ra­ba que nun­ca la reac­ción ven­ce­ría a la pa­tria. Ló­pez Obra­dor di­jo que en­tre más lo ata­ca­ban más digno se sen­tía, fra­se que lo di­jo era de Pon­ciano Arria­ga, ese hom­bre de la épo­ca del pre­si­den­te Juá­rez en quien el be­ne­mé­ri­to en­co­men­dó ta­reas y obli­ga­cio­nes im­por­tan­tes que cum­plió ca­bal­men­te.

El problema de es­to es que es­ta­mos vi­vien­do un país di­fe­ren­te en el que ac­tuó Be­ni­to Juá­rez y Pon­ciano Arria­ga. Exis­ten seg­men­tos de la po­bla­ción pe­li­gro­sa­men­te des­po­li­ti­za­dos; y lo di­go por­que son los seg­men­tos de la po­bla­ción que ac­túan se­gún sus in­tere­ses per­so­na­les por un la­do y por el otro, pien­so que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, to­da la pro­por­ción guar­da­da co­rre el mis­mo ries­go de Cuauh­té­moc Cár­de­nas en 1994, cuan­do fas­ci­na­do por las re­cep­cio­nes po­pu­la­res que le ha­cían en las po­bla­cio­nes a don­de lle­ga­ba con­si­de­ró que no era útil in­ver­tir en los me­dios elec­tró­ni­cos. El re­sul­ta­do de es­ta es­tra­te­gia equi­vo­ca­da lo co­lo­có al in­ge­nie­ro Cár­de­nas en el ter­cer lu­gar de la elección. La es­pe­ran­za en es­ta elección son las redes so­cia­les, ellas de­rro­ta­ran a la te­le­vi­sión mer­can­til.

Re­gre­so a Ha­rold Pin­ters cuan­do afir­ma que no hay di­fe­ren­cia en­tre reali­dad y fic­ción, co­mo no lo hay en­tre lo ver­da­de­ro y lo fal­so, por­que una co­sa no pue­de ser ver­da­de­ra o fal­sa o pue­de ser fal­sa y ver­da­de­ra al mis­mo tiem­po. El am­bien­te en los me­dios, prin­ci­pal­men­te en los elec­tró­ni­cos, es de fal­se­da­des, fic­cio­nes, de men­ti­ras y me­dias ver­da­des; to­das son pa­ra des­ac­ti­var el fe­nó­meno po­pu­lar que sé a ido crean­do en­torno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Por esa ra­zón co­mo ciu­da­da­nos, lo apun­ta Ha­rold Pin­ters, te­ne­mos la obli­ga­ción de sa­ber di­fe­ren­ciar en­tre lo que es ver­dad y lo que es men­ti­ra.

Si el me­xi­cano lo­gra des­en­tra­ñar es­ta pa­ra­do­ja el po­der en los pi­nos se­rá de la ma­yo­ría que más ne­ce­si­ta de la pro­tec­ción del es­ta­do, y que­da­rán afue­ra los bui­tres del es­ta­do, que no pue­den vi­vir otro es­ce­na­rio, ni otra con­di­ción, que no ten­ga más que una vin­cu­la­ción di­rec­ta con el pre­su­pues­to es­ta­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.