É

Jor­ge Luis Bor­ges es una ra­re­za en el uni­ver­so de la li­te­ra­tu­ra del con­ti­nen­te, un ca­so sui ge­ne­ris.

El Sol de Tampico - - Opinión -

l di­fe­ría en ideas res­pec­to a los es­cri­to­res de iz­quier­da de La­ti­noa­mé­ri­ca y re­afir­ma­ba po­si­cio­nes ca­da vez más an­ta­gó­ni­cas a es­to. Sin em­bar­go, su ubi­ca­ción par­ti­dis­ta, co­mo él se­ña­ló, no só­lo era su con­cep­to per­so­nal de Es­cep­ti­cis­mo Po­lí­ti­co, sino una res­pues­ta si­len­cio­sa, po­si­ble­men­te, al opor­tu­nis­mo ideo­ló­gi­co con­tem­po­rá­neo, que cam­pea por sus fue­ros.

De cual­quier mo­do, co­mo “con­ser­va­dor”, Bor­ges se ga­nó un alud de in­tere­sa­dos im­pug­na­do­res po­lí­ti­cos, co­sa que lo con­de­nó a vi­vir en un par­cial os­tra­cis­mo.

Fue Ju­lio Cor­tá­zar, un li­te­ra­to que se con­si­de­ra­ba com­pro­me­ti­do y ca­ra a ca­ra con la reali­dad, quien an­te la pro­fu­sión de crí­ti­cas a su com­pa­trio­ta acla­ró que aden­trar­se en el jui­cio de Bor­ges y tra­tar de de­fi­nir su fi­lia­ción po­lí­ti­ca de­man­da­ba “nor­mas bor­gia­nas”, es de­cir, “la más al­ta in­te­li­gen­cia y el más im­pla­ca­ble ri­gor”. “no basta ser vi­vo e in­te­li­gen­te -- di­jo el au­tor de Ra­yue­la-- y ha­ber leí­do mu­chí­si­mo pa­ra que el res­to sea cues­tión de Bas­ker­vi­lle y cuer­po ocho”.

Qui­zás una de las me­jo­res res­pues­tas de Bor­ges a al­gu­nos es­cri­to­res y lec­to­res ar­gen­ti­nos em­bar­ga­dos en es­ta co­rrien­te que es­ti­man “com­pro­me­ti­da” y que con­sis­te a gros­so mo­do en ser “au­ten­ti­co”, en en­fren­tar la reali­dad (¿?) y de pa­so aca­bar con los bi­zan­ti­nis­mos bor­gia­nos (uti­li­zan­do la fa­la­cia de va­ler­se de sus tris­tes abe­rra­cio­nes po­lí­ti­cas o so­cia­les pa­ra dis­mi­nuir una obra que na­da tie­ne que ver con ellas) es es­ta anéc­do­ta. “Es­toy afi­lia­do, di­jo Bor­ges, al par­ti­do con­ser­va­dor ar­gen­tino. Es el par­ti­do del cen­tro. Un par­ti­do, por ejem­plo, con­si­de­ra­do “fas­cis­ta por los co­mu­nis­tas y co­mu­nis­ta por los fas­cis­tas”. De mo­do que es ca­si una for­ma de Es­cep­ti­cis­mo Po­lí­ti­co. “to­da­vía me acuer­do que fui a ver a Ar­doy. Ar­doy es el pre­si­den­te del par­ti­do con­ser­va­dor. Le di­je: doc­tor Ar­doy me lla­mo fu­lano de tal, he ve­ni­do a pre­sen­tar­me por­que quie­ro afi­liar­me al par­ti­do. En­ton­ces él, el je­fe del par­ti­do, me mi­ro con sin­ce­ro asom­bro y me di­jo –fal­ta­ba una se­ma­na pa­ra las elec­cio­nes— “Us­ted vie­ne a afi­liar­se. Si no te­ne­mos la me­nor pro­ba­bi­li­dad de ga­nar”. En­ton­ces a mí se me ocu­rrió una fra­se gran­di­lo­cuen­te, le di­je: “A un ca­ba­lle­ro so­lo le in­tere­san las cau­sas per­di­das”. En­ton­ces Ar­doy me di­jo: “Ah, en­ton­ces no de un pa­so más, aquí es­tá su ca­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.