En­se­ñan­zas de la his­to­ria

Mi abue­lo pa­terno, el te­nien­te co­ro­nel de Ca­ba­lle­ría, me con­ta­ba his­to­rias de la Re­vo­lu­ción...

El Sol de Tampico - - Analisis -

Yo era un ni­ño y él pre­sen­ta­ba en su ca­ra los sur­cos que de­ja el ro­ce del tiem­po. El abue­lo, te­nía die­ci­sie­te años cuan­do aban­do­nó sus es­tu­dios de quí­mi­ca azu­ca­re­ra que si­guió en Ba­ton Rou­ge, Loui­sia­na, pa­ra re­tor­nar a Mé­xi­co, al es­ta­do de Mo­re­los, su lu­gar de re­si­den­cia.

La in­cor­po­ra­ción de mi abue­lo a “La Bo­la” fue im­pul­sa­do en gran par­te por­que su pa­dre, mi bi­sa­bue­lo, el se­ñor Adal­ber­to Cha­va­rría, su­frió un asal­to en el tren del fe­rro­ca­rril Mé­xi­coCuer­na­va­ca, en la es­ta­ción “Pa­rres”, sien­do gra­ve­men­te he­ri­do en la ar­te­ria fe­mo­ral. Fue en­via­do en la lo­co­mo­to­ra del con­voy y lo­gró lle­gar aún con vi­da a la ciu­dad de Cuer­na­va­ca, Mo­re­los, don­de fue in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Mi­li­tar, pe­ro fa­lle­ció ho­ras des­pués.

Mu­chas ve­ces el abue­lo me des­cri­bió la voz pau­sa­da y for­ma de ex­pre­sar­se ca­si fría, del Gral. Emi­li­ano Za­pa­ta, y co­mo le gus­ta­ba ca­bal­gar en fi­nos cor­ce­les los días de fies­ta e ir ele­gan­te­men­te ves­ti­do de “pun­ta en blan­co”. Su amis­tad con el Lic. An­to­nio Díaz So­to y Ga­ma, con­si­de­ra­do el ideó­lo­go del za­pa­tis­mo. Y el gran co­ra­zón y fe­ro­ci­dad de Eu­fe­mio Za­pa­ta, fra­terno del Cau­di­llo del Sur, quien una vez en Pa­la­cio Na­cio­nal in­ten­tó que­mar el Si­llón Pre­si­den­cial sin con­se­guir­lo, por cier­to, pa­ra aban­do­nar el si­tio con lá­gri­mas res­ba­lán­do­le por las me­ji­llas y la­men­tan­do su ma­la for­tu­na. ¡Es­te mue­ble es­tá em­bru­ja­do!– di­cen que di­jo--.

En una oca­sión, sen­ta­dos a la me­sa, in­qui­rí al abue­lo por qué dor­mía con una pis­to­la de­ba­jo de la al­moha­da. Él me mi­ró a los ojos, es­bo­zó una tí­mi­da son­ri­sa y su­je­tan­do un te­ne­dor y una cu­cha­ra co­men­zó a tam­bo­ri­lear rít­mi­ca­men­te so­bre la me­sa. Y yo, ab­sor­to en imi­tar­lo, me ol­vi­dé de mi pre­gun­ta in­so­len­te.

Ja­mas ad­ver­tí que el abue­lo se­guía un ca­mino pa­ra eva­dir mis pre­gun­tas. “Abue­lo, en­sé­ña­me la ci­ca­triz del ba­la­zo que tie­nes en la pier­na”. “Abue­lo, por qué co­men­zó la Re­vo­lu­cion”. “Abue­lo, có­mo apren­dis­te a to­car “los blues” en Nue­va Or­leáns”. In­va­ria­ble­men­te ha­bía una his­to­ria qué con­tar. Una manera de pro­lon­gar las res­pues­tas. ¡Cuán­ta pa­cien­cia me tuvo! ¡Y no era muy pa­cien­te que di­ga­mos!

Aún con­ser­vo los re­la­tos de épo­cas fie­ras y te­rri­bles de ese hom­bre cur­ti­do en las ve­re­das pol­vo­sas de la sel­va de Mo­re­los, que fi­nal­men­te lle­gó a abo­rre­cer to­da gue­rra fra­tri­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.