No por mu­cho ha­blar ama­ne­ce más tem­prano

Es la­men­ta­ble que en el cie­rre de su pre­cam­pa­ña co­mo pre­can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, Ri­car­do Anaya, del PAN, ha­ya caí­do en las des­ca­li­fi­ca­cio­nes, ata­ques per­so­na­les y con­tra­dic­cio­nes. A mi jui­cio no hi­zo sino ex­hi­bir­se.

El Sol de Tampico - - Opinión - Raúl Ca­rran­cá y Rivas Sí­gue­me en Twit­ter:@Rau­lCa­rran­ca Y Fa­ce­book:

Al ce­rrar los se­sen­ta días de su pre­cam­pa­ña sos­tu­vo que la campaña de Ló­pez Obra­dor se ha­lla es­tan­ca­da y que la de Mea­de se des­fon­dó y es­tá en rui­nas; afir­ma­cio­nes que na­da tie­nen que ver con la ar­gu­men­ta­ción, con el ra­zo­na­mien­to. Ma­la se­ñal que pre­sa­gia in­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual pa­ra de­ba­tir. Y lue­go pa­ra col­mo sos­tu­vo que ya em­pa­tó -con­tra­dic­ción evi­den­te- a Ló­pez Obra­dor (por lo que no lo ha de ver tan es­tan­ca­do). ¿Y com­pa­rar a Mea­de Ku­ri­bre­ña con Ja­vier Duar­te, ex go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, no es un ata­que per­so­nal? Po­co fa­vor le ha­ce Anaya a la de­mo­cra­cia y a la in­te­li­gen­cia del elec­tor al re­pe­tir y re­pe­tir el es­tri­bi­llo de que él va a ga­nar la pre­si­den­cia. No es su­fi­cien­te.

Aho­ra bien, oja­lá apa­rez­can pron­to en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co los ra­zo­na­mien­tos y los ar­gu­men­tos, que son me­du­la­res en una campaña po­lí­ti­ca y más en las con­di­cio­nes ac­tua­les por las que atra­vie­sa el país. No es ar­gu­men­to de­cir que me atacan y des­ca­li­fi­can por­que “voy a ga­nar”, ya que es­to es atri­bui­ble a los tres can­di­da­tos a la pre­si­den­cia. Por otra par­te el elec­tor de­ci­di­rá en­tre dos o tres op­cio­nes po­lí­ti­cas de na­tu­ra­le­za muy cla­ra, sien­do la res­pon­sa­bi­li­dad de los can­di­da­tos ex­po­ner­las y ana­li­zar­las. Se tra­ta, re­su­mien­do, de la iz­quier­da (Ló­pez Obra­dor), del cen­tro de­re­cha (Mea­de) (y de la de­re­cha (Anaya). Ya se sa­be que en el mun­do con­tem­po­rá­neo no hay pro­ce­sos elec­to­ra­les in­ma­cu­la­dos -sue­ño do­ra­do de la de­mo­cra­cia-; sin em­bar­go mo­les­ta, por de­cir lo me­nos, la in­tro­mi­sión de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da al se­ña­lar que des­de su óp­ti­ca hay tres pe­li­gros en 2018: las elec­cio­nes ha­bi­da cuen­ta de la in­cer­ti­dum­bre del ven­ce­dor, el tra­ta­do de li­bre co­mer­cio y la re­for­ma fis­cal en los Es­ta­dos Uni­dos. Cual­quie­ra pue­de leer el con­te­ni­do de lo an­te­rior, a sa­ber: la in­cer­ti­dum­bre se­rá mu­cho me­nor si se eli­ge a Mea­de. Tal vez lo sea, lo que no le qui­ta re­le­van­cia a aqué­lla in­tro­mi­sión que omi­te al­go de ele­men­tal sen­ti­do co­mún, o sea, que las fuer­zas po­pu­la­res de iz­quier­da, y no me re­fie­ro a los re­vol­to­sos e im­pro­vi­sa­dos sino a los pro­gre­sis­tas, ocu­pan un nú­me­ro muy im­por­tan­te en el pa­drón elec­to­ral es­gri­mien­do la ban­de­ra de un gran des­con­ten­to na­cio­nal (aglu­ti­nan des­con­ten­to). Des­con­ten­to és­te que cla­ma por un cam­bio en la con­duc­ción y go­bierno de la Re­pú­bli­ca. Tén­ga­se en cuen­ta ade­más que el me­nor error en la con­ta­bi­li­dad de­fi­ni­ti­va de la elección so­na­ría a frau­de, lo que trae­ría co­mo con­se­cuen­cia un des­con­ten­to po­pu­lar enor­me que no in­clu­ye la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da en­tre los ries­gos que anun­cia. Ries­go ma­yúscu­lo.

En su­ma, fue­ra los ata­ques y des­ca­li­fi­ca­cio­nes. Hay que abrir puer­tas a la in­te­li­gen­cia, al ra­zo­na­mien­to, a la polémica cons­truc­ti­va y al aná­li­sis po­lí­ti­co. ¡Ya es tiem­po, que por cier­to se acor­ta! Basta, pues, de que­rer con­fun­dir con ga­li­ma­tías re­tó­ri­cos. Que se en­fren­ten las te­sis, los pun­tos de vis­ta, los pro­gra­mas. Que se ar­gu­men­te con la se­re­ni­dad, tac­to y ta­len­to que re­cla­ma el mo­men­to de pe­li­gro que se vi­ve. En otros tér­mi­nos, los pro­gra­mas que se so­me­tan al elec­to­ra­do de­ben ser cla­ros, va­lien­tes y no dis­fra­za­dos de lo que no son. Que la pa­la­bra po­lí­ti­ca se vuel­va de se­gu­ri­dad y con­fian­za, que es­ti­mu­le el ra­zo­na­mien­to y no el vo­to me­cá­ni­co im­pul­sa­do por el te­mor o la fan­ta­sía. Por úl­ti­mo, ¿de­cir que se ne­ce­si­tan nue­vas re­for­mas es­truc­tu­ra­les? Es tan­to co­mo de­cir que se ne­ce­si­ta otra tor­men­ta.

www.fa­ce­book.com/ des­pa­cho.rau­lca­rran­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.